Grimoldi sale a buscar financiamiento fuera del sistema bancario

Negocios

Aprobó la creación de un programa global de valores fiduciarios por hasta u$s12 millones. Y anunció la constitución de un Fideicomiso Financiero.

Grimoldi, la tradicional firma argentina de calzado, busca levantar cabeza luego de un 2019 muy complicado ante la caída de las ventas, la falta de financiación y la fuerte devaluación de la moneda que impactó de lleno en sus costos operativos ya que el 70% de sus ventas correspondían a productos importados o bajo licencia internacional.

En este marco, y con el objetivo de buscar dinero fresco fuera del sistema bancario, la firma aprobó la creación de un programa global de valores fiduciarios por hasta un monto total de u$s12 millones y en el mismo acto anunció la constitución del Fideicomiso Financiero Grimoldi I que sería presentado en los próximos días, prospecto de emisión mediante, ante la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Según se desprende de su acta de directorio fechada el pasado 22 de enero, la firma explica que “con el objetivo de crecer en la distribución a clientes independientes la sociedad ve conveniente abrir una nueva vía de financiamiento mediante la constitución de fideicomisos financieros”.

De esta manera Grimoldi actuará como fiduciante y la firma Rosfid como fiduciaria de este programa global de hasta u$s12 millones, pero claramente la primera emisión estará muy por debajo de este monto y dentro de la cartera se incluirán los créditos por cobrar de la firma.

Tiempo atrás, la securitización de los créditos por ventas era moneda corriente entre un sinfín de empresas comercializadoras de bienes, insumos y servicios de la Argentina. Pero lo cierto es que la volatilidad de la economía local, junto al constante cambio de reglas en el sistema complicaron la operatoria. Justamente Grimoldi busca reflotar este esquema virtuoso en el que logra liquidez gracias a la titulización y emisión de sus cuentas por cobrar en el mercado de capitales.

Reactivación

Otra cuestión a tener en cuenta es que la firma de calzado, con la emisión de su primer fideicomiso, apostaría a una reactivación de las ventas en el mediano plazo. Es decir, quiere poner a funcionar la rueda con más ventas, que se traducen en más cuentas por cobrar y el dinero recaudado de la emisión de estos títulos en el mercado de capitales sería utilizado para crecer en distribución y por ende, seguir creciendo en ventas.

En paralelo, Grimoldi se encuentra ante un 2020 al menos desafiante, porque no solo está apuntando a reactivar las ventas, sino que en este contexto también estaría planeando una estrategia para no ser tan dependiente de los productos importados, lo que disminuiría su exposición a la volatilidad del tipo de cambio tal como sucedió en los últimos, por lo menos, tres años.

En cuanto a sus ventas, tiene mucho por recuperar. Según se desprende de los resultados de su balance parcial -por el período de nueve meses cerrado en septiembre pasado- con ventas de poco más de $3.773 millones tuvo que afrontar pérdidas de $271,8 millones.

A su vez y comparando sus resultados con el mismo período del año anterior se desprende que sus ventas cayeron 37,4%, ya que pasaron de $5.964 millones a los $3.773 millones actuales. Además, en septiembre del año anterior también informaba una pérdida de $236,4 millones.

También durante el año pasado la empresa pidió y ejecutó un procedimiento preventivo de crisis mediante el cual achicó parte de su estructura operacional con el cierre de locales y el recorte de parte de su plantilla laboral.

Dejá tu comentario