15 de marzo 2011 - 20:08

Ley anti lavado: Carrió se cruzó con un diputado de su fuerza y el dictamen se define en dos semanas

A la vez, a propuesta de Gil Lavedra, arreglaron que de ahora en más las reuniones serán conjuntas con la comisión de Finanzas, cuerpo que preside Alfonso Prat Gay, para avanzar más rápido con el proyecto.
A la vez, a propuesta de Gil Lavedra, arreglaron que de ahora en más las reuniones serán conjuntas con la comisión de Finanzas, cuerpo que preside Alfonso Prat Gay, para avanzar más rápido con el proyecto.
El proyecto que busca una ley anti lavado de dinero despertó polémica dentro de la comisión de Legislación Penal, en la que se cruzaron Elisa Carrió y Diana Conti y salieron a la luz fuertes diferencias dentro del bloque de la Coalición Cívica.

En sólo 7 minutos, Carrió se presentó en la reunión, pidió la palabra, retó a su diputado Juan Carlos Vega (el titular de Legislación Penal), se cruzó con Conti y se retiró del salón.

El objetivo del encuentro era poner en marcha el debate formal de la nueva ley de lavado de activos, que el país necesita para ponerse a tono con las reglas internacionales que establece el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI).

Carrió llegó a la sala 6 del anexo a las 16:30, media hora después de que empezara la reunión de la comisión.

Al momento de su arribo, todas las bancadas, a pedido de Vega, habían acordado que el documento elaborado por la comisión especial de expertos en la materia fuera enviado a manos de los asesores, para que en las siguientes dos semanas se construyeran los dictámenes del proyecto.

"Corresponde que reglamentariamente que los autores de proyectos los expongan en la comisión. Yo prefiero que todos los diputados discutan. Yo no creo en los asesores", arrancó Carrió.

Ante la mirada atónita del titular de Legislación Penal, la líder de la CC resaltó que ella trabajó "con el tema del lavado desde 1996" y dijo que la vuelta del tema a la instancia de asesores "no es lo que correspondía".

Carrió contradijo lo expuesto por Vega en el inicio de la reunión sobre el "excelente trabajo realizado por la comisión de expertos en lavado" y subrayó que "por el mal manejo del tema" su fuerza "retiró al representante que había designado de ese cuerpo".

En ese momento, la diputada del Frente para la Victoria, Diana Conti, acotó: "¿Ustedes no son del mismo bloque? Pensé que se hablaban entre ustedes".

La chicana de la kirchnerista avivó la pelea con Carrió, que le contestó con una crítica a la "disciplina estalinista" que -a su entender- posee el bloque del FpV.

"Hablamos, pero nosotros no tenemos una disciplina estalinista", respondió la diputada por la Ciudad de Buenos Aires.

Junto a Carrió, el diputado de su bloque, Horacio Piemonte, también le reclamó a Vega por no haber recibido una "invitación para exponer en la comisión", al considerar que debería haber sido participado por su condición de autor de un proyecto.

"Ya estaba todo resuelto y llegaron a desarmar todo. Esto ya estaba todo agotado", volvió a quejarse Conti, ubicada al lado del radical Ricardo Gil Lavedra, quien asentía con la cabeza para darle la razón.

Luego de recibir el reto de su jefa política, Vega reculó y dijo que "después del trabajo de los asesores, los autores de proyectos" iban a exponer sus trabajos ante la comisión.

"Tiene razón Carrió y vamos a discutir los proyectos en la comisión como dice el reglamento", afirmó el diputado cordobés.

En ese momento, otros diputados oficialistas se sumaron a la polémica y Héctor Recalde, con ironía, le preguntó a Vega: "¿Y su postura cuál es, Presidente?".

"(Carrió) vino, hizo el show y se fue. Es una falta de respeto, un bochorno", se quejó otra vez Conti.

Tras la salida de la jefa de la CC, los legisladores del oficialismo y la oposición acordaron que la discusión continuará dentro de dos semanas, cuando se expondrán los proyectos y se analizarán las conclusiones de los asesores.

A la vez, a propuesta de Gil Lavedra, arreglaron que de ahora en más las reuniones serán conjuntas con la comisión de Finanzas, cuerpo que preside Alfonso Prat Gay, para avanzar más rápido con el proyecto.

La ley que se busca aprobar tipificará la figura legal penal del delito de lavado de dinero, que incluye el auto lavado y descarta la necesidad de que haya encubrimiento como presupuesto de la maniobra delictiva.

Por estas horas, las diferencias entre el oficialismo y la oposición se encuentran en la forma de designación del titular de la Unidad de Información Financiera (UIF).

Para el arco anti K, se debe realizar en el Congreso a partir de audiencias públicas. El oficialismo, en tanto, cree que debe ser el Poder Ejecutivo quien ponga el nombre del titular de la UIF.

Dejá tu comentario

Te puede interesar