Otra mala para Alberto: la CGT le saca el cuerpo a un acto con el peronismo

Política

Héctor Daer había planeado una convocatoria destinada a gobernadores, intendentes y referentes sociales pero la "mesa chica" la canceló.

Duró apenas un par de horas: un acto planificado por la CGT para cederle el protagonismo a Alberto Fernández junto a gobernadores y otros referentes del peronismo se convocó y desconvocó hoy en ese lapso, lo que representó otro revés para un jefe de Estado que no acierta a encarrilar la interna del Frente de Todos. El traspié mostró, sobre todo, la pérdida de respaldos al jefe de Estado en la mayor central sindical argentina.

Fue un teléfono descompuesto entre dos locaciones. Mientras Héctor Daer, desde Brasil, alimentaba la posibilidad de un acto este viernes en el salón Felipe Vallese de la CGT para conmemorar otro aniversario de la muerte de Juan Perón, una reunión local de la “mesa chica” de la organización apuraba un certificado de defunción para esa convocatoria. La deliberación ni siquiera contó con la participación de los otros dos secretarios generales que comparten con Daer la jefatura, Carlos Acuña y Pablo Moyano.

El desaire sindical al Presidente coincide con la instalación de un puente por parte de Cristina Kirchner hacia el sector más tradicional de la CGT. Como contó este diario, la expresidenta recibió a Daer en el Senado el jueves pasado en un encuentro que tuvo todos los condimentos de un sondeo preelectoral, del mismo modo que las audiencias que mantuvo con la jefa del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, Laura Richardson, y con el economista liberal Carlos Melconian. También puede inscribirse en esta misma dinámica el abrazo que le prodigó semanas atrás el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, al dirigente gastronómico Luis Barrionuevo, sobre quien hasta entonces y desde 2003 pesaba un veto inexpugnable por parte del kirchhnerismo.

Desde Brasil, donde participa de un congreso de los gremios de servicios, Daer hizo lo que se esperaba del sindicalista más cercano a Alberto Fernández y cofundador con aquel del Frente Renovador. Organizó en tiempo récord un llamado al salón principal de la CGT para ofrecerle al mandatario una de las tantas efemérides del peronismo para que mostrara una foto de unidad con gobernadores, jefes comunales, gremialistas y, acaso, referentes de los movimientos sociales castigados por Cristina de Kirchner.

Se lo pensó como una instancia de reempoderamiento del Presidente a su regreso a Buenos Aires y luego del protagonismo cobrado por su vice tras su alocución del lunes de la semana pasada en Avellaneda. Esa instancia también había tenido su costado sindical, vía convocatoria de la CTA. A diferencia del acto de Cristina, ideado para su exclusivo lucimiento, el de la CGT se preparaba con el folclore peronista de fondo y como una muestra de unidad partidaria.

En paralelo, en la sede de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) se reunió esta tarde un puñado de dirigentes de la “mesa chica” de la CGT. Junto al dueño de casa y adjunto de la central, Andrés Rodríguez, estuvieron Gerardo Martínez, líder de los constructores de Uocra, “canciller” de la CGT y uno de los pocos con acceso a Cristina de Kirchner, José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Rodolfo Daer (Alimentación), Jorge Sola (personal del seguro) y Carlos Frigerio (cerveceros). El grupo, una ampliación de los denominados “independientes” de buena relación con todos los gobiernos, reprobó la iniciativa de Daer. La excusa formal fue que la CGT ya había comprometido para ese día el auspicio de otros actos en el interior del país.

En reserva, los dirigentes admitieron que en medio de una interna convulsionada como la del Frente de Todos sonaba imprudente tomar partido por el Presidente, a quien en la CGT ven cada vez más desdibujado. Los gremialistas le achacan al jefe de Estado una inflación sin freno y la porfía en mantener al ministro de Economía, Martín Guzmán. Más aún, en momentos en que crece la figura de la vicepresidenta y parece más palpable que nunca que irá por una candidatura propia o para alguien de su entorno para el año que viene.

Temas

Dejá tu comentario