Curioso freezer a ley de economía del conocimiento

Política

Después de meses de indefiniciones y frenos a beneficios de una ley sancionada con amplia mayoría el año pasado, un nuevo proyecto enviado por el Gobierno del Frente de Todos y un dictamen logrado en Diputados días atrás, la renovada iniciativa de Economía del Conocimiento se encuentra frenada en la Cámara baja debido a tensiones y dudas dentro del propio oficialismo.

“Es necesario tenerla lo antes posible. Hay oportunidades de crecimiento aun en pandemia, y hay empresas en este momento que han podido contratar gente”, señaló el 19 de mayo pasado el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, durante un plenario de las comisiones de Comunicaciones, y de Presupuesto y Hacienda de Diputados, donde el kirchnerismo logró un dictamen consensuado con la oposición macrista -comandada por la radical Karina Banfi- y bancadas minoritarias. Es decir, amplio acuerdo.

Desde el sector, que creció en los últimos años y que ahora aparece ávido de respuestas sobre el futuro para conocer la posibilidades de invertir y apostar en el país, esperan que el Gobierno cumpla con la palabra de Kulfas en esa comisión para que la ley avance. Sin embargo, un ramillete de tironeos en el propio oficialismo sobre los beneficios del texto a tratar son vistos de cerca por el cristinismo.

Desde el bloque K en Diputados aseguraron a Ámbito que “la ley está bien en cuanto a lo parlamentario”, y que la demora apunta a “revisiones que el Ejecutivo está realizando para ampliar beneficios”. En tanto, desde la oposición macrista dejaron claro que en el interbloque “no hay fisuras” y que están “para votar” el despacho acordado en mayo pasado.

Dudas

Durante el debate en comisión dos legisladores radicales, como Petri (Mendoza) y Luis Pastori (Misiones), realizaron advertencias sobre ciertas pérdidas que habrá en el régimen en comparación con la ley sancionada por el Congreso el año pasado. En particular, apuntaron -al igual que un sector del PRO- a la estabilidad fiscal. Kulfas pidió no mirar tanto ese tema como el corazón de la iniciativa, sino dar “señales claras para la inversión, aprovechando el alto recurso humano calificado” del sector.

En las últimas horas, jerarcas del oficialismo y la oposición descartaron sesionar esta semana y esperan hacerlo la próxima. Nadie se aventura a dar por hecha la aprobación “tal como está” del dictamen de economía del conocimiento, y se espera el nuevo “impuesto a los ricos”. “Cuando llegue, se saca en 48 horas”, reconoció un experimentado legislador del Frente de Todos a este diario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario