La minera brasileña Vale pagará u$s7.000 millones por la tragedia de Brumadinho

Mundo

La minera destinará ese monto en proyectos de reparación socioeconómica y socioambiental. El derrumbe de un dique en enero de 2019 dejó 270 muertos y una gran devastación.

La minera brasileña Vale pagará el equivalente de unos 7.000 millones de dólares por los daños causados por el derrumbe de un dique minero en enero de 2019 en Brumadinho (sudeste), que dejó 270 muertos y una gran devastación ambiental.

El acuerdo entre las partes contempla un valor de casi 37.700 millones de reales (7.100 millones de dólares) "en proyectos de reparación socioeconómica y socioambiental" por la tragedia y es, según el gobierno del estado de Minas Gerais, "el mayor acuerdo de reparación firmado hasta ahora en América Latina".

Las cláusulas estipulan, entre otros puntos, que Vale, uno los mayores productores mundiales de mineral de hierro, deberá desembolsar 9.170 millones de reales en ayudas directas a los afectados, 6.550 millones en proyectos de "reparación socioambiental integral" y 4.700 millones en proyectos de reparación socioeconómica" en la cuenca del río Paraopeba, que quedó severamente dañada.

Otros 4.950 millones de reales se destinarán a proyectos de infraestructuras y servicios de movilidad urbana en la región, 4.370 millones a mejoras de servicios públicos y 2.050 millones a proyectos de seguridad hídrica.

La suma incluye, además, unos 5.890 millones que ya fueron pagados en acciones de reparación por la compañía brasileña.

Según el gobierno de Minas Gerais, el valor total de la reparación es "solo es una estimación", que "puede ser ampliada en caso de necesidad".

El monto determinado es muy inferior a los 55.000 millones de reales que pedían las autoridades del estado, incluyendo 28.000 millones por daños morales.

Pero el documento establece que el pacto alcanzado representa "un reconocimiento de responsabilidad de la empresa" y que su firma no supone el cierre de las "acciones legales individuales que buscan indemnizaciones" o de tipo criminal.

"Muchas iniciativas seguirán siendo implementadas por la propia Vale y otras estarán a cargo del Estado y de sus instituciones, con recursos suministrados por Vale. Reconocemos nuestra responsabilidad y compromiso con la reparación integral, de forma solidaria con personas, familias, comunidades y territorios afectados", afirmó Marcelo Klein, director especial de Reparación y Desarrollo de la empresa.

El acuerdo se firmó en el Tribunal de Justicia de Minas Gerais (TJMG), frente al cual se congregaron decenas de afectados por la rotura del dique para protestar por una reparación que consideran insuficiente.

"El valor negociado no cubre el daño causado a todas las familias, las muertes, y especialmente la destrucción ambiental de toda la cuenca. Es un acuerdo absurdo. Quien está ganando es Vale" con los millones que se ahorró respecto a lo que pedía el estado, declaró Joceli Andrioli, coordinador nacional del Movimiento de Afectados por los Diques (MAB por sus siglas en portugués).

Andrioli denunció que "en el acuerdo no participaron los afectados" y anunció que interpondrán un recurso ante el Supremo Tribunal Federal (STF).

El miércoles, con las primeras informaciones del acuerdo, las acciones de la minera brasileña subieron un 3,16%. Este jueves, empezaron en alza pero poco después del mediodía cedían cerca de 1%.

La tragedia ocurrió el 25 de enero de 2019, cuando el dique de la mina Corrego de Feijao, propiedad de Vale, reventó vertiendo millones de toneladas de residuos en cuestión de segundos en el municipio de Brumadinho, con un saldo de 270 muertos, incluyendo 11 desparecidos.

El mar de lodo avanzó decenas de kilómetros, causando también un gran número de heridos y de desplazados e incontables daños en la fauna y la flora de la zona.

La de Brumadinho fue la segunda gran tragedia provocada por la rotura de un dique minero en menos de cuatro años en Brasil, después de la de Mariana (Minas Gerais) en noviembre de 2015, que dejó 19 muertos y provocó el mayor desastre ambiental de la historia del país. Ese dique era propiedad de Samarco, una empresa conjunta de Vale y la angloaustraliana BHP.

Dejá tu comentario