Cristina hizo una fuerte defensa del modelo económico ante la Asamblea Legislativa

Política

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner dejó inaugurado ayer el 126 período de sesiones ordinarias del Congreso Nacional, donde formuló los cuatro principales ejes de su gestión, a la vez que realizó varios anuncios vinculados a infraestructura, economía, salud, educación, ciencia y tecnología.

Durante más de una hora y cuarto de discurso, en el que no contó con ningún apoyo escrito, la Presidenta ratificó la continuidad de "un modelo de acumulación con inclusión social" y anticipó que uno de los desafíos de su gestión será bajar el índice de pobreza "a un dígito" y "llevar al 5 por ciento" la desocupación.

Los cuatro ejes centrales en los que basó su discurso estuvieron vinculados a la economía, la infraestructura, la salud y la ciencia y tecnología, en el marco del Acuerdo del Bicentenario que la Presidenta propuso para construir una Argentina para todos.

Tras afirmar que por primera vez en 100 años la Argentina tuvo cinco años de crecimiento económico interrumpido, la Presidenta anunció una serie de planes entre los que mencionó un programa impulsado por el Banco Nación con créditos accesibles para pymes, con respaldo de las reservas del Banco Central.

También, anunció un Plan de Intervención Estatal en todo el territorio en obras de infraestructura; un Plan de Finalización de la escuela primaria y secundaria; un programa de Cardiopatías Congénitas Infantiles.

Entre otras medidas, Fernández de Kirchner anticipó el lanzamiento de un plan de Sanidad Escolar y una ley para instituir la oralidad de los recursos en el ámbito de la Justicia, así como la ampliación de la recompensa para encontrar a los acusados de delitos de lesa humanidad.

El discurso de la primera mandataria fue aplaudido en más de 36 oportunidades por funcionarios, gobernadores, intendentes, representantes sindicales, así como de legisladores de diferentes extracciones políticas, que también elogió parte de su discurso sobre todo en los aspectos vinculados a la educación.

Se trata de la primer discurso de la Presidenta ante la Asamblea Legislativa que comenzó pasadas las 12,15 y concluyó cerca de las 13,30, que contó con la presencia de la mayoría de los legisladores, incluso de las bancadas de la oposición que aplaudieron varios párrafos de su mensaje.

La Presidenta fue recibida en la puerta principal del Congreso por una comisión de bienvenida integrada por diputados y senadores, tras lo cual firmó el libro de Honor de ambas cámaras y caminó hasta el recinto, donde fue recibida con una lluvia de papelitos de respaldo a su gestión.

"Argentina sigue creciendo. Gracias a vos y a Cristina", rezaba uno de los papelitos arrojados al recinto que firmaban "Los Angeles de Cristina", que fueron lanzados junto a otros que le daban la bienvenida y que llamaban a profundizar el cambio, elaborado por la Mesa Gremial Legislativa de Compromiso K.

En su mensaje, la Presidenta exhortó a los bancos privados "a reorientar sus créditos" y definió como uno de los "pilares básicos" del modelo económico a los superávits gemelos fiscal y comercial, a la vez que valoró el "proceso de desendeudamiento" iniciado en la gestión del ex presidente Néstor Kirchner.

Otro pasaje importante de su discurso fue la ratificación de la alianza con Brasil y puso de relieve además la relación con Venezuela, al sostener que "no se trata de simpatías personales o amiguismos políticos" sino que la incorporación de ese país al Mercosur es clave "para cerrar la ecuación energética".

De hecho, Fernández de Kirchner vinculó la solución de la cuestión energética al Acuerdo Regional en esa materia y consideró que no se trata de un problema de la Argentina "sino del mundo y de la región", tras rechazar los pronósticos negativos que auguraban inconvenientes energéticos.

Casi al final de su discurso, la Presidenta hizo referencia a la soberanía sobre las Islas Malvinas y realizó un llamado al Reino Unido para que permita la llegada de familiares de los soldados caídos en la guerra al archipiélago para la inauguración de un monumento en su memoria.


Finalmente, Fernández de Kirchner aseguró haber puesto "lo mejor" en estos casi tres meses de gestión y manifestó su confianza en que la sociedad está cambiando, a la vez que puso de relieve la labor del Parlamento que, dijo, "debatió y seguirá discutiendo" cada una de las iniciativas "como lo ha venido haciendo hasta ahora".

Dejá tu comentario