22 de abril 2008 - 00:00

Intentó ayer Scioli alinear a los radicales enojados con Kirchner

Intendentes radicales se reunieron ayer con Daniel Scioli, ante quien ratificaron su pertenencia al proyecto nacional.
Intendentes radicales se reunieron ayer con Daniel Scioli, ante quien ratificaron su pertenencia al proyecto nacional.
Habían tomado distancia: arrinconados por el conflicto-rural, reprocharon la faltade «contención» y hasta amenazaron con apartarse del espacio kirchnerista. Recurrieron, incluso, a la mediación de Julio Cobos para que los «siente» con Daniel Scioli.

Ocurrió, finalmente, ayer: alcaldes del interior bonaerense, enrolados en el radicalismo K, fueron recibidos por Scioli, que evitó la fuga y consiguió que esos intendentes ratifiquen su pertenencia al kirchnerismo y, en el plano provincial, se alineen detrás del gobernador.

Durante una hora, Héctor Gutiérrez (Pergamino), Mario Barbieri (San Pedro) y Walter Santalla (Ramallo) estuvieron con el jefe de Gabinete sciolista, Alberto Pérez, y se reunieron luego quince minutos con el gobernador en la Casa de Gobierno de La Plata.

Se apagó, al menos por ahora, la disidencia de ese puñado de radicales que venía cuestionando que en medio del conflicto con el campo, que les estalló en sus municipios, no tuvieron asistencia desde Casa Rosada y La Plata, y que no fueron atendidos.

Ayer, ese ruido se disolvió: la provincia prometió «políticas complementarias» a las que anunció el gobierno nacional destinadas a los productores rurales de esos distritos. En esencia, la provincia aportará obras de infraestructura productiva.

Tras el encuentro, se anunció que se avanzó en la «articulación» de programas de desarrollo de hasta 5 millones de pesos por proyecto con fondos del gobierno provincial y de créditos internacionales. Esa gestión la llevó adelante Alberto Pérez. Pero hasta que se produjo, ayer, el encuentro, hubo fuego cruzado. Las quejas de los jefes comunales radicales generaron malestar en la gobernación que, por esos días, puso en práctica un operativo de asistencia, casi secreta, a todos los alcaldes del interior.

«Primero recibimos a los que actuaron en sintonía con el gobierno nacional y provincial; a los leales», dijeron, por entonces, desde el entorno de Scioli para justificar por qué en aquellas rondas no fueron incluidos los alcaldes del radicalismo K.

Pasado un tiempo de aislamiento, Scioli finalmente los recibió ayer y les anunció una paquete de medidas para que puedan llevar a sus territorios. Antes, en el pico de esa crisis política, los intendentes habían ido a golpearle la puerta a Julio Cobos.

El mendocino creyó ver en ese momentoque se terminaba de derrumbar su pretensión de contener a los radicales K. Al final, fue Scioli quien pudo evitar una fuga. Claro que detrás de aquellas quejas había otros motivos: por caso, la preponderancia que Kirchner le dio al PJ.

En contrario a los movimientos de esos tres intendentes del interior, otros dos tuvieron una actitud más conciliadora. José Eseverri (Olavarría) y Mario Meoni (Junín) siempre se mostraron más en línea con el gobierno, aun en medio de las tensiones del paro rural.

Por eso, ambos estuvieron la semana pasada en Casa de Gobierno.

Dejá tu comentario

Te puede interesar