Deuda: Argentina presentará una oferta con fuerte quita del 62% y tres años de gracia

Política

El anuncio lo hizo el ministro de Economía junto al Presidente. "Argentina esta en una suerte de default virtual", sostuvo Alberto Fernández. Acreedores calificaron a la oferta como "no tan mala".

Con una fuerte reducción de los intereses y un período de gracia de tres años, el Gobierno dio a conocer su propuesta para la reestructuración de la deuda externa. El presidente Alberto Fernández presentó junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, los términos de la oferta del canje de la deuda pública externa, que contempla una quita en términos de pago de capital de u$s3.600 millones, con una reducción de intereses del orden del 62%. La primera reacción de los acreedores, según señalaron a Ámbito, fue que se trata de una oferta “no tan mala” como indicaban primeros trascendidos y que esperan más detalles aunque advirtieron que en estas condiciones “no parece aceptable”.

En el encuentro, el Presidente ratificó que "Argentina está ante una suerte de default virtual" y cuando el Gobierno eleve la propuesta de reestructuración de la deuda ante los bonistas privados, "los mercados van a conocer lo que Argentina está en condiciones de pagar y cumplir".

Alberto.mp4

La propuesta engloba a 21 bonos elegibles nominados en dólares, euros y francos, bajo legislación extranjera por un total de u$s66.238 millones. La presentación oficial aclara que u$s41.548 millones emitidos en los últimos 4 años. Los principales tenedores de esta deuda son los fondos Black Rock, Greylock, Fidelity, Templeton y PIMCO.

Los anuncios se hicieron ante los gobernadores reunidos en la quinta de Olivos (en su mayoría en forma presencial o y algunos por videoconferencia). También participaron la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

La presentación resultó sorpresiva, ya que se realizó una media hora antes del horario previsto (17 horas) sin que mediara ningún aviso por parte de la Presidencia. También fue llamativa la distribución de la cabecera de la mesa que hiciera los anuncios, con el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, inmediatamente a la izquierda del presidente y la vicepresidenta a la derecha.

La lectura que realizaron analistas del exterior es que en la convocatoria se tuvo cuidado de mostrar un frente unido, incluyendo al principal dirigente de la oposición con dominio territorial.

No se puede pagar nada

Según Guzmán, hay consenso en que la Argentina “durante ciertos años no puede pagar nada y que “también hay consenso en que debe haber una reducción fuerte en la carga de deuda” Así, explicó que “proponemos cambiar la estructura de bonos por otra que implique un período de gracia de tres años. No se pagaría nada en 2020, 2021 y 2022, se pagaría un cupón promedio de 0,5% en 2023 y esas tasas irían creciendo hasta niveles que son sostenibles”.

Encuesta

El ministro precisó que “el interés promedio que pagaría la Argentina es de 2,33%”. Asimismo, el titular del Palacio de Hacienda especificó que “la propuesta conlleva mayor reducción de intereses que de capital. Se da una reducción de capital de 3.600 millones de dólares, es decir, una quita del 5,4% sobre el stock de deuda y una reducción del pago de intereses de 37.900 millones, que equivale a una quita del 62%”.

El ministro anticipó que a partir del lanzamiento formal de la oferta ante los acreedores externos, que será mañana, habrá aproximadamente 20 días de plazo para que los bonistas puedan decidir si aceptan la propuesta argentina. Cabe recordar que, tal como anticipo Ambito, la oferta aún no fue presentada ante la SEC.

En su presentación, Guzmán reiteró que la deuda es “insostenible” y que la Argentina no está en condiciones de afrontar su pago en las actuales condiciones. “Hoy no podemos pagar la deuda, tenemos la voluntad de hacerlo, pero no tenemos la capacidad de hacerlo”, sostuvo el ministro.

En ese sentido, destacó que también el FMI coincide con la visión del gobierno argentino, tras evaluar la capacidad de pago del país. “La Argentina no puede pagar nada” y “el Fondo coincide en que tiene que haber una fuerte reducción en la carga de la deuda”, dijo.

El ministro dijo “la realidad es que aún no se ha llegado a un entendimiento entre la Argentina y los bonistas sobre qué es sostenible”, pero insistió en que “lo que la Argentina propone es algo que es consistente con lo que consideramos que es un marco macroeconómico sostenible y también con lo que el Fondo Monetario Internacional considera que es sostenible”, afirmó dando una muestra de que el gobierno cuenta con el apoyo del organismo multilateral.

Guzmán advirtió que “querer forzar pagos de deuda insostenible significaría una carga aún mayor. Significaría condenar a millones más a la pobreza, al desempleo, a la pérdida de oportunidades y sueños” y fue enfático al señalar que “es algo que nosotros no vamos a permitir, hay un límite y ese límite es la oferta que la Argentina está proponiendo en el día de mañana”.

Compromiso sostenible

Alberto gobernadores.jpeg

“Hoy estamos enviando una oferta a los bonistas que asume ese compromiso. El país promete pagar algo que es sostenible”, agregó, y señaló que el gobierno se propone “resolver la situación de virtual default en la que está el país lo más rápido posible”, dijo Guzmán.

El titular del Palacio de Hacienda también agradeció el apoyo de la comunidad internacional, principalmente al G20 y al G7, al proceso de reestructuración de deuda llevado adelante por la Argentina.

Con relación al Fondo Monetario Internacional, Guzmán reconoció que el país tampoco puede hacer frente a los compromisos con este organismo y anticipó que “continuaremos trabajando” con el Fondo para lograr un nuevo acuerdo que evite el desembolso de capital en los próximos tres años.

Por otra parte, la presentación del ministerio de Economía señala que los 34.100 millones de dólares que se ahorrarían con la propuesta equivalen a 2,9 millones de respiradores, más de 10 años de asignaciones universales por hijo, casi 440 millones de tarjetas Alimentar o más de un año en el pago de jubilaciones y pensiones.

Repercusiones de fondos

“La oferta no es tan mala como podíamos esperar” señaló a Ámbito un analista de los fondos de inversión. Al respecto, consideraron mejor al período de gracia de tres años frente a los cuatro que daban cuenta trascendidos anteriores al anuncio. Lo mismo sucede con la quita del capital – algo más de 5% - que resulta sensiblemente menor a otras cifras que se barajaban en el mercado.

De todas formas, en medios de los bonistas se considera que es necesario conocer el detalle de los bonos propuestos antes de dar mayores precisiones. Por ejemplo, existen dudas sobre cuándo se comenzará a pagar el capital, el flujo anual de vencimiento o la forma de calcular los intereses

Coincidiendo con lo anticipado por el gobierno en cuanto a que se vienen duras negociaciones, entre los acreedores se señala que “en base a los lineamientos conocidos, la propuesta no es aceptable”. Pero también señalan que el gobierno tienen tiempo de mejorarla”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario