Elude Moyano cumbre que podría pedir su cabeza

Política

No se esfumaron la desconfianza ni el recelo. Se mirande reojo y nunca falta el reproche por el pasado reciente. Pero, pragmáticos, encajonan sus diferencias cuando, como una revelación, aparece un objetivo puntual: recuperar el dominio de la CGT.

Los miembros del club anti-Moyano que se citaron la semana pasada en la sede de UOCRA se enfrascan por estas horas en un ejercicio minucioso: calcular con cuántos delegados propios contarían y cuántos acumularía el camionero en un eventual congreso de la CGT.

Ese «poroteo» es, por ahora, una operación ficcional. Salvo Luis Barrionuevo, ninguno de los otros complotados contra Moyano considera oportuno apurar la convocatoria a un congreso de delegados para elegir una nueva jefatura y una nueva cúpula de la central obrera.

En ese juego de cálculos en el aire, los antimoyanistas afirman que si se convocara a una cumbre gremial, tendrían número suficiente para desplazar al camionero. Enfrente, claro, dicen lo contrario: afirman que tienen los votos necesarios para reelegir «a Hugo».

Asoma, por lo pronto, un dato objetivo: Moyano ordenó congelar la convocatoria al Confederal que diez días atrás había anunciado para antes de las elecciones. Hubo cambio de planes: evalúa convertir esa reunión en un Plenario de Secretarios Generales.

Todo se explica. A la CGT están adheridos 186 sindicatos y federaciones. De éstos, unos 90 secretarios generales aparecen alineados detrás del camionero. En tanto, el barrionuevismo, más «los gordos» y los «líberos» sumarían alrededor de 80. El resto se muestra neutral.

En cambio, en el Confederal hay más de un delegado por organización -la representación varía según la cantidad de afiliados-, por lo que la mayoría moyanista podría entrar en zona gris.

Por la misma razón, el club que -entre recelos y reproches- comparten Barrionuevo, «los gordos» y los «líberos» Andrés Rodríguez y Gerardo Martínez, además del ex socio de Moyano, Roberto Fernández (UTA), dice que «dominaría» un eventual Congreso.

Exponen una razón: el grueso de los gremios con mayor cantidad de afiliados -y que por tanto tienen más delegados- está amotinado contra Moyano.

Entre ellos están los mercantiles de Armando Cavalieri, UOCRA de Martínez, UPCN de Rodríguez, Gastronómico de Barrionuevo, Luz y Fuerza de Oscar Lescano y Alimentación de Rodolfo Daer. El moyanismo, en tanto, ostenta dos contingentes numerosos: Camioneros y UATRE de Gerónimo «Momo» Venegas.

  • Actor clave

    Un caso aparte es el de la UTA. Con apenas 28 delegados al Congreso, el gremio que comanda Fernández -pero quiere seguir controlado Juan Manuel Palacios- es un actor clave en la disputa porque desnuda el motivo real de la pulseada entre Moyano y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

    Moyano, que sintoniza con Julio De Vido, teme que si cambia el electo de Planificación y cae Ricardo Jaime, perderá el manejo de las cuatro subsecretarias que escoltan al titular de Transporte. A su vez, el Fernández de la UTA quiere a un leal suyo en el área de Transporte de Pasajeros.

    El «poroteo» es mediano plazo. Hay un compromiso implícito de no hacer movimientos estridentes hasta después de las elecciones del 28 de octubre. Por esa razón, un poco en broma, con el humor denso del sindicalismo, hablan de «la guerra del 29/10».

    El único que se saldrá de libreto será Barrionuevo, quien mañana reunirá a sus aliados para difundir un documento, que llevaría la firma de unos 70 sindicatos, en el que se le pedirá expresamente a Moyano que renuncie a la jefatura de la CGT. Una chicana primaveral.

    Lo de Barrionuevo parece seguir una lógica particular. Los conspiradores que se citaron el jueves al mediodía en la UOCRA son partidarios de esperar a que se agote el mandato de Moyano a mitad del año próximo. El gastronómico, en cambio, quiere apurar el degüello.

    ¿Sobreactúa Barrionuevo su antimoyanismo para convencer a los demás amotinados de que esta vez jugará a fondo? Es probable: «los gordos» aún le reprochan que en 2005, cuando Moyano desolvió el triunvirato y ellos dejaron la CGT, Barrionuevo jugó en línea con el camionero.
  • Dejá tu comentario