11 de noviembre 2008 - 00:00

La Bolsa estadounidense aún no confirmó el fin de la crisis

La Bolsa estadounidense aún no confirmó el fin de la crisis
Finalizó la "tormenta" de octubre y no queda más alternativa que salir del refugio. La primera impresión que nos llevamos es de caos, las utilidades logradas los últimos años parecen haberse erosionado casi en su totalidad, y activos que tanto hemos cuidado, ya que nos daban una base sustentable de nuestro negocio, realmente se ven dañados.

Son varias las preguntas que se hacen los inversores en estas instancias, sin embargo en un común denominador surgen inquietudes tales como: ¿y ahora qué hacer? , ¿realmente lo peor habrá pasado?, ¿cómo darme cuenta si es conveniente arrancar nuevamente con los saldos recogidos o si mejor salirme del "negocio"?...

Está claro que todos estos cuestionamientos no son fáciles de responder, principalmente porque cada situación puede ser particular; sin embargo en estas instancias siempre es bueno tomarse un tiempo y reflexionar.

Si nos valemos de lo que escuchamos y leemos en los medios de prensa, resulta ser que el futuro inmediato no es tan prometedor, "el servicio meteorológico" indica que si bien el grueso de la tormenta pudo haber pasado, el frente aún es negro (se habla de una profunda recesión a nivel mundial) y no sea cosa que...

"UN VIENTO NORTE"

Sin embargo, en los últimos días el cielo limpió bastante y ello otorga cierto grado de esperanza. Resulta ser que la semana pasada se confirmó la llegada de "un viento norte" a partir de enero de 2009, llamado Obama, que podría traer ciertas características que ayuden al menos a alivianar el mal trance y propongan un nuevo escenario climático hacia delante a partir de donde el inversor pueda tener mayor claridad en la toma de decisión. Pero, claro, la pregunta que surge de inmediato es: ¿y mientras tanto?... En este sentido lo que no debemos olvidar es un concepto básico de los mercados y es que estos son anticipadores y ellos se mueven por su propia naturaleza, por lo cual si en verdad lo peor ha pasado, será el mismo mercado el que nos otorgará los primeros rayos de sol.

Por ello, es importante detenerse en lo estrictamente analítico ya que ello nos permitirá establecer parámetros a tener en cuenta, que actuarán a la vez como detonantes de comportamientos futuros de los precios. Es decir, establecer niveles que nos estén indicando si la recuperación en curso será mayor y, de esa forma, los fantasmas de nuevas caídas podrán ir desapareciendo o si, por el contrario, deberemos aún hacer frente a una nueva tormenta. Pasaremos entonces a desarrollar el análisis del índice Dow Jones y a partir de él tratar de inferir un comportamiento futuro de los precios.

EL ANALISIS

Nuestro escenario principal sostiene que el proceso bajista del mercado que diera inicio en los máximos de año 2007 en torno a los 14.200 puntos es de carácter correctivo a todo el ciclo tendencial desarrollado por el índice desde el piso de 1.974 cuando el índice alcanzara valores de 550 puntos tras la renuncia de Richard Nixon por el escándalo del Watergate. Tal lectura es la que propone la zona de mínimo alcanza de 8.000-7.800 puntos como una primer candidata de alcanzar el piso del proceso correctivo, a partir de donde el índice retomaría nuevamente su curso, en un inicio, al menos buscando recuperar parcialmente las pérdidas sufridas en el último año y medio. Sin embargo, si bien el rebote observado hasta el momento para el índice ha sido de importancia, el mismo no ha sido lo consistente, aún como para confirmar que el punto de inflexión de la baja ha sido conseguido. Nuestra atención estará centrada al escollo de 10.000-10.200 puntos, recuperaciones por encima de esa zona son necesarias para considerar que el piso correctivo buscado ha sido efectivamente conseguido y que el menos un avance mayor con destino de 12.000-12.300 puntos ha quedado habilitado hacia los próximos meses, lo que estará augurando que a pesar de datos negativos o poco optimistas que puedan conocerse para la economía del mundo en los próximos meses, lo peor ya ha pasado.

Sin embargo, debemos saber que lamentablemente hasta tanto no se materialice dicho quiebre alcista de los 10.200 puntos entonces aún el índice se mantendrá vulnerable a nuevos recortes, los cuales incluso podrían terminar perforando mínimos para buscar objetivos más deprimidos en torno a los 7.200-7.000 puntos, donde se concentran mínimos del año 2002 o aun buscar valores más deprimidos en torno a los 6.800-6.500 puntos para recién desde esas instancias un proceso de recuperación mayor en los precios pueda habilitarse.

ACTIVOS

Ante lo planteado, está claro que el proceso de baja del mercado se encuentra avanzado y próximo de finalizar, con la chances que incluso el piso haya sido ya conseguido, sin embargo aún no hay señales concretas desde el punto de vista técnico que puedan corroborar esta hipótesis; por ello nos vemos obligados de sugerir que si bien los valores de mercados son óptimos para tener algo de posición con un horizonte de inversión a un año al menos, también es cierto que hay que dejarse un resto ya sea para promediar la compra en caso de una baja adicional que pueda materializarse o bien hacerlo ante la confirmación técnica, con la superación de los 10.200 puntos, que el piso visto ha sido definitivo al bear market del último año y medio.

Está claro que nos encontramos con activos que se muestran atractivos para la inversión, sin embargo la paciencia, la frialdad y la disciplina en la toma de decisión en estos momentos son los únicos atributos que ponderarán en un futuro no muy lejano. Veamos...

Dejá tu comentario

Te puede interesar