El PJ sólo existe ya para peleas internas

Política

Todavía no se presentó la candidatura de Cristina Fernández a la presidencia y el peronismo ya parece estar a punto de estallar en pedazos. Mientras desde el kirchnerismo confirmaron la convocatoria al Congreso del PJ para la primera semana de agosto, donde se buscará dotar a la postulación de la primera dama con mística peronista, desde los sectores rebeldes amenazan con boicotear ese encuentro en caso de un lanzamiento unilateral de la senadora.

El lavagnista Eduardo Camaño, quien preside el máximo órgano del PJ, acusó ayer a Néstor Kirchner de querer «avasallar» al partido y advirtió que el congreso del justicialismo no puede designar a Cristina de Kirchner como su candidata presidencial para los comicios de octubre.

El diputado del PJ rebelde afirmó que las candidaturas en el peronismo deben dirimirse en elecciones internas y admitió que, en todo caso, el congreso de agosto puede habilitar a varias fórmulas a presentarse a elecciones, como ocurrió en 2003, con el sistema de los denominados neolemas. «Estoy totalmente en desacuerdo con que el PJ haga ese tipo de cosas. Significaría un avasallamiento a la independencia que tiene el afiliado de llegar a votar a sus candidatos», remarcó Camaño.

En declaraciones radiales, el dirigente bonaerense adelantó que si el kirchnerismo quiere imponer la candidatura de la primera dama -que ya fue anunciada desde el gobierno como un hecho consumado- no presidirá el congreso del PJ, que sería convocado para el mes próximo. El diputado, quien alienta la candidatura de Roberto Lavagna, se quejó de que el Presidente «pretende que el PJ sea uno de los partiditos que acompañen al Frente para la Victoria, tratándolo como un partido menor». Y agregó: «No le interesa el PJ, le interesa con una sola función, la electoral. Este va a ser el gran debate del Congreso», adelantó Camaño.

Aunque el diputado lavagnista se ubica dentro del PJ antikirchnerista que pretende la normalización del partido, Camaño también fustigó con dureza a otro peronista rebelde, Ramón Puerta, quien había identificado a Lavagna como candidato presidencial por el radicalismo. «El señor Puerta trata de ponerlo a Lavagna como radical. Tengo 45 años de militante del peronismo y le pido un poco de respeto. Que mantenga un poco de silencio porque su boca es más rápida que su cerebro», disparó Camaño.

Mañana, el peronismo disidente celebrará en San Luis una cumbre promovida por los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, Puerta y Miguel Toma. Aunque por consejo de Eduardo Duhalde no saldrá de allí ninguna fórmula presidencial -el ex presidente considera imposible vencer a los Kirchner en octubre y prefiere ahorrar fuerzas para después de las elecciones-, el PJ díscolo exhortará a formar un frente peronista opositor y realizará un conteo informal de los congresales con los que contará en la reunión de agosto, que será convocada por el interventor kirchnerista Ramón Ruiz.

Ayer se confirmaron las presencias de Carlos Menem, del gobernador neuquino Jorge Sobisch, también candidato presidencial, y del jefe de la UCeDé, Jorge Pereyra de Olazábal. «El motivo es encontrarnos para cambiar ideas y proyectar un futuro opositor convergente, con ideas fuerza divergentes a las que propone el actual gobierno. Como partido nacional, la UCeDé debe estar presente en toda reunión nacional que proponga un frente opositor posible y dispuesto a firmar un Pacto de La Moncloa», fue la arenga del ingeniero ucedeísta. Otro que se sumó a la polémica fue el candidato a gobernador bonaerense Francisco de Narváez: «En cuanto al peronismo, el gobierno demora todo lo que puede su normalización porque así como está le es muy funcional a sus pretensiones hegemónicas. El problema es que esta desarticulación provocada influye negativamente en la solidez del sistema democrático».

Dejá tu comentario