Gordos “blindan” triunvirato de CGT y resisten a Moyano

Política

• CIMBRONAZO TRAS LA RENUNCIA DE SCHMID
Los sectores tradicionales ratificaron ayer la continuidad de los otros dos jefes, Daer y Acuña, y descartaron anticipar una renovación de autoridades.

Tras la salida de Juan Carlos Schmid del triunvirato de la CGT los gremios mayoritarios rechazaron un adelantamiento de los plazos para renovar la conducción y prometieron sostener ese esquema de jefatura hasta el fin de su mandato, en agosto del año que viene. Fue la respuesta ayer a los embates de Hugo Moyano y sus aliados que, apenas conocida la dimisión, reanudaron la campaña para desplazar a los actuales secretarios generales y reemplazarlos por una cúpula de signo opositor al Gobierno. Desde ese sector, además, avanzará en los próximos días la estrategia de vaciar el Consejo Directivo de la organización con más renuncias, como adelantó ayer este diario.

La reorganización de la cima de la CGT será debatida esta semana en un encuentro de la "mesa chica" que manejan los "gordos" de los grandes gremios de servicios y los "independientes" de buen diálogo con el Gobierno. En ese núcleo explicaron que las opciones son reemplazar en el triunvirato a Schmid por el actual secretario adjunto del Consejo Directivo, el estatal Andrés Rodríguez o bien por otro miembro de ese órgano ejecutivo, o de lo contrario dejar ese lugar vacante y continuar con un dueto de Héctor Daer y Carlos Acuña hasta el año próximo.

La única certeza para los sectores más tradicionales, que se aferran a la tesis de que la única razón del alejamiento de Schmid son sus problemas de salud, es que no cederán a la presión de Moyano. "No hay ningún apuro porque de todos modos funcionamos como cuerpo colegiado. Ni siquiera lo discutimos todavía. Si me preguntan, mi única preferencia es la unidad, después el número de secretarios generales es lo de menos", le dijo anoche Acuña a este diario para bajarle dramatismo a la situación. Otro integrante de la mesa chica fue más enfático al señalar que la conducción restante continuará al frente de la CGT por el resto de su mandato más allá de la determinación acerca del cargo que ocupaba Schmid.

Parte de la decisión dependerá de una reunión clave estas tarde en la sede del gremio de judiciales (UEJN). Allí debatirán los miembros del grupo conocido como "moyanismo sin Moyano" que integran varios referentes del Consejo Directivo que alcanzaron esos cargos como parte del cupo reservado al camionero, más allá de que en algunos casos hubo distanciamientos con el líder. Además del dueño de casa, Julio Piumato, estarán el cervecero Carlos Frigerio, Jorge Sola (empleados del seguro) y el panadero Abel Frutos, entre otros. Hasta anoche no estaba claro si Schmid acudiría a esa cita como referente del grupo.

El dilema de esos dirigentes está entre continuar como miembros del Consejo Directivo de la CGT a pesar de haber llegado a ese lugar por su alineamiento con Moyano a pesar de que el plan actual del camionero implica la renuncia de sus aliados a ese cuerpo colegiado. En esa línea figuran el aeronavegante Juan Pablo Brey, Sergio Sánchez (sucesor de Facundo Moyano en el gremio de peajes), el canillita Omar Plaíni y el güinchero Roberto Coria, por lo menos. Entre ambos espacios, que semejan las categorías de "apocalípticos e integrados" que inauguró Umberto Eco en los '60, suman un tercio de las sillas del órgano ejecutivo de la central y la aspiración de máxima del camionero es que una eventual estampida vaciará de legitimidad a la conducción superviviente y obligará a llamar a un congreso de renovación de autoridades.

Dejá tu comentario