Diplomacia “cabaret”: Faurie encara motín de embajadores

Política

• TENSIÓN EN EL MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES ANTE DE LA CUMBRE DEL G-20 EN BUENOS AIRES
Diego Guelar, a cargo de la representación del país en China, reclamó al Ministerio de Relaciones Exteriores unificar y potenciar la política de exportación. Apercibimiento del canciller y pedido de mediación a Macri.

Jorge Faurie tuvo que salir a desactivar un motín de los embajadores argentinos en el exterior a partir de un duro cruce de cables diplomáticos con Diego Guelar, encargado de la representación del país en China y hombre de máxima confianza de Mauricio Macri. Las comunicaciones oficiales, a las que tuvo acceso exclusivo Ámbito Financiero, se produjeron a partir del reclamo explícito de Guelar al Ministerio de Relaciones Exteriores para unificar y potenciar el mercado de exportaciones de las pymes argentinas.

"Tengo que confesar mi propia confusión: en el Estado nacional argentino existen, como mínimo, cuatro secretarías de Estado que se ocupan del área de Comercio Exterior", es parte del reclamo inicial del embajador argentino en China. En el cable diplomático enviado el viernes pasado, Guelar además se queja de que "Argentina exporta actualmente, en valores constantes, menos que hace 10 años. En ese lapso, han disminuido el número de exportadores y se han concentrado los rubros exportables en un reducido grupo de commodities insuficientes para alcanzar el superávit que desesperadamente necesitamos". El embajador urge a la Cancillería a que subsane la dispersión de la responsabilidad comercial externa que actualmente se reparte a través de la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales (en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto), la Secretaría de Mercados Internacionales (en la Secretaría de Gobierno de Agroindustria), la Secretaría de Comercio Exterior (en el Ministerio de Producción y Trabajo) y la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (dependiente del Ministerio de Producción y Trabajo).

Pero el pasaje más delicado del cable diplomático de Guelar se concentra en pedido a las demás embajadas para que canalicen sus reclamos. "Nos consta que otras representaciones diplomáticas argentinas han instrumentado propuestas similares. El Servicio Exterior argentino PUEDE Y DEBE trabajar para ayudar a subsanar la grave crisis que tenemos en el sector externo (como coyuntura y como crisis estructural). Finalmente, a las Representaciones en copia (Brasil, EE.UU., Rusia, Unión Europea, Japón, Chile, Colombia, México, Inglaterra, España, Francia, Alemania, Italia, Argelia, Egipto, Israel, Malasia, Indonesia, India, Australia, Sudáfrica) les solicito que no se limiten a la mera notificación de este texto, sino a expresar sus opiniones sobre esta materia".

Define el Presidente

La respuesta de Faurie a Guelar fue tajante y el canciller redobló la apuesta en su cable diplomático destinado a la Embajada en China. "La estructura del Gobierno Argentino en materia de comercio exterior ha sido definida por el Presidente de la Nación y la Jefatura de Gabinete de Ministros", le aclara el ministro. Y además le enrostra a Guelar el déficit comercial del país con el gigante asiático: "Actualmente tenemos uno de los mayores déficits comerciales que registra nuestro país y con el que procuramos acortar ese diferencial en base al incremento posible de nuestras exportaciones, procurando hacer foco en aquellas de mayor valor agregado".

La comunicación de Faurie cierra con una especie de apercibimiento a Guelar por extra limitarse en sus funciones al instar a los demás embajadores a canalizar sus quejas por la falta de medidas para facilitar y potenciar el comercio exterior. "Finalmente, creo oportuno recordar a V.E. (Vuestra Excelencia) que los llamamientos para que diferentes representaciones se manifiesten en relación con las opiniones vertidas desde esa ECHIN (Embajada en China) son cometido que corresponde a esta Superioridad, si así se entendiera necesario, toda vez que se tiene claro que los lectores de las áreas y Misiones de destino tienen suficiente trayectoria y responsabilidad para manifestarse cuando así lo crean conveniente".

Pero a pesar del apercibimiento del Canciller, el embajador en China redobla la apuesta y en otro cable diplomático le pide que informe sobre este intercambio epistolar a Mauricio Macri, a Marcos Peña y a Fulvio Pompeo. Sin embargo, Guelar admite haberse extralimitado en sus funciones y pide disculpas al reconocer que "no es de mi competencia indicar a colegas de otras Representaciones cuando deben manifestar sus opiniones, siendo tal potestad un resorte exclusivo del Sr. Ministro o de las áreas competentes de ese Ministerio".

El cable de Guelar abrió una vía para que distintas embajadas argentinas en el exterior, entre ellas la francesa, también expresaran su malestar. Este principio de motín diplomático contra Faurie empezó con el anuncio de cerrar embajadas, consulados y representaciones en el extranjero como parte del programa de reducción del gasto público para cumplir con la meta de déficit cero asumida ante el Fondo Monetario Internacional. El primer cruce con el canciller se había producido durante el festejo del Día del Diplomático, la semana pasada, donde el presidente de la Asociación del Cuerpo Permanente del Servicio Exterior de la Nación (APSEN), Eduardo Mallea, cuestionó la posibilidad de que se cierren sedes diplomáticas y consideró que la medida obedece a una "visión miope y cortoplacista".

Dejá tu comentario