Bergoglio le pidió a los políticos que dejen de lado "los intereses mezquinos"

Política

Luego del naufragio de un documento plural sobre la pobreza, el arzobispo porteño y cardenal primado de la Argentina, Jorge Bergoglio, criticó las "mezquinas internas" entre dirigentes y apuntó contra aquellos que buscan "abultar la caja".

En una homilía pronunciada en la Catedral Metropolitana con motivo de la Misa por la Educación y a la que asistió el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, Bergoglio lamentó que la dirigencia argentina use su poder para sus "ambiciones personales", en lugar de trabajar por el futuro de la Patria.

"A los dirigentes se nos pide testimonio. Nunca podremos enseñarle a un chico el horizonte de grandeza de la Patria, el que recibieron y el que tienen que proyectar, si usamos nuestra dirigencia como escalón de nuestras ambiciones personales, para nuestro trepar cotidiano, para nuestros mezquinos intereses, para abultar la caja o para promover los amigos que nos sostienen", advirtió Bergoglio en su mensaje.

El arzobispo señaló, incluso, que "cuando los chicos ven a que los dirigentes les dan ese testimonio de bajeza, no se animan a soñar ni a crecer", por lo que les pidió a los representantes políticos y sociales de todo el país que aporten "mucho trabajo para hacer crecer y proyectar la Patria hacia el futuro, educando con la esperanza".

"Le pido al Señor que ante esas internas mezquinas de miedo y desorientación nos sopapee con la luz de la grandeza. La grandeza de una Patria que hemos recibido hecha con trabajo, lucha, sangre, equivocaciones. ¡Pero la recibimos y no tenemos derecho a cambiarle la identidad y la orientación!", apuntó en la misa.

Precisamente, otras voces de la Iglesia apuntaron contra las mezquindades al explicar el porqué algunos referentes industriales, sociales y sindicales rechazaron firmar un crítico documento sobre la pobreza.

En otro momento de la homilía, Bergoglio lamentó que la educación sea considerada "la parienta pobre de la estructura social", al afirmar que esto ocurre por "el desgaste de los docentes, el pacto educativo roto sin el apoyo de los padres, los sueldos mal pagos y las aulas llenas más de lo necesario".

Asistieron el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, y los ministros de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, y de la Ciudad, Esteban Bullrich.

La Catedral Metropolitana fue así el escenario para el primer encuentro cara a cara entre Bergoglio y Macri tras el cruce mantenido meses atrás por la negativa del mandatario porteño a vetar fallos judiciales que autorizaban matrimonios entre personas del mismo sexo en la Ciudad.

Al finalizar la ceremonia, Macri ponderó el mensaje del cardenal Bergoglio, que "convoca al diálogo, a la construcción conjunta y al trabajo en equipo", en contraste con su visión del comportamiento del Gobierno nacional y subrayó que "ese es el lugar en el que la mayoría de los argentinos queremos estar".

Dejá tu comentario