23 de septiembre 2009 - 09:04

Ahmadineyad habló en un recinto casi vacío y no hizo referencia al reclamo argentino

A solas. Ahmadineyad casi quedó sólo en su discurso ante Naciones Unidas.
A solas. Ahmadineyad casi quedó sólo en su discurso ante Naciones Unidas.
El presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, atacó a Israel en la ONU provocando una clamorosa protesta de numerosas delegaciones occidentales que se retiraron del recinto dejándolo casi solo. El mandatario tampoco hizo referencia al reclamo Argentino sobre la AMIA.

Ahmadineyad dijo que Israel es responsable de "políticas inhumanas contra los palestinos" y provocó que varias delegaciones, entre ellas las de Estados Unidos, Francia, Argentina, Alemania, Gran Bretaña, Italia y Canadá, abandonaran la sala cuando el lanzaba las acusaciones.

La delegación israelí había decidido boicotear el discurso del líder iraní, pero también otros diplomáticos quisieron manifestar también la "odiosa y ofensiva retórica antisemita" de Ahmadinejad, en palabras de una nota de la delegación estadounidense.

Ahmadinejad, por lo tanto, habló en una sala semivacía en un discurso pródigo de críticas hacia los occidentales, afirmando que no es posible que "una pequeña minoría" domine la política, la economía y la cultura mundial.

Durante la jornada, la presidenta Cristina Kirchner había ordenado que la delegación oficial argentina se retire del recinto de sesiones cuando pronuncie su discurso el presidente de Irán.

"La presidenta de la República me ha instruido como jefe de la representación argentina ante las Naciones Unidas a que esté desierta nuestra banca mientras está en el recinto para pronunciar su discurso el presidente de Irán", había anticipado el embajador argentino ante la ONU, Jorge Argüello, en declaraciones a la prensa.

Además, Argüello indicó que "esta posición argentina está en perfecta consonancia con el firme y renovado reclamo que la Argentina ha hecho hoy en boca de su presidente en el pleno de la Asamblea General de las Naciones Unidas" ante la falta de colaboración de Irán con la investigación del atentado a la AMIA.

El mandatario iraní también defendió las controvertidas elecciones de junio pasado que lo confirmaron en el poder: las elecciones en Irán fueron "gloriosas y plenamente democráticas" y abrieron un nuevo capítulo en el país", dijo.

Ahmadineyad había comenzado a hablar después de las 19 locales, con un importante retraso en el programa de la primera jornada de trabajo de la Asamblea general de la ONU.

También dijo que fuerzas extranjeras esparcen "guerra, sangre, agresiones, terror e intimidaciones en Irak y Afganistán", pero no se refirió al informe sobre la cuestión nuclear iraní ni a las posibles sanciones contra su país.

Dejá tu comentario

Te puede interesar