Diputados: se trabó sesión mixta tras embrollo en prueba de votación virtual y trifulca

Política

Opositores cruzaron al titular de la Cámara baja por el apuro y el pase de facturas ante errores de conexión. También, por la falta de capacitación.

La más que llamativa celebración que en los últimos días pincelaron voceros extraoficiales con respecto a la reactivación de los recintos del Congreso, a través de la promocionada vía virtual -quedó en el pasado la discusión de trabajo presencial o implementación de nuevos mecanismos a través de un cambio de reglamento, que es lo que tendría que haberse realizado bajo un razonamiento básico-, se pinchó durante la tarde de ayer en Diputados, tras el embrollo ocurrido durante un simulacro de votación que obligó a posponer la sesión “mixta” pensada para hoy.

Al término de la fallida experiencia, que se realizó a minutos de haber concretado la capacitación a legisladores de la Ley Micaela -perspectiva de género-, y en medio de acusaciones cruzadas entre oficialismo y oposición, el presidente de Diputados, Sergio Massa, comandó una nueva reunión de Labor Parlamentaria con los jefes de bloque para sellar un intento de sesión mixta para pasado mañana.

El encuentro del sábado es parte de la carrera que Diputados tiene con el Senado, que fijó una sesión virtual para el miércoles próximo y temario definido. En la Cámara alta ni siquiera se discutieron los protocolos, ya que la propuesta de Cristina de Kirchner fue impuesta a una oposición que se quejó primero y luego olvidó sus reclamos, tras concesiones descremadas. Por caso, allí no habrá jefes de bloque, y sólo en caso de necesidad por reemplazo, la presidente podría ser suplantada por la titular provisional, la ultra K Claudia Ledesma Abdala; o el vice del cuerpo, el radical Martín Lousteau.

Massa detalló anoche, postsimulacro, que más de 200 diputados pudieron conectarse al sistema de identificación para participar de las reuniones mixtas en la Cámara baja -jefes de bloque y representación mínima de bancadas en recinto, es decir, cerca de 40 personas; el resto, en modo virtual-, y que en la trastocada prueba de votación hubo problemas con la identificación de varios legisladores, que corre por un mecanismo de red privada.

El titular de Diputados resaltó también la capacitación que se hará entre hoy y mañana para solucionar desbarajustes, declaraciones que fueron tomadas por varios legisladores como una búsqueda de culpables. Durante una breve conferencia, el tigrense primero se mostró conforme con lo ocurrido; luego, ofuscado. A todo esto se suman los problemas entre oficialismo y oposición para consensuar temario de cara a la eventual sesión del sábado, según indicaron desde varios despachos a Ámbito Financiero.

Una de las legisladoras más buscadas en las últimas semanas por su conocimiento de protocolos y modernización fue la radical Dolores Martínez. “A nosotros nos parecía importante darle tiempo a todos los diputados para que pudieran familiarizarse y no llegar ajustados, para lograr un uso efectivo. Claramente, son sistemas nuevos que hay que aprenderlos y era necesario tomarse unos días más para que las cosas salgan mejor. Vamos a esperar y a estar atentos para que se pueda llevar adelante la sesión con este sistema remoto”, señaló a este diario.

Las ganas de vivir

Durante el intento de votación, Massa realizó varias pruebas para “estresar” el sistema con el fin de recopilar material técnico y encontrar errores. Quien debió responder su voluntad a viva voz fue el radical Ricardo Buryaile. Al trabarse los entendimientos, el tigrense le consultó sobre “las ganas de vivir”. Contestó de manera afirmativa.

La batalla técnica tiene por delante errores varios y dudas sobre el protocolo de contención en caso de desconexión total del sistema. Desde el entorno de Massa juraron a este diario que nunca ocurrió eso ayer antes de comenzar la capacitación sobre la Ley Micaela.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario