Para conseguir votos juguetean (peligrosamente) con técnicas populistas europeas de los '30

Opiniones

Siempre mezclando demagogia e incompetencia con populismo, que no tiene nada que ver.

El Gobierno llegó a las PASO sin crisis cambiaria, con mejoras en el nivel de actividad e inflación descendente. Los economistas que pronosticaron todo al revés, se han convertido en candidatos a diputados de la oposición. Esta antítesis política, para conseguir electores anexos está jugueteando peligrosamente con técnicas populistas europeas de los años treinta. Hacer estrategia electoral de ese modo tendrá que enfrentar luego las consecuencias de cultivar discursos anti democráticos en la Argentina. Es improbable que la generación que sufrió en “modo presencial” la intolerancia y la violencia, compre la nueva vulgaridad. Aquí no debería ser tan fácil, aun si se atreven. Intentan en Brasil, donde si hoy se votara, las encuestas le dan a Lula un triunfo en primera vuelta sobre Jair Bolsonaro por más de 22 puntos. En Chile, se debate si gana el centro izquierda o la ultra izquierda. A todo esto, para malestar de los autos denominados liberales, Argentina se perfila como mediadora de los EE.UU. en la región con los gobiernos de la izquierda más dura.

LA ECONOMÍA

Así las cosas, el Gobierno argentino ha optado por aplicar con enorme sobriedad las recetas elementales de cualquier manual de “economía de pandemia”. Aumentando el gasto social y en obra pública, construyendo viviendas y, ejerciendo como un Estado presente y activo, que estimula la demanda agregada con énfasis en aquellos sectores con multiplicadores elevados como los de la construcción. En otros tiempos, esta política económica sería discordante con la posibilidad de llegar a un acuerdo con el FMI, pero hoy es inobjetable. El mismo organismo recomienda reactivar la economía.

El acuerdo con el Fondo no incluirá reformas estructurales, contendría si, el cumplimiento de ciertas metas, como tiene cualquier programa macroeconómico en términos de consistencia fiscal, monetaria y externa. Recuerde que Néstor Kirchner y Cristina Fernández abjuraron del financiamiento externo y procuraron más bien el desendeudamiento en el largo plazo bajando la relación deuda/PBI en 2015, a solo un tercio de lo que había sido en 2003.

Para Bonadio, Néstor y Cristina "comandaron una organización delictiva"

En este contexto, con el Estado estimulando la demanda agregada, sigue firme la recuperación del nivel de actividad, y el año que viene probablemente comience a resucitar la economía estrangulada en 2018. Eso se lograría con superávit fiscal, Néstor Kirchner lo hizo. Entre 2003 y 2008 hubo seis años consecutivos de superávit, que fueron la envidia de Álvaro Alsogaray y Roberto Áleman.

LA HINCHADA DE HAYEK

En CABA Javier Milei le gana a parte de su espacio en las encuestas. En la Argentina es cuestionable cuántos de los jóvenes auto denominados liberales saben realmente lo que respaldan si votan a los auto proclamados liberales, libertarios, etcétera. En general cuando los economistas televisivos hablan de cuestiones ideológicas le llaman izquierda a la derecha menos pendenciera.

¿Alguien que le dice socialista a Horacio Rodríguez Larreta y a Marcos Peña puede entender algo de ciencia política?

Recuerde aquel video de una discoteca donde un grupo parecido a una hinchada de futbol elevaba canticos insultantes contra John Maynard Keynes. ¿…? Hayek y Keynes, opuestos del pensamiento sobre la elaboración de la política económica, hace casi cien años. Para ellos es esencialmente una cuestión de actualidad. Las opiniones de Hayek en la Gran Depresión no lograron ser transportadas, pero su fama llegaría con la publicación de “El camino de la servidumbre”. Durante la Gran Depresión Keynes argumentaba que esa situación era causada por insuficiencia de la demanda y, Hayek decía que había sido el optimismo exorbitante lo que había traído una asignación de mano de obra excesiva, junto con otros recursos que fueron a la producción de bienes de inversión y, una depresión era la lógica en que la economía reasignaba recursos hacia donde pertenecían.

Esta vez no escuchamos mucho sobre la economía austriaca-más bien en la Argentina los supuestos austriacos hablan de incendiar el BCRA e implementar laBanca Simons (Narrow Banking).

EL POPULISMO

El peronismo en la Argentina saco 20% más que la Alianza Cambiemos (48%/40%), Evo Morales volvió en solo un año a ganar en Bolivia “con la camiseta”. Macri y Trump no reeligieron como es la tendencia nomotética, mientras Bolsonaro, está intentando socavar las instituciones.

-¿Por qué en América Latina predominan los casos exitoso del populismo de izquierda?, se pregunta María Esperanza Casullo en su libro: “¿Por qué funciona el populismo?”-.

Explica que en primer lugar porque es un fenómeno político-ni económico ni sociológico-; que suscita el apoyo de un colectivo de individuos movilizados. La ciencia política ha estado haciendo esfuerzos por liberarse de una visión ingenuamente normativa para establecer el populismo en sus propios términos. No como corrupción estigmatizante o desviación de una forma más pura de acción política. La mirada economicista sumamente influyente, donde el Poder Ejecutivo distribuye de manera excesiva y demagógica, donde se iguala con “mala administración” o “inflación” (Dornbusch y Edwards 1991). Si así fuera, deberíamos admitir que la última dictadura cívica militar argentina fue populista y Evo Morales que controló las cuentas públicas y la inflación no fue populista. Asimismo Menem que no tuvo alta inflación tampoco sería populista.

La definición que más cuadra para populismo, parafraseando a Emilse Cuda: es una metodología rápida y eficaz de responder a las demandas de la sociedad. No es una ideología sino una metodología, un discurso, al servicio de programas con contenido ideológico básico.

Ernesto Laclau
Ernesto Laclau
Ernesto Laclau

Para Laclau es una narrativa política performativa cuyo resultado es la formación de identidades políticas mediante la dicotomizacion de “ellos por un lado y nosotros por otro”, en el medio hay un significante vacío que ocupa el líder que re significará a “los ellos” nombrados por los “nosotros” como: (los negros, los sin tierra, los homosexuales, etcétera). Involucra un discurso político, capaz de articular diversas demandas en una “cadena equivalencial”, que divide el campo político en dos identidades políticas los que están a favor y en contra, que provienen de diferentes clases sociales. Entonces habrá “pros” y “antis”, no izquierda y derecha. Hay mucha literatura disponible para que lean los economistas “liberales” y “libertarios”.

SENSIBLES Y CRUELES

La crisis de finales del siglo V a.C. se debió al “exceso de democracia”, según múltiples divulgaciones.- ¿Qué podemos agregar?- Solo que retrocediendo 2500 años, y contextualizando la situación, escuchar un periodista ignorante acerca de un exceso de democracia, no luce tan espantoso como cuando se desarrolla lo propio por parte de los políticos, empleando eufemismos. Nuevamente el irónico inefable, pero no menos cruel economista canino, no puede contestar ante el periodista. No dijo si le duele o no, que los argentinos no coman carne. La respuesta es No.

Por los excesos de democracia, entre 411 y 404 a.C, se designaron unos miles de ciudadanos a los cuales se confería un influjo oligárquico, eran individuos que estaban rotulados como los más capaces de servir al Estado. Ya vimos estos mismos productos en menos de medio siglo, en diferentes envases. Esas listas de ciudadanos nunca fueron publicadas, hoy tampoco, el ciudadano no recuerda, no conoce tampoco a las cúpulas que financian el esperpento. Son siempre los mismos. No obstante, -los comentaristas rentados mencionan que esos gobiernos fueron más aptos que los anteriores. Hoy defender el Gobierno de Cambiemos constituye una ignominia.

Siempre mezclando demagogia e incompetencia con populismo, que no tiene nada que ver. Una situación cercana a la de los atenienses, donde el FDT tiene un gobierno que si atiende las demandas del pueblo y además defiende los intereses nacionales, padece la visión refractaria del populismo que tenían muchos griegos hace 2.500 años.

El celador utilizó una frase grotesca para contestarle al periodista y abogado Pablo Duggan sobre su dudosa posición ante la dictadura: “no hay que entrar, si no sabemos cómo se va salir”. -¿Esa fue su crítica?- No dijo “jamás había que haber entrado” -a la dictadura- y yo expresamente condeno enérgicamente todo lo que pasó. Su anti peronismo es visceral, de origen en aquella UCR otrora escaparate de los gobiernos de democracia vigilada (O’Donnell). En cambio discute sobre el sexo de los ángeles o de los 8.000 como el ex esposo de Esmeralda Mitre. Provocadores. Una y otra vez remacha, “miremos lo que hace tal o cual país” (copiemos) y, nunca un aporte científico novedoso. Un economista acaudalado que siempre tiene la formula de la felicidad para los empresarios que lo hicieron rico. Amigos de los que pusieron énfasis en el próximo semestre, los brotes verdes, los que estafaron al Banco de la Nación, y el Messi, más parecido a Al Capone que al crack de futbol. Dice abiertamente que apoya cualquier cosa contra los Kirchner y lo ha hecho, pero eso sí, no se hace cargo.

darío lopérfido

Todo muy preocupante porque una vez creímos que Macri no era rival. Hay que poner la mira en los tres chiflados que se lanzaron sin inhibiciones, serian miembros de cualquier gobierno de facto. Incendiaron o contemplaron como se incendiaba el país. Si en esta elección no se les prescinde, podríamos vernos como la versión 5.0 de las alternancias griegas. Tal vez más cerca pero siempre en Grecia-2010-, cuna de la civilización occidental, un país en bancarrota, un pueblo que sufre hace once años.

Profesor de Posgrado UBA y Maestrías en universidades privadas. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros. @PabloTigani

Dejá tu comentario