Atlantia, exsocia de Macri en los peajes, deja el sector de autopistas

Negocios

El grupo italiano es dueña de Abertis, que tiene la concesión de Ausol. Es contrato está bajo la lupa del actual Gobierno y de la Justicia.

El grupo italiano Atlantia, que fue socia de la familia de Mauricio Macri en la gestión de Ausol, se disparó este miércoles en bolsa tras al anuncio de un acuerdo con el gobierno para abandonar su actividad de construcción y gestión de autopistas. Las acciones ganaban más del 19%.

El proyecto de acuerdo prevé "transferir inmediatamente el control de Aspi (la filial de autopistas de Atlantia) a un organismo público, la Caja de Depósitos y Préstamos (CDP)", dijo el gobierno italiano en un comunicado. Aspi gestionaba el puente de Génova que se derrumbó en agosto de 2018 y mató a 43 personas.

Desde entonces Atlantia, controlada por la familia Benetton y que posee el 88% de Aspi, está en crisis porque la investigación reveló que se incumplieron las normas de seguridad.

Tras el derrumbe del puente, el gobierno lanzó un procedimiento para decidir si retiraba la concesión de autopistas a Atlantia, pero la cesión de Aspi podría evitarlo.

El gobierno italiano del primer ministro Giuseppe Conte indicó sin embargo que "renunciar a revocar (la concesión de las autopistas a Atlantia) solo será posible si se lleva a cabo completamente el acuerdo" de ceder Aspi.

Este acuerdo prevé que Aspi se someterá a un importante plan de mantenimiento e inversiones y tendrá que pagar además una compensación de 3.400 millones de euros (3.880 millones de dólares) por el derrumbe del puente de Génova.

La operación de transferencia de Aspi al organismo público ser hará con "un aumento de capital reservado a la la CDP y la compra de acciones por parte de inversores institucionales", que conllevará "la salida de Aspi del perímetro de Atlantia y el inicio de la cotización de Aspi en bolsa", indicó el gobierno.

El vínculo con la familia Macri

En tanto, la relación de negocios con la familia del expresidente Mauricio Macri se remonta a fines de 2018. En octubre de ese año Atlantia, junto a la constructora española ACS, compraron Abertis, dueña de Autopistas del Sol, donde Sideco era accionista. La operación se concretó por u$s19.000 millones.

Los contratos de esas concesiones están bajo la lupa administrativa del Poder Ejecutivo y también de la Justicia. Sucede que el Gobierno de Alberto Fernández anunció que revisará la renovación de los accesos Norte y Oeste hasta el 2030 que fue otorgada durante la gestión Macri y que le garantizó a Abertis una ganancia de más de u$s700 millones.

Macri es uno de los imputados en la causa penal donde se investiga esta maniobra junto a al ex ministro de Transporte Guillermo Dietrich y al ex titular de Vialidad Javier Iguacel.

Pero también está observado por los ingresos que obtuvo como accionista de Ausol producto de la decisión de aumentar la tarifa de los peajes mientras era presidente. Luego se desprendió de la empresa, pero a un valor más elevado dado que las acciones subieron. Al menos un conflicto de intereses.

La causa que investiga ese triple vínculo entre concesionarias, Estado, y Macri, es quizás una de las que más pesa sobre el expresidente, junto a la de espionaje ilegal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario