30 de abril 2008 - 00:00

Después de 7 meses Alberto Fernández regresó al Senado y valoró el diálogo con el campo

Alberto Fernández
Alberto Fernández
El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, vivió su jornada más complicada en los cinco años que lleva en la administración kirchnerista, cuando luego de encabezar una agotadora negociación con las entidades del campo, concurrió al Senado a brindar su informe de gestión.

El prolongado conflicto con el agro -por el cual la semana pasada suspendió la presentación de este informe- estuvo a punto de frustar de nuevo su visita al Senado, al que no concurría desde hace 7 meses, pero decidió ir para anunciar que el Gobierno está "recuperando poco a poco el diálogo con el campo".

Ya desde la víspera circularon diversos rumores sobre la concreción o no de esta sesión, y mismo hubo anuncios y desmentidas que tuvieron en vilo a los senadores, tanto los oficialistas como de la oposición.

Al comenzar la sesión a media tarde -mientras Fernández seguía reunido con los dirigentes del agro- el oficialismo impuso un cuarto intermedio "sin límite de tiempo" a la espera del funcionario.

La idea del kirchnerismo era en principio que el jefe de Gabinete ofreciera un resumen de su informe y continuar la semana próxima, pero la oposición se oponía a este mecanismo.

El jefe de la bancada radical fue el más filoso al respecto, al indicar: "no sabemos si Fernández va a seguir siendo el jefe de Gabinete la semana próxima".

De todos modos, en otro de los tantos cambios que hubo durante la jornada, Fernández decidió dar el informe en su totalidad, por lo que habló los 40 minutos que le otorga el reglamento tras lo cual comenzaron a exponer los senadores de las distintas bancadas.

Si bien los legisladores habían enviado a la Jefatura de Gabinete más de 300 preguntas de muy diversa índole, Fernández se refirió únicamente al tema del conflicto con el campo.

El funcionario comenzó a brindar su informe de gestión ante el Senado con cinco horas y media de atraso, poco después de terminar el diálogo con los ruralistas.

Fernández empezó pidiendo disculpas por la demora, explicando que con el campo se vive "una difícil situación" y asegurando que esto "es lo que pasa cuando se plantea desde el Gobierno cambiar la distribución del ingreso".

"Al campo le fue muy bien, tenemos record de cosecha de granos, más de 95 millones de granos", puntualizó Fernández.

Sobre el paro agropecuario, dijo que no creía "que el campo lo hiciera para dejar sin alimentos a los argentinos", pero sostuvo que "algunos usan este conflicto para aprovecharlo políticamente de modo engañoso".

Agregó que las diferencias se solucionan con "una buena dosis de civilidad, y eso no se logra cortando rutas, anegando pueblos o desabasteciendo ciudades".

El funcionario dijo que existe un problema que no es sólo nacional sino mundial por la fuerte demanda de alimentos de grandes mercados emergentes, como China e India, a lo que se suma el uso de biodiesel como combustible.

Indicó que hasta hace unos años el trigo y el maíz abarcaba el 70 por ciento de la producción, y la soja el 30 restante, en tanto ahora se divide en mitades.

Fernández hizo notar que "el 95 por ciento de la soja se exporta", y que no es un alimento que integra la dieta de los argentinos, con lo cual "estamos alimentando el mundo y no a nuestra gente".

Remarcó que por este varios países están prohibiendo la exportación de algunos tipos de alimentos, por lo que criticó a quienes "se rasgan las vestiduras" cuando el Gobierno suspende algunas exportaciones.

Sobre la aplicación de retenciones, la defendió diciendo que eso permite, entre otras medidas "contener el precio de los combustibles", en particular el del gasoil, que es usado por el campo.

Resumió otras medidas tomadas a favor de los productores, como el anunciado subsidio de los fletes para los que están a más de 450 kilómetros de los puertos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar