5 de marzo 2008 - 00:00

Manzaneras

Hilda Chiche Duhalde reapareció ayer en escena hablando del peronismo y endilgando al kirchnerismo la desaparición de uno de los planes de su creación, como fue la red de manzaneras. Criticó Duhalde el nuevo plan de Daniel Scioli que impone una tarjeta magnética para la ayuda social, la que, para la senadora, terminará de desmantelar aquella organización. De paso, Chiche, ante una radio porteña, dijo que esa tarjeta no le alcanza a una familia ni para comprar la leche del mes.

Hilda Chiche Duhalde
Hilda Chiche Duhalde
PERIODISTA (Edgardo Alfano): ¿Los Kirchner borraron de un plumazo sus manzaneras?

Hilda Duhalde: No, no; los Kirchner no lo borraron. Sería injusto hablar de una acción del gobierno nacional, creo que esto ha sido una tarea de los distintos gobiernos a partir de que nos fuimos de la provincia, que desarmaron una red que fue desprestigiada porque en aquel momento eran tiempos políticos, iba yo de candidata enfrentando a Graciela Fernández Meijide, y entonces se puso sobre ellas un manto de duda. La red sigue existiendo, por supuesto no tiene hoy el rol que tenía, porque la tarea que hacía, su capacitación, todo lo que hacía para disminuir la mortalidad infantil fue dejado de lado. Ya desde el gobierno de Ruckauf fue descendiendo, descendiendo, descendiendo... y hoy, a través de la tarjeta magnética que va a recibir la gente, se termina de desmantelar.

P. (Magdalena Ruiz Guiñazú): Sí, pero usted sabe que cuando hablamos con el ministro de desarrollo social..., nos señalaba que las manzaneras, justamente, van a ser sumamente útiles...

H.D.: Yo sé que el ministro no quiere prescindir; lo que sé también es que es difícil sostener una red de 35.000 mujeres acostumbradas a estar viviendo en el medio del dolor y trabajando para los que menos tienen, voluntariamente, solidariamente. A mí me preocupa que aquel programa, que no fue invención nuestra, sino que fue copiado del gobierno de Allende en Chile, y que buscaba aportarle proteínas, hoy sea cambiado por una tarjeta. Primero, que las mujeres van a tener una dificultad enorme para acceder a lugares donde tengan el posnet, porque en los barrios prácticamente eso no existe, van a tener que viajar para llegar a algún supermercado.

P.: No, el ministro dijo que lo iban a poder usar en todos lados, ¿no es así?

H.D.: Bueno, yo creo en la buena voluntad del ministro. Ahora, en los negocios de los barrios más humildes, de las villas, es muy difícil porque eso tiene un costo para el comerciante que lo pone. Entonces, las mujeres, para conseguir un mejor precio a través de lo que le pueda rendir esa tarjeta de 100 pesos, que el otro día sacaba la cuenta con ellas y a una familia que tiene que consumir 1 litro y medio de leche se le fue la tarjeta, porque la tarjeta para donde hay más de un chico es de 100 pesos. Yo me pongo en la piel de la mujer que en el momento de ir a comprar con la tarjeta, tiene que decidir qué es más importante... si el alimento proteico para su hijo, para su bebé, o la garrafa que no tiene, o el aceite que le falta. Es muy difícil poder comprar lo que el programa tenía como objetivo, que es disminuir la mortalidad infantil.

P.: Y hablando del Partido Justicialista, senadora, ¿cuál fue su opinión sobre la incorporación de Lavagna al PJ?

H.D.: Mire, yo la verdad que en el caso de Lavagna creo que decepcionó claramente a todos sus votantes que lo visualizaron como un opositor, pero mirando ambos casos, tanto el de Cristina Kirchner como el de Lavagna, uno se encuentra que ninguno, porque el Partido Justicialista como tal no fue a las elecciones, no fue el sello del Partido Justicialista en ninguna boleta, Cristina fue por otro frente con un vicepresidente radical y Lavagna fue con otro frente con un vicepresidente radical. A la hora de rearmar el partido, el presidente Kirchner se erigió en el presidente del mismo y Lavagna fue invitado a participar y participó. Creo que los dos hicieron lo mismo, ¿no?

No sé cuál es su pretensión; yo lo que sé es que no participo de nada, que soy una simple afiliada justicialista que se reconoce como tal y lo será siempre, no por este justicialismo, no por el de Menem, sino porque viví la etapa que con errores y aciertos hizo que en la Argentina el trabajador participara en la renta laboral en 50% y que los pobres, como era mi familia, pudieran tener un ascenso social en materia educativa. Yo soy justicialista de ese justicialismo, aquí no voy a participar, voy a ser una observadora.

P.: Ahora, el peso político de la provincia de Buenos Aires es tan importante, que ya el gobierno está pensando en quién va a ser el candidato en las elecciones legislativas que vienen; se ha hablado, incluso, de la posibilidad de que Néstor Kirchner se presente.

H.D.: La verdad es que si Kirchner decide ir... y voy a ser honesta, en casos de crisis aparecen situaciones grotescas de todo tipo. Si uno mira la historia, aparecen en el teatro, aparecen en figuras políticas como fue Mussolini, como fue Hitler, estamos asistiendo a tiempos donde el grotesco se está poniendo de moda.

Dejá tu comentario

Te puede interesar