Larreta-Kicillof, en previa de anuncio de más cuarentena que define ahora Alberto Fernández

Política

El Presidente ayer reforzó el pedido de "responsabilidad social" para mantener comercios, industrias y otras actividades en funcionamiento.

Horacio Rodríguez Larreta fue anfitrión ayer de la previa a los anuncios de cómo sigue el aislamiento obligatorio a partir del lunes. Axel Kicillof fue recibido en la sede del Gobierno porteño de la calle Uspallata, en el barrio de Parque Patricios, para analizar junto con el jefe de Gobierno los números de la epidemia con el alerta puesta en la cantidad de fallecidos por covid-19 en los últimos días (10 por hora, el martes). Se repitió el rito de cada fase de cuarentena en una reunión de dos horas en la que el Larreta y el gobernador bonaerense intentaron acordar criterios para llevar a Olivos a Alberto Fernández.

El Presidente, ayer tras el anuncio de la fabricación en la provincia de Buenos Aires de una vacuna contra el coronavirus, definió algo la realidad del aislamiento actual en el Area Metropolitana: “Me sorprende que me sigan hablando de cuarentena”, dijo Alberto para referirse a la cantidad de negocios abiertos, industrias funcionando y transeúntes en las distintas geografías. Apeló entonces a la “responsabilidad social” para seguir peleando contra la pandemia. Ese es el punto que más preocupa de un lado y otro de la avenida General Paz, que requieren un refuerzo de controles.

“Hasta aquí la ciencia médica no encuentra otra solución que aislarse. Discutiendo la solución que los médicos proponen, yo no lo quiero hacer. Por favor entiendan el riesgo que estamos corriendo, que es igual en el Gran Buenos Aires que en la Ciudad. Los convoco una vez más a la prudencia de cuidarse...”, agregó el Presidente, anticipando su postura para el nuevo ciclo que comenzará el lunes.

Los criterios los gobernantes los vinieron manifestando durante la semana con la idea de Kicillof o sus funcionarios de reconocer la gravedad del momento, tanto por el elevado número de contagio como de fallecimientos, mientras que la Ciudad lleva una posición de más optimismo y la decisión de continuar abriendo actividades económicas y recreativas. Sin embargo Larreta no podrá desarrollar por completo la segunda etapa de su Plan Integral de Puesta en marcha de la Ciudad, tal como viene anticipando este diario. Principalmente no habría acuerdo para permitir que los locales de gastronomía habiliten mesas en la calle para que los clientes consuman allí, aún sin servicio de mesa.

La elección de las aperturas o habilitaciones contempla que se eviten aglomeraciones o gran movilidad de personas. Pero, de todos modos, Larreta insiste con permitir el funcionamiento de los locales de indumentaria que se concentran en el barrio de Once -uno de los más afectados por contagios de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires- y de la avenida Avellaneda en el barrio de Flores con abundancia de negocios mayoristas y minoristas también de indumentaria.

El inconveniente que ven en la Ciudad es que hay comercios que abrieron de hecho o lo están haciendo en forma disimulada con lo cual, al permitir abrir, se estaría formalizando una situación que ya existe.

Los deportes individuales como remo o golf también estarían permitidos con sus respectivos protocolos y se quitaría la obligación de salir a correr de acuerdo al número de documento de identidad, “blanqueando” lo que también ocurre de hecho en la Ciudad.

Los argumentos porteños para defender la posición de “abrir un poquito más” las actividades, en parte los brindó ayer por la mañana el ministro de Salud, Fernán Quirós.

Quirós indicó que “al día de hoy (por ayer) hemos confirmado 72.364 casos totales, con 24.820 altas institucionales, fallecieron 1.619 personas, lo que hace una letalidad del 2,2%”.

Explicó entonces que “el número de casos de la Ciudad de Buenos Aires es relativamente estable, con semanas que sube un poco y semanas que baja un poco. Estamos en un número de casos alto”.

El ministro señaló que en toda la Ciudad “hemos realizado 283.847 test, el 64% de ellos fueron realizados a ciudadanos porteños, la tasa de positividad es del 42%”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario