Congreso: intento menemista de frenar control duhaldista

Política

El menemismo trasladará hoy la guerra con Eduardo Duhalde al Congreso Nacional. El subloque que se reporta en Don Torcuato tratará de golpear donde más le duele al duhaldismo: intentará boicotear la coronación de Eduardo Camaño en la presidencia de Diputados, a partir del 10 de diciembre.

Delante de sus íntimos, Carlos Menem bendijo la vendetta parlamentaria contra su adversario doméstico, a pocos minutos de conocer el desenlace del Congreso partidario, convocado por el ex gobernador.

«Montado en el resentimiento, este hombre, que fue responsable de la derrota del '99, nos está llevando directamente a la fractura del peronismo»,
bramó el cautivo de la quinta de Armando Gostanian, flanqueado por Adrián Menem. En las próximas horas, el ex presidente terminará de dar instrucciones a sus huestes, y es posible que convoque a sus seguidores hasta la prisión domiciliaria para arengarlos personalmente. Los nuevos diputados y senadores están convencidos de que los pronósticos de tormenta y de ruptura en los bloques PJ son más que sensatos.

Se da por descontado que desde el menemismo se respetará la continuidad del cordobés Humberto Roggero en la cúpula de la bancada (por supuesto, sin pensar en la posibilidad de que haya divorcio). A cambio, se impulsará a uno de los propios para secundarlo, cargo para el cual está en carrera el pampeano Manuel Baladrón, que acaba de conseguir la reelección. Baladrón y el sanjuanino Jorge Escobar han quedado comisionados para armar los acuerdos domésticos necesarios.

Campaña

Mañana, los diputados leales al riojano harán campaña entre colegas del Frente Federal para sumarlos a la cruzada antibonaerense. No será sencilla la operación, aunque los menemistas, por su correspondencia territorial, militan mayoritariamente en ese grupo del federalismo profundo.

Los 11 mandatarios de las denominadas provincias
«chicas» se comprometieron a apoyar a Camaño, siempre y cuando el duhaldo-ruckaufismo acompañara la decisión de nominar un peronista en la presidencia provisional del Senado, virtual vice de la Nación.

A pesar de que se había cortado solo al principio con el discurso de que esa silla debía entregarse al oficialismo, Duhalde terminó de avalar la decisión mayoritaria del bloque PJ de la Cámara alta, el jueves pasado. Obviamente, el mejor argumento para mudar de opinión fue que el ascenso del quilmeño
Camaño estaba en la cuerda floja.

Ahora, con los menemistas poniendo en peligro otra vez la promoción, el panorama cambia diametralmente. Aun cuando los federales no se acoplen a la embestida contra Camaño, los 15 incondicionales de Menem serán suficientes para amenazar los votos que necesita el bonaerense. En esas condiciones, no resultará satisfactorio levantar 101 manos del resto de la bancada frente al radical Horacio Pernasetti, si a este último lo empujan como alternativa a Camaño la UCR, el Frepaso, 28 provinciales y cavallistas, además del subloque menemista. Sin contar al ARI, el Polo Social y los izquierdistas de Zamora y de IU, Pernasetti arañaría 130 sufragios sobre 257 miembros.

Menem
pasó lista de memoria y descuenta que seguirán sus instrucciones el porteño Daniel Scioli, el correntino Rubén Pruyas, el jujeño Carlos Snopek, la entrerriana Teresa Ferrari de Grand, la santafesina María del Carmen Alarcón, los pampeanos Baladrón y Marta Osorio, los riojanos Ricardo Quintela, Griselda Herrera y Adrián Menem, la salteña María Lelia Chaya, la tucumana Olijela del Valle Rivas, la cordobesa Martha Alarcia, el santiagueño José «Pepe» Figueroa y Escobar.

Dentro de 24 horas, deliberarán los senadores electos -incluido el cacique de Lomas de Zamora-y comenzará a definirse el enigma de la jefatura del bloque y, especialmente, el nombre del sucesor del radical Mario Losada en la presidencia alterna del cuerpo.

Ramón Puerta
es el número puesto y cuenta con la venia de 22 de los 41 senadores entrantes para asumir la vicepresidencia. Pero, teniendo en cuenta que Duhalde pateó el tablero el sábado, podría suceder que los senadores del llamado grupo BaPro (el riojano Jorge Yoma, el rionegrino Miguel Pichetto, el mendocino Jorge Pardal, el chaqueño Jorge Capitanich y una decena de legisladores más) resolvieran acordar con la UCR -según la posición original del duhaldismo-para ceder la silla y desairar a Puerta y compañía.

Felicitación

El menemismo, que forma parte del Frente Federal, jugará sus cartas en secreto esta misma tarde cuando comience la habitual ronda semanal. Eduardo Menem será una figura fundamental en la estrategia del cuarteto de senadores entrantes que acompañan al ex presidente, su comprovinciana Ada Maza y los correntinos Angel Pardo y la «tatista» Isabel Viudez. Un dato fundamental es que Puerta en persona felicitó al dúo litoraleño que ganó las elecciones correntinas el 14 de octubre, muy a pesar de Duhalde, quien apoyaba la «entente» radical-duhaldista-liberal contra Raúl Romero Feris.

Dejá tu comentario