VUCA: volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad 

Opiniones

Estamos en un mundo orweliano, el escenario estratégico encuadra en la noción VUCA-acrónimo ingles-, que expresa un conocimiento para referir y describir escenarios de volatilidad, incertidumbre (uncertainty), complejidad y ambigüedad. 

Mientras el Reino Unido declara un nuevo confinamiento total y EEUU cuenta 4.000 muertos por día, la costa luce como si nada ocurriera. Jugar con fuego es peligroso. La buena noticia es que somos el octavo país en el ranking de los que más han vacunado por millón de habitantes. La regeneración de la pandemia en EEUU y Europa viene desacelerando la recuperación económica global y ahora amenaza el expectante primer semestre del año.

Argentina sigue sin desbordarse. El Gobierno sin crédito y sin reservas tuvo que financiar la pandemia recurriendo a la emisión monetaria y, lo hizo sin que se produzca una crisis cambiaria e híperinflacionaria. Termina 2020, subiendo las reservas del BCRA, y convergiendo la desaceleración del gasto primario, con ascenso en la recaudación. En noviembre se registró el menor déficit primario (0.2% del PBI), desde que comenzó la pandemia. Y, aunque el mismo alcanza 1.9 billones de pesos (7% del PBI) y, fue financiado con emisión monetaria o colocaciones en pesos; la inflación cayó (1/3) un tercio con respecto a 2019.

Tercer mes consecutivo de crecimiento de la recaudación en términos reales, desaceleración del gasto (Orlando Ferreres), la economía argentina se expandió 0,1% en noviembre, frente al mismo mes de 2019, lo cual significó la primera suba interanual en un año y medio. Ferreres mejoró los datos del INDEC. La actividad ya está en los niveles prepandemia. El Estimador Mensual de Actividad Económica creció 1,9% mensual sin estacionalidad en octubre y acumula seis meses consecutivos de crecimiento (INDEC). Argentina se recuperó al ritmo de EE.UU., Noruega, Suecia y Alemania. En los rubros chapa, acero, automóviles, bancos y construcción prevén un período de ganancias altas y avisan en público que habrá inversiones.

Inversiones

La mayor parte de las inversiones no se anuncian en los medios, pero podemos decir que los representantes de inversores estamos respondiendo consultas y escribiendo “books” para quienes quieren comprar empresas. Paolo Rocca se queda y redobla la apuesta. Los medios y los ecolobistas articuladamente explicaron que si se votaba el gravamen a los ricos, ya no invertirían en sus empresas.

Tecpetrol invertirá u$s 1.500 millones. José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti (Transclor) compran el 51% de EDENOR en alrededor de u$s 150 millones. Vende Mindlin que invertirá en generación de energía eléctrica y producción de gas natural. Scania invertirá u$s 45 millones en Tucumán. Corven (motos) $ 1.000 millones. Las consultoras estamos desarrollando estrategias de negocios, proyección y análisis de flujos económicos-financieros, alineando estructuras organizacionales, valuando empresas y simulando distintos escenarios-todos de crecimiento-.

El principio de calidad

-¿Techint se equivocó, o el pronunciamiento de los medios y los ecolobistas no funcionó?-. -¿Qué clase de calidad de información y eficacia profesional consumimos?-¿Seguiremos admitiendo análisis económico-financieros basados en pamplinas?-.

Con todo respeto, hay mucha gente de buena fe catequizada por el sistema de ventrílocuos.

Alguien dijo: “fíjese que el portal más leído es “X” y, asimismo “Y” es el economista que más llaman las empresas”.

Pues es muy atropellada la idea de crear una validación que explique que ganar dinero o tener más personas ojeando frivolidades sea metodológicamente correcta. Hay que buscar evidencias que corroboren informaciones y predicciones. Aquí la lealtad es vital, sino véase la viralización sincericida de un famoso economista, candidato a Senador y reciente funcionario público, preferido de los medios.

Los servicios de información y los servicios profesionales no validan su excelencia por la facturación de la consultora ni la cantidad de suscripciones del portal.

Muchos desconocen que vender y ganar más es un axioma-no científico-de marketing empresarial. La gente lee y escucha lo que desea y satisface su corazón.

Exigencia del consumidor

Si consumimos queremos lo mejor, y esa búsqueda nos debe llevar a la calidad. Ningún concepto de administración ha logrado tanta aceptación como el de “calidad total”.

Hasta hace un año las malas noticias del oficialismo se trivializaban por razones no santas. Hubo encuestas de las PASO que daban ganador a Macri y luego perdió por arriba de 20 puntos. Cada año hay que comparar las cifras y analizar los contenidos de los artículos anteriores para ver la frecuencia de aciertos y fallas. Poner a prueba los periodistas y economistas puede ayudar a clasificar categorías de calidad. Conocemos personajes que no utilizan su inteligencia para elevarse, lo hacen para satisfacer sus intereses, no buscan la verdad.

Dignidad política

Los atenienses decidieron borrar el pasado y renunciar a la venganza, después de la caída de los Treinta Tiranos (gobierno oligarca): “Los atenienses, en particular y en conjunto, parece que han adoptado la conducta más bella y más cívica a propósito de las desgracias precedentes”, (Aristóteles, Constitución de los atenienses XXXVI, 2, op, cit)

El jefe y la vice jefa de Gabinete dijeron: “tiene razón la Vice Presidenta en su crítica a algunos funcionarios del Gobierno”, sustentando que se trató de una ratificación vinculada al pensamiento estratégico. Y la verdad es que muchos quisiéramos más, pero “ce por be”, si Alberto Fernández acelera, la probabilidad de crear otro Macristein no es “cero”.

Estamos en un mundo orweliano, el escenario estratégico encuadra en la noción VUCA-acrónimo ingles-, que expresa un conocimiento para referir y describir escenarios de volatilidad, incertidumbre (uncertainty), complejidad y ambigüedad.

Cristina Fernández no estuvo ausente en el diseño del gabinete de ministros. No fue perfilado para un escenario VUCA. Por eso y por sus experiencias en cambiar Jefes de Gabinete, Ministros de Economía y presidente de BCRA, su palabra es considerada.

Parte del trabajo de un líder en una crisis es ayudar a los ejecutivos. Necesitan orientación y dialogo constante. Hay zonas psíquico-físicas que se lesionan: ulceras, ataques de pánico, disfunciones, etcétera. La capacidad de los ministros y el Gobierno para moverse en un entorno VUCA debe ser medida a través de parámetros como: gestión del conocimiento, simulaciones, gestión de procesos y recursos, respuesta funcional, sistemas de recuperación, errores de sistema, errores de conducta.

Reestructurar deuda con acreedores privados, renegociar con el FMI, equilibrar las cuentas fiscales-dando de comer-y conseguir financiamiento de corto plazo; estaba dentro de “las cuarenta del mazo”. La pandemia no.

Consejos de Cristina

“Un padre que da consejos, / Más que padre es un amigo / Y así como tal les digo / Que vivan con precaución / Que nadie sabe en qué rincón / Se esconde el que es su enemigo” (Martin Fierro)

Bienvenida la crítica “con amor y, consejos”. En medio de una crisis de cualquier tipo la experiencia ayuda a evitar naufragios. Las presiones de hoy están lejos de la experiencia de los funcionarios. Hay un gran porcentaje de ellos a quienes nunca les tocó ejecutar en medio de una crisis. En el Gobierno lucen fatigados y estresados, pero los ministros de Economía, Producción, Salud, Desarrollo Social, y la Jefatura de Gabinete, más que cualquier otro grupo. Los economistas y los médicos diagnostican y “la ven venir”. Ver antes significa sufrir más tiempo. Todos los argentinos tendrían que ayudar, sobre todo Roberto Lavagna que introdujo funcionarios de su agrupación en un Gobierno ajeno.

Causalidad entre ignorancia e inmoralidad

Aunque ya estaban idos, perder los enloqueció. Dan por hecho que los peronistas son malos. Toman la presencia de la Vice Presidenta en un acto público como un agravio. “El país está mal porque gobierna un peronista”. Rechazan los datos reales, dicen: “no creo, guárdate los números”. Se pasan por el arco de triunfo al 48,24%. Existe una tilinguearía vernácula. Una elite que sinceramente cree ser poseedora de buen juicio y alta moral. Son como las criaturas: inimputables, aferradas a sus propiedades y sus antojos. Salvando las distancias, nos recuerda el pensamiento de las aristocracias que precedieron la democracia griega, que se auto designaban los mejores representantes de la belleza y la bondad, el ideal del hombre bueno y bello.

En la Argentina existe gente informada en forma parcial y poco dispuesta a reconocer errores. En ocasiones linchan a un ratero pero justifican y se hermanan con quienes realizan “deshonestidades urbanas”. Celebran comunicadores o economistas que militan crueldades como: “sobran 3 millones de empleados públicos”.

En el pseudo-Jenofonte de “La Republica de los atenieses”, se establece un vínculo de causalidad entre la ignorancia y la inmoralidad. Esto lo hemos verificado con el Gobierno precedente y las elites que lo apoyaron. Nutridos de ideas imprecisas, pero con una afinidad incontrastable a la intolerancia y el dogmatismo. Quieren debatir de política y economía, pero no responden con argumentos, sino con palabras despectivas. En general, simple materialismo y xenofobia inconsciente. Alguien dijo, “si a usted le parece que decir estos negros es lo mismo que decir estos rubios, usted es rubio” o, compró el mensaje de Susana y Mirta: “vive a través de mi”. La estigmatización es tan execrable como el menosprecio de raza, solo que en Alemania es un crimen y en la Argentina un deporte.

Antaño ser peronista era como padecer de insuficiencia cultural. Todavía se dice: “peronista”, con tono de desprecio. La razón del triunfo del FDT en primera vuelta surge de manera sencilla, favorecido por el terrible fracaso de la propuesta Cambiemos. (Decía Perón: “No es que nosotros fuimos tan buenos gobernando, es que los que vinieron después fueron peores”).

Si se distribuye tierra o ayuda social, si se aumentan los sueldos, si se negocia la deuda con dignidad, todo les parece mal.

Alberto Fernández transita

El presidente no come vidrio, simplemente escogió la “no beligerancia”. Quienes lo acompañan en el FDT no son zonzos, tienen la responsabilidad de haberlo elegido candidato. Sobre ese nutriente híper consciente, el FDT sosiega las pasiones, evitando darse de alta para responder a las provocaciones de los escuderos del establishment.

(*) Profesor de Posgrado UBA. Máster en Política Económica Internacional, Doctor en Ciencia Política, autor de 6 libros.

Dejá tu comentario