Cómo afecta el Covid-19 según las personalidades: fóbicos, bipolares, histriónicos

Opiniones

Cada tipo de personalidad responde a la situación creada por el virus (encierro, aislamiento, decisiones de gobierno) de distintas manera. Vea cada una y analice.

Pensar sobre el coronavirus es adentrarnos en que representa el virus. Representar, es en forma sencilla, decir que nos despierta, que nos hace pensar, que fantasías lo envuelven, tanto conscientes como inconscientes.

Cada tipo de personalidad responde a la situación creada por el virus (encierro, aislamiento, decisiones de gobierno) de distintas manera.

Cómo afecta el coronavirus según las personalidades

Aquellos con rasgos más negadores se protegen de la angustia pensando que nada ocurre y no hay nada de qué preocuparse. En este caso se puede incurrir en conductas riesgosas, como aquel que maneja a alta velocidad y no piensa que puede generar una tragedia.

Los fóbicos aprovechan las directivas para refugiarse en su cuarto, porque se sienten a salvo. El virus me amenaza pero estoy re-tranquilo porque no le abro la puerta ni a los bomberos.

Los más histriónicos pueblan el ambiente de videos, canciones o mensajes como de feliz cumpleaños. Estas personalidades son encantadoras, hacen de la desgracia un show.

Las personas de rasgos obsesivos son quizás las que más sufren porque nada les alcanza para asegurarse protección. No logran la paz tan buscada. Hay que tenerles mucha paciencia.

Las personalidades de rasgos depresivos están convencidas que no podrán evitar el contagio. Para ellos la suerte está echada. Así que no tiene sentido contradecirlos. Solo compartir algo rico y esperar.

Las bipolares un día están para el cachetazo y al otro cantan el aleluya. Ninguna persona con rasgos marcadamente inestables o limitantes hace las cosas que hace a propósito. Actúan como alguien que tiene tos, no pueden dejar de hacerlo.

Los psicópatas piensan que no les va a pasar nada y que si a otro le pasa… y bueno que se las arregle como pueda. El rasgo más característico de quienes tienen este tipo de personalidad es que viven sin culpa todas sus conductas.

Los que son un poco paranoicos creen que todos están infectados y que hay que hacer campaña para expulsarlos del mundo.

En el final analicemos a las personas con rasgos más estables, aquellas con las cuales da gusto conversar. Ellas piensan si será el fin de su trabajo, el fin de la vida que llevaban, o, quizás, si es el comienzo de una nueva etapa. Se angustian, lagrimean o a veces sonríen pensando en ese encuentro futuro. Pero mantienen la esperanza como navegante en alta mar. Mientras tanto, se quedan en casa haciendo un balance de lo vivido y de aquello que esperan vivir.

(*) Psicólogo (M.N 2666 - M.P 80376), profesor del post grado en Psicoterapias Facultad de Medicina (UBA)

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario