24 de noviembre 2008 - 00:00

"Si hay un buen blanqueo, podrán ingresar capitales"

Según Del Villar, es dificil ser optimista cuando Estados Unidos y Europa están en recesión.
Según Del Villar, es dificil ser optimista cuando Estados Unidos y Europa están en recesión.
Aunque asegura que lo fundamental es frenar la fuga de divisas, Hernán del Villar opina que la idea oficial de implementar un plan de blanqueo de capitales «si se hace mediante un esquema simple, va a generar buen ingreso de fondos. Es uno de los instrumentos que otros países como Brasil están evaluando en esta coyuntura generalizada de fuga de capitales».

El economista, fundador del Estudio Alpha junto a la hoy ministra de Producción bonaerense, Débora Giorgi, y el ex vicepresidente del Banco Central Pedro Lacoste, explicó que se daría una buena señal si se recomprara anticipadamente deuda que vence en el corto plazo. En diálogo con este diario aseguró que el Estado está en condiciones de hacerlo.

Periodista: ¿Se puede ser optimista en cuanto al futuro argentino?

Hernán del Villar: Es difícil ser optimistas en un escenario en el que Estados Unidos y Europa están en recesión y los países emergentes están en un proceso de muy fuerte desaceleración. El sector privado actúa con mucha cautela y los gobiernos tienen que actuar con esa expectativa para evitar el desempleo y la recesión.

P.: ¿Cómo estima que será la actividad económica local en estos últimos meses del año?

H.d.V.: La expectativa para el último trimestre es de una caída desestacionalizada de la actividad de 0,5% a 1%. La situación ha cambiado, de un tercer trimestre con stocks de las empresas bastante altos, tasas negativas y expectativas de demanda estables, hemos pasado a una expectativa de disminución de la demanda externa e interna, tasas reales positivas y restricciones en materia de financiamiento. Se ve que las empresas han decidido ir a niveles de stocks bajos, mínimos, y eso afecta los niveles de producción.

  • Tasas

    P.: La fuerte salida de capitales que se registró en octubre, ¿sigue siendo un problema este mes?

    H.d.V.: En las últimas semanas, con más controles oficiales hubo reducción de demanda de divisas que permitió estabilizar el tipo de cambio. Con medidas del Banco Central, se permitió además la reducción de tasas de interés. Una BADLAR que había llegado a 26%, ahora está por debajo de 20%. Pero éste es un proceso que en economías emergentes de América latina se generalizó a partir de la crisis financiera internacional. Hay salida de capitales, devaluación de las monedas.

    Estamos en un momento en el que los activos financieros han perdido valor y aparece el dólar como reserva. Localmente, hay que generar confianza en los inversores, dando señales de la política económica que se va a tener, señales de pagos de los vencimientos de deuda por lo menos en 2009.

    P.: ¿Pueden darse hoy esas señales de hacer frente a los vencimientos de deuda más próximos?

    H.d.V.: Es fundamental, y el Estado nacional está en condiciones de hacerlo. La Argentina podría pagar los vencimientos de 2009 con los flujos -no con el stock- de las AFJP que se van a incorporar a las cuentas fiscales, más las reformas que tiene el Presupuesto por las que se puede contar con financiamiento del Central y del Banco Nación, sin tener canje de deuda. Lo importante es dar cuanto antes una señal concreta de que esto se va a hacer porque se puede, y que a lo mejor se empieza con la recompra anticipada de deuda, sobre todo la que está venciendo en el corto plazo.

    P.: Entonces, ¿se opone a una eventual renegociación con los bonistas que no entraron al canje de 2005?

    H.d.V.: Es muy difícil hacer un acuerdo con los hold outs en este contexto. Con paridad de los bonos y tasas de retorno tan alta de la deuda argentina, es difícil ofrecer un título a esos niveles. Es más conveniente iniciar un proceso para bajar esos rendimientos y recién ahí actuar.

    P.: ¿Cuáles son los frentes más complicados para la Argentina?

    H.d.V.: Hay expectativas negativas en varios temas. Habrá una reducción del superávit comercial de los u$s 12.000 millones de este año a entre u$s 8.000 y u$s 9.000 millones el año próximo.

    Bajan las cantidades de las exportaciones, caen los precios -básicamente de nuestros commodities- y hay expectativa de baja en los volúmenes de las importaciones.

    P.: ¿Cómo será el impacto en tipo de cambio?

    H.d.V.: Desde el punto de vista de la oferta neta de dólares es mayor, porque también hay impacto en el financiamiento. Las exportaciones crecientes que provocaban una mejoría en la caja de dólares se empiezan a reducir. Hay tasas reales positivas y menor liquidez. En el plano cambiario, la reducción de la oferta de dólares del año próximo hace más necesario que nunca ir disminuyendo la salida de capitales. Hoy la Argentina tiene un tipo de cambio real multilateral que no es bajo, está 70% encima del de 2001, pero ha disminuido alrededor de 17% en los últimos 4 meses. Si a esto se agrega que los términos de intercambio se han deteriorado alrededor de 15% en los últimos 4 meses, se ve empeoramiento en términos de competitividad externa. Y se da justo en un momento de recesión internacional, menor demanda interna y restricción del financiamiento. Sería bueno en algún momento, recuperar esa competitividad externa y es mejor hacerlo en momentos de estabilidad cambiaria.

  • Tranquilidad

    P.: ¿Recuperar competitividad sólo en términos cambiarios?

    H.d.V.: Hay distintas maneras que pueden ser más o menos graduales. Lo importante es que haya tranquilidad cambiaria al momento de implementarlas, y en las últimas semanas se ve un escenario más estable.

    P.: ¿Jugaría a favor un blanqueo de capitales?

    H.d.V.: Puede significar algún ingreso transitorio. Es uno de los instrumentos que también otros países, como Brasil, están evaluando en esta coyuntura generalizada de fuga de capitales de economías emergentes. Si el esquema es simple, va a generar buen ingreso de fondos. Igual, el tema central es detener el flujo fuerte de salida en un marco de confianza en cuanto a la actividad del gobierno en el futuro.

    P.: ¿El sistema financiero está preparado para afrontar algún proceso de inestabilidad?

    H.d.V.: Estamos mejor preparados que en el pasado porque el sistema cuenta con más liquidez. Se ve mucha cautela desde el segundo trimestre por la inestabilidad de los pasivos. Hoy hay más dinero transaccional, hay un nivel adecuado de liquidez y un Banco Central que puede actuar bien porque cuenta con más instrumentos que los que tenía.

    P.: ¿Seguiremos viendo desaceleración en los crédito?

    H.d.V.: Hay desaceleración clara en el crédito a empresas más que a individuos. La estrategia del sector financiero privado hoy es defensiva, recurre al crédito de corto plazo, a mayor liquidez y menor riesgo. El ritmo de crecimiento del sector privado va a ser menor y va a haber una participación mayor del sector público a través de sus instituciones financieras, a través del manejo de los fondos del ahorro previsional. Van a buscar cubrir el espacio que deja el sector privado.

    P.: ¿Dejaron de circular las versiones de un posible «corralito», cierre de bancos o corridas?

    H.d.V.: No hay absolutamente nada que indique que eso pueda suceder.

    Entrevista de Florencia Lendoiro
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar