De la servilleta a los cuadernos

Política

Referente de la Justicia Federal, en los últimos años había mantenido un duro enfrentamiento con la actual vicepresidenta. Ícono de Comodoro Py, el magistrado había iniciado su carrera en la política de la mano de Carlos Corach.

Referente de los Tribunales Federales de Comodoro Py, y a cargo del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 11 desde 1994, Claudio Bonadio será recordado como uno de los jueces más polémicos en la historia argentina, acumulando decenas de denuncias en su contra presentadas ante el Consejo de la Magistratura por “mal desempeño”, “malos tratos” y “discriminación”; y en la Justicia Penal, por “enriquecimiento ilícito” y “encubrimiento de una red narco”, entre otras.

Recibido de abogado en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1988, el magistrado tuvo su paso por la administración pública en la década de los noventa, cuando fue asesor de Carlos Corach (entonces ministro del Interior de Carlos Menem) y luego su subsecretario de Asuntos Legales.

En 1993, fue nombrado juez federal a cargo del Juzgado Federal de Morón por el entonces presidente Carlos Menem, con acuerdo del Senado. Durante la presidencia del riojano comenzó a acumular denuncias por “cajonear” causas contra exfuncionarios y amigos del poder.

En 1996, el ministro de Economía Domingo Cavallo relató, tras renunciar a su cargo, que su ex par en el gabinete Carlos Corach había anotado en una servilleta los nombres de los jueces federales que respondían al Presidente, entre los cuales figuraba el de Bonadio.

Cavallo afirmó que vio y escuchó cómo Corach le pedía a Bonadio que archivara una causa suya por presunto enriquecimiento ilícito. En la mencionada servilleta se nombraban a una cantidad de jueces preparados para actuar según las órdenes y necesidades políticas de Menem; además de Bonadio también figuraban otros jueces como Jorge Ballestero y Rodolfo Canicoba Corral.

La expresión “La servilleta de Corach” se hizo famosa en la década del noventa y pintó de cuerpo entero el entramado entre el Poder Judicial y el poder político.

Otro hecho polémico lo involucró en 2001, cuando junto con un amigo descendía de su vehículo en Villa Martelli dos jóvenes que, se presume, pretendían robarle, los encañonaron y, al parecer por un movimiento instintivo del acompañante, uno de ellos le disparó con una pistola 9 mm hiriéndolo de gravedad. Bonadio soltó entonces las botellas que llevaba en la mano, desenfundó un arma, y disparó contra los dos delincuentes, que murieron poco después.

En los últimos años Claudio Bonadio mantuvo un duro enfrentamiento con Cristina de Kirchner, a quien había procesado con prisión preventiva en varias causas por presuntos hechos de corrupción.

Según la defensa de Cristina, Bonadio incurrió en irregularidades cuando ordenó a la Policía Metropolitana de Buenos Aires un allanamiento en la sede de Hotesur, el 20 de noviembre de 2014. Dicha fuerza no tiene jurisdicción en el territorio en el que actuó.

A los pocos meses, fue apartado de la causa porque “violó el derecho a la defensa en juicio” de Romina Mercado y Lázaro Báez, y actuó con “parcialidad” al no permitir a los peritos de las partes revisar documentación secuestrada.

En su rol como juez federal, instruyó también en otras causas relevantes que involucraron a la expresidenta, tales como la denuncia de Nisman por el Memorando con Irán, la cuestionda dólar futuro, o la primera parte del encubrimiento del ataque a la AMIA y la tragedia de Once.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario