Guardan lugar en la plaza para radicales

Política

El armado y la expansión de un espacio pankirchnerista y multipartidario que Néstor Kirchner pretende ver en la plaza, el 25 de mayo, tiene un capítulo especial sobre el papel que juega el radicalismo y, puntualmente, los armadores de la UCR kirchnerista.

El Presidente hasta se permite ponerle el pie encima al PJ y tenerlo adormilado -sólo Adolfo Rodríguez Saá se anima a reclamar acción en ese rubro-, en parte porque el peronismo, vertical, está, salvo excepciones muy puntuales, alineado detrás de él.

Controlado el PJ, Kirchner habilitó a un puñado de dirigentes de la UCR a que junten en su nombre. Para esos recolectores, la «plaza del sí» del 25 de mayo será una muestra de si en la ilusión transversal de Kirchner habrá un aporte real del radicalismo.

La operación de la UCR kirchnerista vuela sobre cuatro niveles, todos gestionados por radicales que difunden la propuesta de Kirchner de que serán recibidos en la carpa sin exigirles que dejen la boina blanca ni que aprendan la letra de la Marcha Peronista.

  • Es uno de los aliados más atractivos, para el Presidente, pero todavía orejea una decisión: Julio Cobos, gobernador de Mendoza, promete gestar un acercamiento con la Casa Rosada que otros mandatarios, como el correntino Arturo Colombi, el catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral y, en menor medida, el santiagueño Gerardo Zamora, ya concretaron. Son figuras de peso en el esquema macro, pero en esta etapa de expansión no aportan al colectivo oficial.

  • Desde otro lugar, el diputado y ex gobernador Ricardo Colombi contribuye desde el Congreso, intentando conformar un bloque de radicales que se alinee con los planteos de la Casa Rosada: una especie de Frente para la Victoria bis, sin quedar bajo el paraguas del FpV de Agustín Rossi, pero con funcionalidad al gobierno. Colombi aportó sus votosal proyecto del Consejo de la Magistratura y a fin de año le prometió a Kirchner que en pocos meses montará un bloque de UCR K.

  • En el plano territorial, aparece una figura de bajísimo perfil, que por estas horas es la puerta de entrada para los radicales que quieren acercarse al gobierno. Se trata del necochense mudado a Corrientes Roberto Porcaro, militante radical y uno de los gestores, junto con Carlos Zannini y Rudy Ulloa, de Compromiso K, sello que hoy funciona como el mayor imán para los dirigentes que buscan el cobijo de la Casa Rosada. Porcaro, como pata radical, pero como gestor de ensambles también con peronistas e independientes, apuró un entendimiento con radicales de Córdoba que el 30 de abril harán un acto del que participarán 40 intendentes de la UCR. También avanzó en charlas con 13 intendentes radicales de Entre Ríos, entre otros destinos.

  • El cuarto bloque lo conforman los Eseverri, senador José e intendente Helios, ambos de Olavarría y que llevan la medalla de haber sido los primeros radicales que formalmente saltaron del centenario partido al Frente para la Victoria. José Eseverri, como senador provincial, anima actos de Compromiso K como exponente de que los radicales que se declaran kirchneristas son bienvenidos y premiados. Helios Eseverri, en tanto, construye en las segundas y terceras de la UCR bonaerense y sueña con, algún día, allanar la llegada de otros caciques -Mario Meoni o Héctor Gutiérrez- al armado kirchnerista.
  • Dejá tu comentario