El reto de sostener una empresa familiar

Negocios

La felicidad se encuentra en la libertad. Generalmente las muy variadas situaciones familiares atan, inmovilizan y hasta asfixian, los grados de libertad de los negocios y sus marcas.

El reto de sostener una empresa familiar puede resultar complejo si no se contemplan algunas variables. Con los años, comprendí que la felicidad se encuentra en la libertad, y que generalmente las muy variadas situaciones familiares atan, inmovilizan y hasta asfixian, los grados de libertad de los negocios y sus marcas.

Aprendí el oficio vendiendo toallas por el barrio a los 15 años, con tácticas y estrategias que me enseñó mi padre en aquel entonces. Luego, fui socio de mi primo hermano, vendiendo telas. Hace muchos años, fundé una de las grandes marcas de indumentaria de la región, que luego de años de crecimiento, vendí, junto a mi socio, a un fondo de inversión, en la década de los noventa. Más tarde, formé otra importante marca de indumentaria y mi historia emprendedora mutó. Compré tierras en el Paraje Altamira –Valle de Uco-, y creé una marca boutique de vinos que se venden por el mundo, desde hace años dirigida por uno de mis hijos.

Después de muchos años de regalar know how a un sinnúmero de emprendimientos, empresas y conflictos familiares, tomé la decisión de incorporarme a una consultora en marketing & competitividad para seguir haciendo lo que sé, divertirme en el proceso y llevarlo por la región, junto a mi nuevo socio.

Comparto algunas “máximas” y los invito a reflexionar, navegar mejor sus barcos y, al fin de cuentas, evitar naufragios.

  • Priorice la Constitución en la sociedad: los socios deben escribir una "constitución" y revisarla cada cinco años. Un texto donde se ponga en blanco y negro lo que espera cada uno, lo que invertirán en todo tipo de "especies", cómo se distribuirán los roles y esfuerzo, cómo se resolverán situaciones si las cosas no salen como imaginan. Pues, es probable que ocurra. También deberán tomar decisiones sobre “los hijos” y su incorporación en la empresa en el futuro.
  • Acepte que usted no sabe todo, ni de todo: Busque ayuda en los temas que no domine y precise desaprender. Atender la mirada renovada de los hijos puede brindar un aire nuevo. Es fundamental aprender a delegar ya que será favorable para cuando llegue el momento de una sucesión.
  • Contemple que sus hijos estén preparados: El mundo está cada vez más V.U.C.A. (Volátil. Incierto. Complejo y Ambiguo) y para descifrarlo los hijos deberán nutrirse con conocimientos, habilidades, resistencia y experiencias. Estimúlelos a estudiar y prepararse.
  • Sea cuidadoso con la portación de apellido: Los hijos deberán aprender sobre exigencias, presiones, esfuerzos, jefes de todo tipo y a manejar las frustraciones fuera de los entornos protegidos de la empresa familiar. Aprender nuevos saberes, metodologías de trabajo y culturas organizacionales. Una vez que hayan adquirido una experiencia de 5 o 10 años, aprendido a “ser por ellos mismos” y no “por portar un apellido”, podrán ingresar en la empresa y aportar su valor adquirido. ¡Obviamente si así lo desean! No se trata de complicar la vida de los hijos limitando su desarrollo, en una zona de confort que finalmente los limitará a ellos y algún día a la empresa que usted fundó.
  • No confunda roles familiares con roles directivos: una empresa que transmite cortocircuitos desde su conducción, se transforma en un cuerpo descoordinado, de bajo grado de competitividad por sus mismas contradicciones de cúpula. Será fundamental separar roles familiares y directivos para evitar malos entendidos.

Y, a modo de cierre, recordar la conocida frase del Martín Fierro: “cuando entre hermanos se pelean, los devoran los de afuera”.

Por Marcelo Goldberg, Director División Moda, Moebius Marketing.

Dejá tu comentario