8 de noviembre 2006 - 00:00

Gobierno fuera de plan católico para inclusión

Jorge Bergoglio
Jorge Bergoglio
Los obispos de la Conferencia Episcopal Argentina analizaron ayer un plan integral contra la exclusión social que fue elaborado sin la participación del gobierno nacional. Jorge Bergoglio encabezó la reunión donde el titular de la Comisión de Justicia y Paz, Eduardo Serantes, planteó la necesidad de acordar políticas de Estado para superar la pobreza y la falta de empleo.

Tras el triunfo del obispo emérito de Puerto Iguazú sobre el gobernador kirchnerista Carlos Rovira, ahora el Episcopado decidió retomar uno de los temas más sensibles para el oficialismo: la redistribución de la riqueza, algo que desvela a Néstor Kirchner, quien en cuanto estrado se pronuncia exterioriza su deseo de bajar el índice de desocupación a un solo dígito.

Justamente, el desempleo y la necesidad de crear fuentes de trabajo genuinas fueron aspectos centrales del informe que Serantes les entregó a los obispos en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera, de la localidad bonaerense de Pilar. El documento compila las inquietudes que las comisiones de Justicia y Paz y de la Pastoral Social del Episcopado recogieron de su ronda de visitas a la CGT, la CTA, la UIA y la AEA. En esa oportunidad, empresarios y sindicalistas realizaron aportes al obispo de San Isidro, Jorge Casaretto, y advirtieron sobre la falta de fuentes de trabajo genuino y del clientelismo que provocan los planes sociales. Pero nadie del oficialismo participó de la ronda de consultas ni fue autorizado a trabajar en equipo con la Iglesia Católica en el tema social.

A esta altura del enfrentamiento entre el Episcopado y la Casa Rosada, Néstor Kirchner y Jorge Bergoglio parecen haber establecido un canal de comunicación encriptado. Es verdad que luego del triunfo de Piña, el Presidente se contuvo y evitó referirse despectiva o irónicamente a los prelados -«El diablo penetra también las sotanas», había sido sólo una de las tantas ocurrencias presidenciales sobre el Episcopado-. Pero el patagónico estuvo rápido de reflejos y mandó a ratificar la semana pasada en el Senado el Protocolo a la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer ( CEDAM). El tema -que había sido «cajoneado» por los gobiernos de Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde- se votó esta vez sobre tablas, sin reservas, sin tratamiento en comisión y en medio de un fuerte rechazo liderado por el cardenal argentino. «Desde Justicia y Paz trabajamos junto con la Pastoral Social para darle continuidad a la mesa de diálogo de la crisis de 2001. Si bien ahora la situación no es tan grave, todavía quedan temas por resolver, como la necesidad de crear un espacio de intercambio para superar la exclusión social», explicó ayer a este diario Serantes luego de haberse reunido con Bergoglio y con los obispos. «Nuestro trabajo es a largo plazo; apuntamos a poder generar políticas de Estado enfocándonos en el Bicentenario», agregó. El dirigente laico informó, además, que la futura Ley Federal de Educación será una herramienta clave para lograr la inclusión y la generación de fuentes de empleo para los sectores más marginados.

El tema educativo también estuvo presente ayer en Pilar, donde Serantes brindó detalles de la reunión que mantuvo la semana pasada, junto con referentes de otros credos, como el rabino Sergio Bergman, con el ministro de Educación. En ese encuentro, Daniel Filmus escuchó los aportes de la Iglesia, pero se negó a incluir la « dimensión espiritual» de las personas dentro de los contenidos del proyecto de ley. Pero también esta semana tuvo una intensa actividad del laicado en su relación con el gobierno: el empresario Alejandro Preusche (consultora Mc-Kinsey), integrante de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) visitó al ministro de Trabajo, Carlos Tomada, para presentarle un plan destinado a crear un millón de puestos de trabajo.

La segunda jornada de la 92ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina se avanzó tras la convocatoria de «caminar hacia la unidad de la Iglesia» realizada el lunes por el arzobispo de Buenos Aires durante la misa de inauguración del plenario. En el último tramo de la jornada, se comenzó a trabajar sobre la actividad que Cáritas Argentina desarrolla en el país, mediante un informe que presentó el titular del organismo, monseñor Fernando Bargalló, obispo de la diócesis Merlo-Moreno.

Dejá tu comentario

Te puede interesar