Continúa en la Legislatura porteña la audiencia por el proyecto inmobiliario de Costanera Sur

Política

Organizaciones ambientalistas plantearán nuevamente su oposición a la construcción en ese lugar de un barrio con edificios de hasta 45 pisos.

La Audiencia Pública que se realiza en la Legislatura Porteña para analizar el desarrollo del proyecto inmobiliario que impulsa el grupo IRSA en un predio de 71 hectáreas ubicado en la zona de Costanera Sur tendrá, a partir de este mediodía, su tercera jornada.

En esta, organizaciones ambientalistas plantearán nuevamente su oposición a la construcción en ese lugar de un barrio con edificios de hasta 45 pisos.

Los debates se extenderán hasta el próximo 8 de noviembre y está contemplado que 2.593 inscriptos participen de las discusiones sobre esta iniciativa denominada "Costa Urbana", que pretende levantarse en una zona con acceso al Río de la Plata.

Ayer, vecinos, académicos y militantes políticos afirmaron en el segundo día de la audiencia que el proyecto es "privatista y excluyente", ya que favorece la especulación inmobiliaria y agrava el déficit habitacional en la ciudad de Buenos Aires.

Uno de los oradores de la jornada fue Gabriel Solano, quien fue legislador porteño entre 2017 y 2020 y ahora busca volver al parlamento local, encabezando la lista de candidatos del Frente de Izquierda Unidad para diputados de esta capital.

Al rechazar el proyecto, Solano argumentó que los edificios que planea construir la firma Inversiones y Representaciones S.A. (IRSA) tendrán una "cotización desmedida del metro cuadrado y claramente no serán una posibilidad de vivienda para quienes no la tienen".

El barrio que IRSA planea construir en el predio de la ex Ciudad Deportiva del club Boca Juniors incluye edificios de hasta 45 pisos, pero necesita que la Legislatura porteña modifique la normativa urbanística actual de ese terreno, habilitado solo para "equipamiento deportivo".

El cambio de esa norma urbanística ingresó a la Legislatura como un proyecto de ley autoría del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Como contraprestación, la empresa se comprometió a ceder 48 de sus 71 hectáreas para espacio de acceso público y encargarse del mantenimiento por 10 años. Además, haría un aporte monetario al "fondo de desarrollo urbano sostenible" de la Ciudad.

La historia del predio es particular, ya que perteneció al Estado nacional hasta que, en 1964, por un ley del Congreso, fue cedido a Boca Juniors a condición de que fuera destinado a actividades deportivas y no fuera vendido a privados.

Sin embargo, 30 años después y tras haber abandonado el proyecto de una "Ciudad Deportiva" con estadio incluido, el club de fútbol vendió el terreno a la firma Santa María del Plata, que luego, a su vez, lo vendió a IRSA.

Promocionado con el nombre de "Costa Urbana", el nuevo barrio de IRSA tendrá una vista privilegiada hacia el Rio de la Plata, y podrían amarrarse allí embarcaciones.

Dejá tu comentario