Inversiones ajenas al riesgo argentino: a dónde ir a buscar las ganancias

Opiniones

En el actual escenario hay quienes desesperadamente buscan desprenderse de los papeles, pero hay otros que ven en las caídas de los activos una oportunidad para obtener ganancias.

El coronavirus es una infección respiratoria que se ha extendido globalmente por casi todos los países, una tasa de contagio exponencial, en un período exageradamente corto. Más allá de los conflictos en términos sanitarios que esto ha ocasionado, este hecho ha tomado una relevancia significativa en el mundo de la economía y las finanzas.

Una vez declarada la pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sumando el riesgo de contagio masivo y haciendo cumplir el decreto oficial que establece el aislamiento obligatorio, los corredores dispuestos, de manera casi instantánea, todos sus medios para continuar con la operatoria de manera remota.

En este contexto, la tecnología ha jugado un papel primordial en el correcto funcionamiento de las cosas. Permitiendo el funcionamiento remoto, la inmediatez, la operatividad y conectividad que el mercado de capitales demanda en régimen. Las áreas de desarrollo y sistemas se comportaron a la altura de las necesidades.

Sumado a ello, los asesores financieros supieron al trabajo en equipo operado a distancia. Es así que la dinámica establecida controla que todos los idóneos en la materia tengan acceso a las plataformas operativas pudiendo procesar órdenes en todos los mercados. De esta manera el flujo entero de los negocios no renuncian ni un ápice en calidad de experiencia del usuario. Podemos decir que estamos "aislados pero cerca del inversor".

En otros términos, ya más relacionados con los negocios, el COVID-19 fue otro “cisne negro” que disparó caídas de los mercados al nivel mundial, relacionados con las consecuencias impensadas de sus efectos. Cuarentenas, cierres globales, aislamientos sociales, hechos inéditos en la historia de la humanidad contemporánea; sobre todo por el carácter global y simultáneo de los acontecimientos.

Si bien no es una guerra tradicional, ni un conflicto de crédito, ni una crisis financiera, el mercado de valores devueltos a recordar aquel duro traspiés que desencadenó la crisis económica de 2008. Es así que los inversores apenas encuentran lugar en el que refugiarse y de un poco comienza a generalizarse el temor a una recesión general. Además, el parate de la economía, consecuencia del aislamiento obligatorio, hizo arribar una interrupción de la cadena de pagos; Lo que a su vez obligó a un malvender posiciones en busca de liquidez .

En este escenario hay quienes buscan desesperadamente buscadores de papeles, pero hay otros que ven en las caídas de los activos una oportunidad para obtener ganancias.

En tal sentido, la recomendación es principalmente disponer de liquidez para capitalizar oportunidades; "El efectivo es el rey".

Si está pensando en entrar al mercado, es recomendable solo si es consciente de la volatilidad que predomina; y si el horizonte de inversión es, al menos, a mediano plazo.

No es momento para jugar a ser héroe y esperar a que suceda un rebote rápido. Sobre todo si se trata de activos relacionados al turismo, como cadenas de hoteles, agencias de viajes o controles. Estos rubros no pueden actualizar las ventas no sucedidas por la pandemia una vez que se recupere la normalidad.

No recomiendo otras opciones más que las variables conocidas; me refiero a compañías que con solo escuchar su nombre sabemos, sin mayores explicaciones, de que estamos hablando. Empresas sólidas, con liquidez suficiente como para permitir la entrada y salidas rápidas (si fuera necesario), con buenos saldos, con negocios conocidos y con futuro a largo plazo. Corporaciones que sean líderes en su industria.

Considerando todo esto, ajeno al riesgo argentino, podemos pensar en Cedears de compañías como Microsoft, Intel, Apple o Qualcomm.

A nivel local, resignando liquidez, vale considerar alternativas de bonos corporativos de buen crédito, cuentos como Jhon Deere, Tecpetrol o Pampa Energía.

De todas maneras, es momento de pensar, analizar y conversar con su asesor financiero antes de cometer errores. Hoy gracias a la tecnología y la disposición del trabajo en equipo de muchos corredores, esto es posible.

Estemos aislados, pero no distantes!

(*) Director Retail en Balanz Capital

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario