Ciudad al límite, espera a mañana para medidas

Política

Gobierno porteño busca reforzar controles de cierre nocturno y apunta también a reuniones sociales no permitidas. Secundarios a la virtualidad, entre las opciones. Construcción, en debate con Provincia.

La ocupación de camas de terapia intensiva y los contagios que no bajan en forma contundente, no serían suficientes aún para que la Ciudad de Buenos Aires coordine medidas más restrictivas para frenar la circulación del coronavirus, pero, como anticipó este diario, sigue analizando un menú de opciones en ese sentido, algunas de la cuales ya tienen luz verde de Nación.

Ayer se registraron 2.752 casos nuevos de covid-19, unos cien menos que en la jornada del lunes, marcando el amesetamiento que define Fernán Quirós en cada intervención pública en la que describe la situación sanitaria. Es una meseta “elevada” en medio de un escenario más complicado que nunca desde que comenzó la epidemia en el país y con las cifras dramáticas también más altas que se registraran hasta ahora.

Si bien la presencialidad en las aulas es el principal eje para defender por parte de Horacio Rodríguez Larreta, más allá de lo que resuelva la Corte Suprema (ver nota pag.11), ya hay conversaciones para reducir la asistencia escolar, como el pase a las clases virtuales de los alumnos del nivel secundario, que suman a la movilidad en el trasporte público, tal como anticipó este diario.

Otra variante, reducir la actividad de la construcción o simplemente que los afectados a la misma sean trasladados por las empresas a sus lugares de trabajo, estaría en discusión con la provincia de Buenos Aires que no consideraría al rubro como uno de los primeros a acotar. En cambio actividades deportivas, recreativas y culturales tendrían más posibilidades de verse afectadas por un período. Se agregó también de implementar, como ocurrió en la fase 2, el año pasado, que algunos comercios puedan atender desde afuera del local, como los de indumentaria y sin probadores y sin ingresar al negocio.

Por ahora, tal como anticipó este diario, el Gobierno porteño quiere tener un promedio semanal de casos y una curva de la ocupación de las camas de terapia intensiva, un índice que cree que también va a descender. Para eso esperarán hasta mañana, cuando se realizará una nueva reunión entre el Gobierno porteño, el bonaerense y el nacional.

Por ahora hay coincidencia en reforzar el control de un lado y otro de la avenida General Paz para frenar aglomeraciones y uso del transporte en trenes, colectivos y subterráneos.

La necesidad de que los casos de contagios bajen para evitar el colapso del sistema de salud, es otra coincidencia tripartita.

“Si hay que aumentar las medidas, vamos a proponer aumentarlas, siempre eligiendo aquellas sobre las que tengamos la seguridad que tengan el impacto sanitario que buscamos”, dijo ayer Quirós. El ministro al igual que su par de Educación, Soledad Acuña, ya habla de la protección de la presencialidad en las escuelas para los niños más pequeños.

Para Quirós, de todos modos, “hay alguna sospecha y datos preliminares” que muestran que están empezando a bajar los contagios.

“Acá estamos frente a una catástrofe mundial, regional, argentina y porteña”, exclamó el ministro, ayer al brindar su habitual informe sanitario.

“Viendo la curva de casos en la Ciudad podemos imaginar lo que va a ocurrir en los próximos días. Llevamos más de 14 días con la curva que ha dejado de crecer, se ha estabilizado estos días e incluso hay un leve descenso de los casos”, explicó Quirós. Dijo que “seguramente, en los próximos 7 a 10 días veremos cierto grado de estabilidad en la mortalidad, pero es imposible ver cómo va a seguir la curva” y que “las medidas que estamos proponiendo y ejecutando buscan bajar la curva de casos”.Ayer se registraron 25.495 casos en el país, de los cuales 2.752 correspondieron a residentes de la Ciudad de Buenos Aires, mientras se notificó un alto número de fallecidos en la jornada, 516 en todo el territorio, 50 en el distrito porteño.

Dejá tu comentario