Kirchner, desafiante, nacionaliza conflicto y reúne a gobernadores

Política

• Convocó el Presidente a los mandatarios el 5 de mayo en Gualeguaychú.
• Será un día después que la Argentina presente demanda en Tribunal de La Haya.

Néstor Kirchner ensayará por tercera vez en su mandato una concentración inédita de fuerzas. Lo hizo antes al anunciar el pago adelantado de la deuda con el FMI y, con menos repercusión, al recordar con ira los 30 años del golpe de 1976 en el Colegio Militar. Esta vez tiene una reivindicación de principios que puede ser una causa nacional, la protección del medio ambiente amenazado por la construcción de dos plantas de celulosa sobre el río Uruguay y frente a Gualeguaychú. Esta consigna es incuestionable desde cualquier ángulo y le permite apostar a una cumbre con gobernadores de todo el país el viernes próximo en esa localidad de Entre Ríos. Será pocas horas después de que los ambientalistas hayan levantado el corte de los accesos internacionales y de la presentación de una demanda ante la Corte Internacional de La Haya. Piensa Kirchner incorporar también la picardía doméstica ofreciendo el micrófono al radical Julio Cobos. Vázquez recogió el desafío y lo redobló desde México: rechazó intromisiones argentinas en asuntos que cree propios -no lo son- y dijo que la Argentina tiene plantas de celulosa que contaminan, como si eso lo excusase de cumplir con los acuerdos internacionales que firmó su país.

Néstor Kirchner convocó ayer a todos los gobernadoresa reunirse en Gualeguaychúel próximo 5 de mayo para manifestar su apoyo ante el conflicto por las papeleras, un día después de la presentación que realizará la Argentina ante el Tribunal Internacional de La Haya.

Será todo un desafío para un presidente que está decidido a convertir la defensa del medio ambiente en una causa nacional, para lo cual sólo le resta encolumnar y sellar con una foto grupal el respaldo político de todos los gobernadores. Una señal fuerte dedicada también al propio Tabaré Vázquez, que fue duramente cuestionado por la oposición del Partido Blanco y del Colorado por haber acordado en Chile una instancia de diálogo con la Argentina en torno al diferendo por las papeleras.

El escenario elegido para la cumbre entrerriana será, nada más ni nada menos, el Corsódromo municipal, más acostumbrado al bullicio del carnaval y al meneo de las murgas que a un acto político. No se descartaba, sin embargo, que también pudiera utilizarse el puerto de esa ciudad, de espaldas al río Uruguay.

Ese día los gobernadores volverán a verse las caras todos juntos por segunda vez desde que Kirchner llegó a la presidencia en lo que a una convocatoria oficial se refiere. Primero había sido el encuentro en Parque Norte, el 8 de agosto y en plena campaña por las elecciones legislativas, donde anticipó el tema que volvería a reunirlos unos meses después: el desendeudamiento como causa nacional. Finalmente, el 15 de diciembre, esta vez en Casa de Gobierno, todos los caciques del interior (con algunas excepciones, como el antikirchnerista Jorge Sobisch o el salteño Juan Carlos Romero) llegaron a Buenos Aires para escuchar de boca del propio Presidente el anuncio de que la Argentina cancelaría su deuda con el FMI.

Una movida similar, aunque no con asistencia perfecta, hizo el 30 de marzo en el acto del Colegio Militar por los 30 años del golpe de 1976.

Por eso algunos gobernadores leyeron ayer la invitación al convite como una fuerte jugada del patagónico, que tendrá a su favor un escenario ya libre de cortes de ruta (se levantarían el lunes 1) y una presentación ante La Haya con duras consideraciones acompañadas por una medida cautelar para que se paralicen por 90 días las obras en las plantas de Fray Bentos de las empresas ENCE y Botnia. Además, busca con esta postal evitar que el gobierno oriental eleve quejas acerca de la preocupación de la administración argentina por las papeleras.

  • Anticipo

    Anoche, el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, y su vice, Pedro Guastavino, se encargaron de anticipar a sus colegas la convocatoria al «Corsódromo por el medio ambiente y la calidad de vida».

    La invitación comenzó a llegar también desde la Secretaría General de la Presidencia, que vía telefónica anunció a varios mandatarios el inminente envío de un paper oficial.

    Aunque todavía ningún gobernador confirmó su presencia, se descuenta que acompañarán al Presidente el santafesino Jorge Obeid, el cordobés José Manuel de la Sota, el bonaerense Felipe Solá, el sanjuanino José Luis Gioja, el santiagueño Gerardo Zamora, el riojano Angel Maza, el tucumano José Alperovich y el jujeño Eduardo Fellner. Desde la Patagonia llegarán el santacruceño Carlos Sancho, el chubutense Mario Das Neves, el rionegrino Miguel Saiz y el fueguino Hugo Cóccaro. También serán de la partida, además de Busti, Roy Nikisch, de Chaco; Arturo Colombi, de Corrientes; Carlos Rovira, de Misiones; Julio Cobos, de Mendoza, y Gildo Insfrán, de Formosa. Estaban en duda el catamarqueño Eduardo Brizuela del Moral y el salteño Romero. El único que ya anticipó que no concurrirá será el neuquino Jorge Sobisch, lanzado ya como candidato a la presidencia en 2007 y enfrentado abiertamente con la Casa Rosada.

    Otro que no dudará en aceptar será Alberto Rodríguez Saá, quien hace varios meses le pidió formalmente a Kirchner que convoque a una «reunión urgente de gobernadores para que el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, los informe sobre «el conflicto con la República del Uruguay por la instalación de plantas industriales papeleras en el vecino país». El pedido del sanluiseño fue cursado vía una carta enviada a la Casa Rosada, pero nunca obtuvo respuesta.

  • Comitiva

    Según un comunicado de la Gobernación, el acto al que asistirá Kirchner en Gualeguaychú (a donde llegará acompañado por el vicepresidente, Daniel Scioli, y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, principal negociador en el diferendo) comenzará a las 11.

    Además de Scioli -quien canceló un viaje que tenía previsto a los Estados Unidos luego de la convocatoria presidencial-, acompañarán al Presidente los principales representantes de las bancadas del Frente Para la Victoria en las cámaras de Diputados y Senadores,así como otros integrantesdel gabinete nacional y representantes de las provincias.

    De concretarse, la cumbre reunirá en un mismo recinto a mandatarios que no dudaron en enfrentarse públicamente por los bloqueos de puentes fronterizos, muy lejos de la diplomacia interprovincial mostrada en los delicados tiempos electorales de 2005.

    Por caso, tanto Solá como Romero castigaron a Busti por el aval que inicialmente brindó a los bloqueos de los puentes que conectan su provincia con Uruguay. Hablaron de una «actitud mezquina» para con Uruguay y tildaron a su gobierno de «piquetero». Busti, en cambio, recibió el apoyo explícito de sus socios de la Región Centro: Obeid y De la Sota.

    La polémica alcanzó, además, a los mismos gobernantes del Nordeste, luego de que el ahora ex mandatario correntino Ricardo Colombi y su par misionero, Rovira, advirtieron públicamente que no se sumarían a la embestida contra las papeleras. Un posicionamiento que ahora, paradójicamente, los obligará a reunirse codo a codo, pero esta vez por orden del Presidente.
  • Dejá tu comentario