25 de mayo 2020 - 12:58

Cómo es el operativo de aislamiento de Villa Azul para evitar nuevos contagios

Como consecuencia de la detección de un foco de 53 contagios, se desplegó un trabajo articulado. Unos 300 efectivos custodian la zona y 50 promotores de salud asisten a los vecinos.

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, adelantó que se está armando un plan de asistencia alimentaria especial para los barrios populares aislados.   
El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, adelantó que se está "armando un plan de asistencia alimentaria especial para los barrios populares aislados".   
Acumar

El Gobierno nacional, bonaerense y los municipios de Quilmes y Avellaneda montaron un operativo de emergencia por 15 días en la Villa Azul para evitar nuevos contagios.

Como consecuencia de la detección de un foco de 53 contagios, se conformó el Comité de Emergencia en el lugar, integrado por los ministerios de Salud, Desarrollo de la Comunidad y Seguridad bonaerenses junto a los municipios de Quilmes y Avellaneda, legisladores y organizaciones sociales.

En ese marco, se resolvieron una serie de medidas de control del virus y la aplicación del protocolo de emergencia diseñado para este tipo de situaciones.

Casos confirmados

Sobre los 50 sospechosos del domingo 31 fueron positivos, en el casa por casa, se encontraron 100 personas con síntomas relacionados con el coronavirus y se les realizó el hisopado correspondiente.

Por otra parte, ya comenzó la entrega de módulos de alimentos por familia. Empezando por las que tienen casos confirmados. Son aproximadamente 900 viviendas con más de una familia en cada una (en algunos casos).

También comenzaron a entregarse elementos de limpieza y desinfección. Se garantiza atención de salud en los dos centros municipales de Quilmes y Avellaneda, además se dispuso ampliar con consultorios móviles de provincia y otro de Nación.

En principio se resolvió aislar completamente al barrio con control total de entradas y salidas, instalar dos centros logísticos de atención sanitaria y de distribución de alimentos y elementos de higiene para evitar la circulación de personas; ampliar los operativos de búsqueda de sintomáticos en la zona de influencia del barrio, además de detectar y aislar a la población de riesgo.

Fuentes municipales revelaron que habrá una evaluación dentro de 15 días sobre los resultados del aislamiento y que el barrio está cerrado por las fuerzas de seguridad entre las calles Lincoln, Ramón Franco, acceso sudeste y Sargento Cabral. “Nadie puede salir salvo criterio sanitario”, afirmaron.

Del operativo participan unos 300 efectivos de agentes de distintas fuerzas, con una rotación de 100 por turno. El operativo de salud consiste en identificar casos sintomáticos. En caso de detectarlo, se testean. “Todos los casos confirmados con síntomas leves van a un centro de aislamiento. Si no tiene síntomas leves van al Hospital. El objetivo es que aquellos que presentan síntomas parecidos al Covid-19 no sigan en el barrio”, afirmaron.

Además, los funcionaros públicos garantizaron que a cada vecino y vecina se les va asegure comida, elementos de limpieza, desinfección e higiene personal. Los responsables del operativo destacaron la “buena predisposición” de los vecinos y de las vecinas y el trabajo de unos 50 promotores de salud en la zona.

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, adelantó que se está "armando un plan de asistencia alimentaria especial para los barrios populares aislados".

"En el caso de Quilmes se trata de toda una población de un barrio vulnerable que tendrá que quedarse aislada durante 14 días y por eso estamos armando una asistencia alimentaria especial", señaló Arroyo en declaraciones a radio La Red.

Durante la entrevista, el ministro de Desarrollo Social admitió que desde el inicio de la pandemia del coronavirus "la pobreza en la Argentina está aumentando" y adelantó que se "está evaluando" un aumento en el monto que se deposita en la Tarjeta Alimentar debido a los incrementos de los precios de los productos alimenticios.

El viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, admitió que tras decidirse el aislamiento de Villa Azul, ubicada entre los distritos de Avellaneda y Quilmes, se estima que los contagios en ese lugar "pueden ser muchos más".

En tanto, el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, anunció que se realizará un relevamiento de personas que trabajan en actividades esenciales para "evaluar caso por caso".

En diálogo con El Destape Radio, Larroque se refirió a los positivos de Covid-19 en ese barrio popular habitado por unas 5.000 personas, de las cuales 3.000 están ubicadas en el partido de Quilmes y 2.000 en Avellaneda, y donde se tomó la decisión de cerrar sus límites durante dos semanas para "frenar este foco y no expandirlo".

"Encontramos un número alto de positivos y se tomaron medidas urgentes, y formamos un comité de crisis para intervenir con los municipios de Quilmes y Avellaneda", indicó Larroque.

"Hay muchos pasillos, hay mucha aglomeración, y eso hace que el potencial de contagio sea muy rápido y, en función de esta situación, se ha planteado cerrar la circulación hacia afuera y tratar de minimizar la circulación interna, reforzando la asistencia de todo tipo, alimentaria, y otro tipo de recursos que la gente del barrio necesite", sostuvo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar