Gira de candidata no mejoró su imagen

Política

«No tuvo relevancia en la prensa», dijo nada menosque José Octavio Bordón, el embajador de la Argentina en los EE.UU. al diario « Perfil». Se estaba refiriendo a la ajetreada semana que tuvo en Nueva York la senadora candidata Cristina F. de Kirchner, junto a su esposo, el presidente Néstor Kirchner.

No fue tan así. El diario «The New York Times», la revista «Time» -el único medio al que la señora Kirchner otorgó una entrevista-y «The Economist» en su sección The Economist Intelligence Unit de Internet dedicaron notas a la candidata oficialista. Con lo cual se logró la tan buscada cobertura internacional por parte del equipo de la senadora -y en especial por el cónsul en la Gran Manzana, Héctor Timerman-. Pero fue el contenido de la mayor parte de las crónicas -cuestionador a veces, irónico otros-el que dejó el sabor amargo de «irrelevancia» en el embajador Bordón.

La senadora tuvo su nota de bienvenida el martes 25 en el prestigioso «The New York Times», firmada por el corresponsal acreditado en Buenos Aires. Ya desde el título «En la Argentina, la campaña de la Reina Cristina se focaliza en las relaciones internacionales», el periodista Alexei Barrionuevo introduce la crítica. Hace referencia a su carácter de «mandona y autoritaria», a que sus intentos para ser la primera mujer en lograr la presidencia «se parecen más a una coronación que a una campaña», que su periplo itinerante por el exterior la convierte en una «pasajera frecuente», para terminar enumerando los temas pendientes, como la crisis energética, la disminución en el superávit fiscal y la crecienteinflación. El artículo cierracomparándola con la otra senadora, Hillary Clinton, pero destacando que en el caso de la argentina, «la humildad no es su fuerte».

La rémora de la comparación entre Cristina y Hillary se repite en las otras notas. Así, «Latin Hillary» es el título de la entrevista que publica la revista «Time» en su versión para los Estados Unidos (y no en la internacional, como se dijo en un momento, ni tampoco como nota de tapa como dejó vislumbrar el cónsul Timerman). Sin duda, éste es el medio que mejor trata el tema Cristina-candidata. No es de extrañar. Como viene sucediendo en todos los viajes al exterior de la señora Kirchner, se descarta de entrada conceder entrevistas a la prensa argentina, pero también se ignora a los corresponsales extranjeros acreditados en nuestro país.


  • Comparación


    En las giras, se privilegian, en cambio, y elegidas a dedo, entrevistas con periodistas locales, que desconocen el «día a día» de la realidad argentina. Por eso es que la entrevista se centra en la comparación con el pasado (Evita) y con el futuro (las dos candidatas a presidentas, Cristina y Hillary). Muy poco del presente, salvo la aclaración que la misma Fernández de Kirchner se preocupa por introducir: ella, a diferencia de la norteamericana, comenzó su carrera como senadora antes de que su marido fuera presidente. No es un comentario muy diplomático, sobre todo para referirse a quien tiene más chanceshoy de gobernar nada menosque los Estados Unidos. ¿Le responderá a esto la candidata demócrata?

  • Nueva etapa


    «The Economist» destaca que con Cristina se abre una nueva etapa, promisoria, sobre todo en lo que hace a las relaciones internacionales, pero se pregunta por el tratamiento que recibirán los bonistas de « holdouts», y plantea que si el gasto estatal no se reduce inmediatamente después de las elecciones, la Argentina «corre el riesgo de tener un aterrizaje forzosoe iniciar una espiral de inflación hacia mediados de su mandato».

    Dos a uno pareciera que fue el score. Por eso es que para algunos, como nuestro embajador en los Estados Unidos, la semana internacional de Cristina en Manhattan dio saldo negativo en los medios. O al menos, copiando su eufemismo, no tuvo relevancia en la prensa escrita. Habrá que seguir filmándola con sus camarógrafos de confianza, los de «Télam» y los de la empresa «la Corte», para asegurarse de que tenga ella la cobertura y el tratamiento adecuados.
  • Dejá tu comentario