Venezuela suspende contactos con EEUU

Mundo

El gobierno de Venezuela decidió suspender los contactos que mantenía con Estados Unidos para regularizar la relación bilateral, congelada desde 2010 y tensa en el último mes por una nueva una serie de episodios que renovaron acusaciones cruzadas.

La decisión fue anunciada por el canciller, Elías Jaua, quien explicó que el canal "queda suspendido" hasta que no haya "un mensaje más claro de cuál es el tipo de relación que Estados Unidos quiere con Venezuela".

Entre las causas que desencadenaron la interrupción del contacto aparece la reciente declaración de la secretaria de Estado adjunta para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, en la que pidió elecciones libres y transparentes en los comicios del 14 de abril para designar al sucesor del fallecido presidente Hugo Chávez.

"Ojala haya una rectificación y cese la injerencia de Estados Unidos", dijo Jaua, aunque aclaró que "todas las relaciones diplomáticas y consulares se mantienen".

Las conversaciones con Washington estaban a cargo del embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el excanciller Roy Chaderton, quien mantenía contactos con Jacobson desde noviembre y hoy fue notificado sobre la suspensión de las gestiones.

Jaua realizó el anuncio en el acto de condecoración a los diplomáticos venezolanos echados de Estados Unidos como respuesta a Caracas por la expulsión de dos agregados militares estadounidenses, hecho que también incidió en la relación bilateral.

El canciller sostuvo que la "apuesta" de Washington es un escenario de inestabilidad en Venezuela y aseguró que el gobierno interino garantizará la paz del país.

Venezuela tiene "las mejores relaciones con todos los países, con excepción de los países donde se han producido golpes de estado contra los gobiernos legítimamente constituidos y democráticamente elegidos", aseguró, según reprodujo la agencia AVN.

El 5 de este mes, horas antes de anunciar la muerte de Chávez, el presidente interino, Nicolás Maduro, acusó a Estados Unidos de haber participado de una conspiración para enfermar al mandatario y de "proponer proyectos desestabilizadores" a militares venezolanos, y en ese marco expulsó a los dos agregados aeronáuticos estadounidenses.

El gobierno estadounidense, en respuesta, informó a dos diplomáticos venezolanos que debían abandonar su país.

Otro asunto que contribuyó al aumento de la tensión bilateral ocurrió hoy, cuando el jefe del Comando Sur de Estados Unidos -región militar que cubre el área de América Latina-, John Kelly, dijo que prevé que Maduro ganará las elecciones del 14 de abril y alertó sobre la situación económica a la que se enfrenta el país.

Kelly opinó que Maduro no tiene el "carisma" que tenía Chávez, mientras pronosticó que "las cosas continuarán en Venezuela como están" en el futuro inmediato.

También el funcionario estadounidense dijo que en Venezuela hay "altas tasas de delincuencia" y que la situación económica es "tambaleante".

Por otro lado, ayer Maduro reiteró por tercera vez la acusación de que funcionarios de Estados Unidos llevan adelante un plan para desestabilizar a Venezuela.

"Respete a Venezuela, presidente Barack Obama; haga algo para detener a esos halcones locos que quieren atentar contra nuestro país", afirmó.

Maduro aseguró el domingo, y repitió el lunes y el martes, que tenía "información de muy buena fuente" según la cual "funcionarios del Pentágono y la CIA" "están detrás de un plan" para asesinar al líder opositor Henrique Capriles Radonski, con el objeto de "echarle la culpa al gobierno bolivariano y crear un caos en Venezuela", acusación que luego fue desmentida por el gobierno norteamericano.

La relación entre los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos vuelve a estar en su punto más bajo, luego de que en enero confirmaran un intento por regularizar los lazos y la posibilidad de restablecer los embajadores, retirados por ambos países a finales de 2010.

Dejá tu comentario