Comienza en el Vaticano juicio sin precedentes por fraude

Mundo

Ciudad del Vaticano - El mayor proceso judicial jamás celebrado en el Vaticano por delitos financieros, tanto por la cantidad de imputados como por el calibre de las acusaciones, comenzará hoy en los Museos Vaticanos.

Se trata, además, del primer juicio que verá en el estrado a un cardenal, Giovanni Angelo Becciu, exsustituto de la Secretaría de Estado y exprefecto de las Causas de los Santos. Se trata del primer purpurado en ser procesado por laicos en la historia del Vaticano tras la reciente reforma del papa Francisco, que barrió con antiguos privilegios de la curia.

La causa se amplía más allá de la investigación original sobre la adquisición de la propiedad en Sloane Avenue, en Londres, que llevará al estrado a diez personas -entre prelados, funcionarios de la Santa Sede, financistas y administradores- y a cuatro empresas, por delitos que van de la malversación al fraude, pasando por el abuso de poder, la corrupción y la extorsión, entre otros.

En el centro se encuentra lo que los investigadores definieron como “un podrido sistema depredador y lucrativo” en detrimento de la propia Secretaría de Estado y de sus fondos benéficos, y que se basaría en la “complicidad y connivencia” entre operadores financieros, consultores externos y personal y gerentes internos.

Becciu, que va a juicio con una aprobación específica otorgada por el papa Francisco -quien lo privó de su cargo de la Curia y de las prerrogativas del cardenalato-, está acusado de malversación, abuso de oficio y del “soborno” de un testigo, monseñor Alberto Perlasca, a quien intentó hacer retractar de sus declaraciones acusatorias pidiendo ayuda al superior diocesano, el obispo de Como, Oscar Cantoni.

Becciu, que se declara inocente, responderá en particular por transferencias por 575.000 euros realizadas desde la Secretaría de Estado a la gestora del Cagliari, Cecilia Marogna, que luego acabarían en gastos personales y artículos de lujo, y por los préstamos dirigidos a la cooperativa de su hermano Antonino, 600.000 euros de los fondos del CEI y 225.000 de los de la Santa Sede.

Temas

Dejá tu comentario