El empleo y su impacto sobre el crédito hipotecario

Opiniones

La pandemia evidencia una aceleración de una gran cantidad de cambios, no solo en el Real Estate, sino en todo el universo productivo, laboral y social.

Hasta hace unos pocos meses, los desarrolladores, constructores, brokers y empresas de servicios vinculadas al sector estaban pensando en la mejor forma de adaptarse a los cambios tecnológicos, analizando estrategias de marketing más eficientes y desarrollando nuevos productos o servicios. Las empresas de tecnología aportaban nuevas soluciones y colaboraban en el desarrollo masivo y eficiente de muchos subsegmentos.

Todo cambió radicalmente a partir de esta pandemia. Parece no resultar una mera pausa en la actividad, sino que evidencia una aceleración de una gran cantidad de cambios, no tan solo en el Real Estate, sino en todo el universo productivo, laboral y social.

La incertidumbre respecto al "día después" nos genera ansiedad y temor a perderlo todo. Los interrogantes son muchos. El mundo pronostica una recesión de magnitudes catastróficas, aunque algunos prestigiosos analistas también avizoran una salida más rápida de la crisis que en otras oportunidades. Por un lado, porque antes de la pandemia la economía global se encontraba en mejores condiciones que en 2008/2009, por ejemplo. Y por el otro, porque la velocidad de adaptación a los cambios actualmente es más rápida por la innumerable cantidad de recursos tecnológicos y financieros que pueden ayudar a superarla.

De todos modos, existen infinidad de amenazas que deben ser contempladas. El mercado mostrará alteraciones que no sabemos cómo se ajustarán en el tiempo. Gran cantidad de pequeñas y medianas empresas podrán desaparecer o quedar al borde del abismo, por lo que muchas personas perderán el empleo y demorarán en reinsertarse. Se generarán empleos con cierta precariedad respecto a su continuidad y nivel de ingresos. La competencia dentro del mercado laboral probablemente genere una tendencia a la reducción de salarios.

La transformación del mercado laboral también dará lugar a nuevas discusiones sobre el acceso a la vivienda. Los créditos hipotecarios deberán ajustarse a la nueva realidad, puesto que cierta precariedad y mayor movilidad laboral reducirán sustancialmente el universo de adjudicatarios. De todas formas, será más importante repensar los modelos de vivienda tradicionales, tanto desde el punto de vista de su construcción como de su financiamiento. Aquí estará el verdadero desafío.

Bienes inmuebles que se adquieren mediante créditos hipotecarios o se rentan a través de contratos de alquiler de corto o mediano plazo. ¿Es lo único que tenemos para ofrecer?. Existen pocos casos diferentes, con resultados diversos y que no poseen la suficiente escala para cambiar la realidad, ni mucho menos atender al déficit habitacional.

Por lo tanto, el uso de la tecnología para la identificación y definición de las soluciones a las necesidades del mercado, locaciones y modelos de vivienda; construcción industrializada, nuevas modalidades de renta y financiación, nuevos conceptos de propiedad que contemplen la movilidad de sus ocupantes, utilización compartida de espacios corporativos y comerciales, entre otras premisas, representan parte de los desafíos que deberemos enfrentar para adaptarnos a la nueva realidad y poner en relieve la importancia del sector en la sociedad.

(*) CEO de Planneon

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario