Wolff denuncia, pero omite presión de Michetti por AMIA

Política

El diputado presentó un pedido de informes con el fin de esclarecer si el Gobierno está llevando a cabo tareas de inteligencia en redes sociales. Sin embargo, al hablar de "extralimitaciones" omitió referirse a las presiones y aprietes de la exvicepresidenta Gabriela Michetti a Mario Cimadevilla para frenar la investigación de la causa AMIA.

El diputado de Juntos por el Cambio Waldo Wolff, titular de la comisión de Libertad de Expresión de la Cámara de Diputados, presentó un pedido de informes al Poder Ejecutivo Nacional con el fin de esclarecer si el propio gobierno está llevando a cabo tareas de inteligencia en redes sociales. Si bien el parlamentario, recurrente usuario de la red social Twitter, dedicó un hilo en tal sentido, omitió hablar sobre las presiones de la exvicepresidenta Gabriela Michetti a Mario Cimadevilla para frenar la investigación de la causa AMIA.

Junto a un grupo de diputados firmantes, Wolff elevó al PEN un pedido de informes suscitado a raíz de un informe televisivo del programa "Solo periodismo" del canal Crónica HD, en el cual dieron a conocer la existencia de un estudio "encargado especialmente" para identificar usuarios de Twitter con mensajes opositores al Gobierno.

Según señaló el diputado opositor, el motivo de la presentación es esclarecer si la administración de Alberto Fernández estuvo involucrada en tareas de inteligencia destinadas a recopilar información de cuentas con contenido crítico hacia el Ejecutivo.

WW on Twitter

El diputado apuntó en redes sociales contra el Ejecutivo al señalar de que de ser cierta la información difundida se estaría incurriendo en un "indebido poder de policía de las opiniones". "Esta modalidad, ademas de representar una extralimitación de las atribuciones presidenciales lesiona las libertades constitucionales políticas, de expresiones y de peticionar ante las autoridades, a la vez que crea un clima intimidatorio contra eventuales críticos u opositores", reza la presentación.

Si bien el exvicepresidente de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) - un ávido usuario de Twitter - a partir de la presentación cuestionó debidamente un posible uso indebido de tareas de inteligencia, omitió referirse a las denuncias por presiones contra la exvicepresidenta Gabriela Michetti, que realizase días atrás el radical Mario Cimadevilla.

Cimadevilla, titular de la Unidad Especial de Investigación AMIA durante parte del Gobierno de Mauricio Macri, acusó en reiteradas oportunidades a funcionarios de la alianza Cambiemos por "aprietes" con el objetivo de frenar el avance en la causa que investiga el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

"Escuchame una cosa. Estoy acá enterándome de que fue muy mal la indagatoria de José, y que los… el tema pasó por vos pero que no estás actuando como nos dijiste. ¿Me podés explicar?", se puede escuchar decir a la vicepresidenta de Mauricio Macri en un audio grabado por el propio Cimadevilla y divulgado el domingo por el periodista Horacio Verbitsky en una nota publicada en El cohete a la luna.

Michetti buscó presionar para impedir la investigación contra el exfiscal José Barbaccia, quien fue juzgado en la causa por encubrimiento del atentado a la AMIA junto al expresidente Carlos Menem, el exjuez Juan José Galeano y el también exfiscal Eamon Mullen, entre otros imputados.

"El ministro Garavano fue el que pidió absolver a los fiscales de la causa AMIA", había señalado en declaraciones radiales. "Los abogados de la Unidad, que actuaban como querellantes en la causa denominada AMIA 2 , fueron permanentemente hostigados por el ministro de Justicia a través de distintos funcionarios de esa cartera", sostuvo Cimadevilla, en relación a las presiones de Germán Garavano y del gobierno de la alianza a la cual pertenece Wolff.

Pese a ello, el diputado, que oportunamente cuestionó en su pedido de informes una posible "extralimitación de las atribuciones presidenciales" al señalar que "lesiona las libertades constitucionales políticas", en este caso optó por no hablar respecto a las "extralimitaciones" de la alianza política de la cual es parte.

Wolff, quien integró la cúpula de la DAIA hasta su asunción como diputado en 2015, acusó en reiteradas oportunidades al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner de encubrimiento respecto a la causa AMIA. Sin embargo, cuando apareció la oportunidad de cuestionar el apriete del macrismo, de igual manera que lo hizo con el kirchnernismo, y mostrar imparcialidad para lograr de una vez por todas el esclarecimiento de una causa que lleva más de 25 años de impunidad, el diputado optó por el silencio ante la avidez tuitera.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario