Esmeriles tempranos en el gabinete

Política

Mientras no terminaban de acallarse aún, los comentarios sobre el sobredimensionado elogio público que hizo Alberto Fernández a Hugo Moyano, que provocó malestar hasta en la CGT, explotó el viernes la cuestión de los jubilados (y las interminables colas a la intemperie, en plena exigencia de “distancia social” para evitar contagios), y que casi provocó los primeros esmeriles adelantados del Gabinete, en especial, con Alejandro Vanoli de la Anses quien hoy y mañana volverá a pasar por otras sendas pruebas de fuego. Las fuertes críticas públicas se sumaron a las que ya había recibido el Ministro Ginés Gonzalez García, de Salud, pero que en este caso se extendieron también hasta al titular de la Bancaria, Sergio Palazzo, quién hasta la semana pasada resistía la apertura de las entidades financieras, quizás el tema más reclamado hoy por hoy por las empresas, imposibilitadas ya de operar sin bancos. Lo cierto es que tanto Vanoli como Palazzo fueron el blanco de la furia presidencial y, aunque no hubo “despidos” aún, en el entorno se dice que las relaciones quedaron muy dañadas al punto que puede llegar a haber cambios, aún antes de que se supere totalmente el cuadro de la pandemia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario