Aprobó Neuquén una sola reelección de gobernador

Política

Neuquén (de nuestra agencia) - La provincia tiene desde ayer una nueva Constitución a partir de la reforma que se le efectuó al texto sancionado en 1957 y que fue enmendado en 1994. Dentro de los puntos más importantes se destaca la incorporación de nuevos derechos y garantías para las minorías, el reconocimiento de la cultura y la identidad de los pueblos originarios, la conformación de un Consejo de la Magistratura, la pluralidad representativa de los partidos políticos en la conformación del Poder Legislativo, el impedimento a la postulación de cargos electivos simultáneos (gobernador, intendente, concejal, diputado, etc) y la no reelección indefinida para esas mismas responsabilidades institucionales, manteniéndose en el caso del gobernador sólo por un nuevo período de cuatro años.

Los 35 convencionales que fueron elegidos el 23 de octubre pasado junto con los legisladores nacionales juraron ayer el nuevo plexo constitucional durante una ceremonia que presidió el gobernador Jorge Sobisch, quien por ser el primer convencional por la mayoría encabezó durante dos meses la Convención Constituyente. El mandatario -que se excluyó voluntariamente para continuar en el cargo al potenciar él mismo la no reelección-les tomó juramento colectivo bajo la admonición de que serían demandados por Dios, la Patria y los Santos Evangelios si no hacían efectivo el cumplimiento de lo ordenado por la nueva Carta Magna provincial. Hasta los representantes de los partidos de izquierda aceptaron el juramento.

  • Ceremonia
  • La ceremonia se realizó en el moderno edificio del Concejo Deliberante de la capital neuquina y contó con la presencia del intendente local, el radical Horacio Quiroga, de legisladores nacionales, provinciales y municipales y la totalidad del gabinete provincial, además de unas 500 personas que se agolparon dentro y fuera del recinto. Pese al marco bullicioso y popular las barras se cruzaron, aunque suavemente, en una de las bandejas de la sala de deliberaciones el acto transcurrió en orden y no hubo que lamentar disturbios. En realidad, durante el período de las deliberaciones, desde fines de diciembre pasado hasta ayer, sólo ocurrieron desórdenes cuando la Policía debió dispersar una manifestación de representantes de las comunidades mapuches apoyados por militantes de izquierda.

    Este punto, el capítulo económico y la reforma política fueron los que produjeron el mayor debate entre los 16 convencionales del MPN, 2 de la UCR que responde al intendente Quiroga y los 17 del arco opositor, que aglutinó al kirchnerista Frente Cívico para la Victoria (sectores de la UCR, PJ, Patria Libre y Frente Grande), Encuentro Amplio-ARI y UNE ( nucleamiento que se formó en base a los gremios estatales que en la provincia se alinean con ATE, que lidera Julio Fuentes, un acólito del kirchnerista crítico Víctor De Gennaro, que preside la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). La alianza de Quiroga con Sobisch, pese a que el intendente de la capital fue jefe de la campaña electoral del FCpV y hoy dice contar con la bendición de Néstor Kirchner para su candidatura a gobernador en 2007, le permitió al oficialismo de Sobisch imponer la agenda y presidir la Convención. Pese a las ampulosas declaraciones mediáticas a lo largo de estos dos meses, el debate interno de las comisiones permitió la aprobación de diversos puntos por unanimidad, que favorecieron la sanción de un nuevo texto constitucional mejorado en relación con el vigente hasta el momento. Con esa perspectiva, Sobisch rescató no sólo haber fortalecido la democracia al impedir la reelección indefinida sino que por otra iniciativa suya, en la enmienda de 1994 se introdujo el sistema D'Hont de representación proporcional en la Legislatura que terminó con la preeminencia bipartidista de mayoría y minoría que le permitía al partido en el gobierno ejercer un control absoluto sobre los poderes del Estado provincial. En ese punto los sobischistas ponderan el espíritu republicano de su jefe frente a otros caudillos provinciales, como el propio Kirchner, que alentaron y aprobaron reformas constitucionales con reelección indefinida.

  • Mapa político
  • También la Convención tendrá fuertes incidencias en el nuevo mapa político que se proyecta de aquí en más con vistas a las elecciones gubernamentales de 2007. Sin la participación de Sobisch, convertido en la última compulsa de octubre en el gran elector con casi 50 por ciento de los votos, se abre el camino para nuevas figuras dentro y fuera del MPN, que gobierna Neuquén desde 1958 cuando se convirtió en provincia. Dentro del partido de gobierno, la estrategia del gobernador es flotar por encima de las parcialidades y centralizar sus esfuerzos en la sociedad armada con Mauricio Macri con vistas a las presidenciales del próximo año, la cual aspira a encabezar o a bajarse, según le hizo saber al porteño en su último encuentro en esta ciudad, hace apenas unas semanas.

    Dejá tu comentario