Frondizitis tardía

Política

Aunque el tiempo diezmó a seguidores y colaboradores de Arturo Frondizi y casi no quedan capillas para homenajearlo, es habitual entre los argentinos sostener que fue uno de los mejores presidentes de los últimos 50 años. Casi una respuesta escolar, seguramente merecida, aunque este hombre ha sido objeto de culto sólo por una minoría exangüe. Sin embargo, justo en el cincuentenario de su llegada al poder, aparecieron en su recuerdo -acto con unas 300 personasalgunos oradores que debieron esperar todo este tiempo para reconocerlo. Ejemplo: Eduardo Duhalde, un plañidero admirador de su vecino de Banfield, Oscar Alende, quien estuvo con Frondizi cuando fueron gobierno y jamás entendió la visión desarrollista de éste. Más: viene Duhalde de un peronismo que contribuyó a voltear a aquel ex presidente con los militares. Pero, claéo, esos son detalles: el atril de ayer servía para la propia instalación política de Duhalde, hablar del modelo productivo, y fotografiarse con el ex ministro Roberto Lavagna, José Antonio Romero Feris, el ahora kirchnerista Aldo Ferrer y Santiago de Estrada. Como son gente que no discrimina,organizadores del nostálgico encuentro como Antonio Salonia -ex ministro de Carlos Menem, amigo y servidor de Don Arturo-u otros herederos de esa raza en extinción, ni se sorprendieron por la rara concurrencia que los acompañaba, más necesitada de la TV y los medios que de recordar tardíamente a Frondizi.

El ex presidente Eduardo Duhalde aseguró ayer durante un homenaje al ex jefe de Estado Arturo Frondizi que desde la gestión de Roberto Lavagna que no hay un ministro de Economía con sustento político.

En conmemoración por el cincuentenario de la asunción de Frondizi al poder, el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) conglomeró en su sede partidaria de Ayacucho 40 a distintos personajes del arco político actual, aunque no provenientes del kirchnerismo.

Durante su discurso, Duhalde evitó referirse al conflicto Con una impuntualidad de media hora, el salón Arturo Frondizi de la sede partidaria del MID se vio colmado por poco más de 300 personas, en su mayoría de la tercera edad.

El ex presidente aprovechó, además, para relanzar su Movimiento Productivo Nacional, del cual subrayó «que una de las aulas que integran su sede partidaria lleva el nombre de Rogelio Frigerio», ex ministro de Economía durante la gestión frondizista.

Bajo una gigantografía que subrayaba los 100 años del nacimiento del principal exponente de la UCRI en esa época, y los 50 de su asunción al poder, uno a uno los oradores convocados por el titular del MID, Carlos Zaffore, fueron homenajeando a su manera al impulsor del desarrollismo en la Argentina. Antes un proyector había resumido en discursos de Frondizi su política desarrollista, que sería entorpecida en 1962 por su derrocamiento, llevado a cabo por los militares.

«Abandono desde hoy toda tarea partidista; no se hará política con el partido», aclaraba durante su discurso de asunción del 1 de mayo de 1958 el dirigente de la UCRI.

El ex vicepresidente de la Legislatura Porteña Santiago de Estrada, el radical Rodolfo Terragno, el ex ministro de Economía Aldo Ferrer y el ex ministro de Educación Antonio Salonia elogiaron las políticas frondizistas de esos años y las compararon con la actualidad.

Tanto Lavagna como Duhalde resaltaron durante sus discursos la diferencia entre los conceptos de crecimiento y desarrollo.

Una situación curiosa se dio mientras Duhalde estaba exponiendo. Ante el tono suave de su voz, una señora del público preguntó si no podía «hablar más alto», a lo que el ex gobernador de Buenos Aires respondió: «Soy bajo».

En su exposición afirmó, entre otras cosas, que «hay que seguir produciendo el doble de soja y no bajar su producción, como pretende el gobierno».

Dejá tu comentario