Trenes I: condicionan alcaldes de Río Negro aval al ramal Vaca Muerta

Municipios

Aseguran que la traza debe contemplar las particularidades de cada localidad que atravesará la formación.

Intendentes de las ciudades rionegrinas afectadas por el paso del futuro tren a Vaca Muerta, desde Río Colorado a Campo Grande, reclaman mayores precisiones y expresaron su inquietud sobre el impacto que tendrá en la geografía local el paso de las formaciones ferroviarias.

Entre los aspectos positivos planteado en el marco de una convocatoria del Ministerio de Obras Públicas de la provincia, gravitan la reactivación de la actividad económica que presupone el proyecto y la posibilidad de descomprimir la circulación de cargas por las rutas. Entre los negativos, el tránsito diario de las formaciones ferroviarias y su impacto sobre la circulación interna.

Por caso, el jefe comunal de Cipolletti, Claudio Di Tella, dijo que “si el tren de la Norpatagonia va a ser un proyecto elaborado en Buenos Aires, sin consulta a los intendentes, no estoy de acuerdo”.

“Si los 8 o 9 pasos a nivel que tenemos van a ser interrumpidos ente 15 y 18 veces al día por el tren Norpatagonia y, a la vez, las mismas vías van a ser utilizadas por el tren de pasajeros interurbano, que en este caso une a Cipolletti con Plottier, también estamos en desacuerdo”, expresó.

En declaraciones a medios locales, el intendente manifestó que “no le reporta por lo menos a Cipolletti ningún beneficio este proyecto y solamente le trae prejuicios” y añadió que “afecta a todas las ciudades del Alto Valle”.

Por su parte, el ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, destacó que la provincia no va a firmar un convenio sin antes contar con el aval de los intendentes. Para el funcionario provincial, la iniciativa “es posible” siempre que “realicen las obras necesarias”, obras que tendrán que proyectarse “en función de la frecuencia de los trenes, la cantidad de vagones de cada formación, los minutos que demanda atravesar las ciudades, si se planifican detenciones o no”.

Mariano Lavín, de Fernández Oro, también respaldó el proyecto del ramal, pero se alineó con sus pares en la advertencia de que la traza debe atender las particularidades de cada localidad.

“Los pasos a nivel, cuánto va a estar interrumpido el tránsito, las vibraciones en zonas donde hay construcciones cercanas, qué va a pasar con el tren de pasajeros, etc. No hay una definición detallada del proyecto ni nada que nos permita evaluar el impacto puntual”, resaltó y sugirió a la cartera de Obras Públicas que solicite a Nación un informe más detallado sobre el proyecto.

Con una inversión de u$s900 millones el Ministerio de Transporte de la Nación aprobó un plan para rehabilitar el Corredor Patagónico del Ferrocarril General Roca en el tramo que une Bahía Blanca y la localidad neuquina de Añelo, para facilitar las explotaciones de hidrocarburos de Vaca Muerta a la vez que permitirá reducir costos, tiempos y desarrollar tanto el transporte de pasajeros como las cargas provenientes de las industrias regionales.

El proyecto comprende la construcción, renovación, mejoramiento y mantenimiento de la infraestructura ferroviaria del Ferrocarril General Roca correspondiente al tramo Bahía Blanca-Cipolletti-Cinco Saltos-Añelo, que totaliza 653 kilómetros. En concreto, se construirán vías nuevas entre Cinco Saltos y Añelo (localidad donde se radica Vaca Muerta), y para el acceso al puerto Galván en Bahía Blanca. En tanto, se intervendrá la vía existente entre Cerri, Cipolletti y Cinco Saltos, un tramo que no recibe inversiones desde hace 40 años. Del mismo modo, las obras incluirán nuevas playas de maniobra en las terminales, la construcción de desvíos de cruce, la ejecución de un nuevo sistema de señalamiento y comunicación, y la intervención de todas las obras de arte. También se realizarán pasos a nivel con barreras automáticas y se construirán cerramientos para aumentar la seguridad.

Dejá tu comentario