Emoción en la calle al conocer resultado

Política

Las lágrimas, la emoción y la algarabía explotaron entre los familiares de las víctimas cerca de las 19.10, cuando se supo que Aníbal Ibarra sería sometido a juicio político. La alegría era tan desbordante que se felicitaban entre todos, conocidos y desconocidos, otros eran llevados en andas, los padres se abrazaban con los periodistas, las madres con sus hijos. Un clima que combinaba emoción con tristeza y alivio.

«Esto recién empieza», era la frase más escuchada entre los padres de las víctimas de Cromañón, que llorando se abrazaban unos con otros mezclados con los piqueteros y activistas de izquierda que cercaron el lugar. Los festejos en la Avenida de Mayo y Perú, con los comercios de la zona cerrados por temor a incidentes violentos por la presencia piquetera, se mezclaban con reclamos a Néstor Kirchner. «Ahora Ibarra va a ser juzgado, pero Kirchner nos dejó solos cuando nos dijo que nos iba a apoyar», se quejaba un padre que no podía contener las lágrimas ante las cámaras de televisión.

El abogado José Iglesias, visiblemente emocionado, explicaba que no era el momento de hacer declaraciones. Tratando de contener sus sentimientos anunciaba que la decisión de enjuiciar al jefe de Gobierno porteño era el mínimo homenaje que merecían los 194 muertos.

«Es un buen comienzo para depurar a la clase política. Ahora vamos a iniciar la causa penal para que esto no se repita», anunciaba en medio de los festejos generalizados.

Si bien los familiares habían cumplido con uno de sus objetivos, sus discursos remarcaban que se trataba de haber conseguido «un
poco de paz», pero que a pesar del enjuiciamiento debían seguir viviendo un calvario cotidiano.

El momento en que Santiago de Estrada anunció el resultado de la votación fue seguido por televisión desde los bares de Avenida de Mayo y móviles periodísticos.

«Empiezan a funcionar las instituciones, es el comienzo de un nuevo país para nuestros hijos y creemos que ahora va a haber justicia», sintetizó la madre de Naila Fernández, muerta en Cromañón. El padre de otra víctima, Federico González, destacó «la esperanza de que pueda haber Justicia, creemos que esto es un punto de inflexión». «La pelea no es por nuestros hijos, que ya están muertos, sino por todos los chicos que tienen derecho a vivir en libertad y paz», concluyó la madre de otro fallecido, Lautaro Blanco.

Dejá tu comentario