16 de junio 2024 - 00:00

Ley Bases y después: victoria con matices y el camino a la judicialización por Ganancias

Dos constitucionalistas consultados por Ámbito difieran sobre si Diputados puede insistir con los puntos del paquete fiscal rechazados por el Senado. Con política (tradicional), LLA ganó una batalla clave, pero que no es determinante por sí misma. La oposición buscará rearmarse en el Congreso con próximos proyectos.

ley bases senado villarruel
Ignacio Petunchi

La primera gran victoria política del Gobierno, con la aprobación en el Senado de la Ley Bases, llegó tras la semana más difícil para la gestión de Javier Milei. El triunfo en el Congreso le dio oxígeno inmediato a La Libertad Avanza en medio de las renuncias de funcionarios y el escándalo de Capital Humano; además, le permite mostrar señales hacia afuera de viabilidad en la administración y, a futuro, contar con las herramientas que anhelaba, principalmente para atraer dólares al país.

¿Fue una victoria total? Depende. Por un lado, la ley fue triturada en etapas, y el texto final que salió del Senado es más light que el original, en todos sus aspectos. No era la ley que hubiese querido Milei, pero logró las facultades delegadas, el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) y el blanqueo de capitales. Se frenó con rechazo, en el apartado fiscal, la reimposición de la cuarta categoría de Ganancias y los beneficios en Bienes Personales. El Gobierno intentará revertir la decisión de los senadores con el retorno del proyecto a Diputados, en una jugada que ya anticipa una posible judicialización si el oficialismo lograra su cometido. Entonces, la victoria no fue total, pero conservó lo central del proyecto que le interesaba al Gobierno.

No obstante, en términos políticos, fue contundente. El Gobierno dejó desorientada a toda la oposición, que deberá ver cómo reacciona. El golpe de las elecciones del año pasado dejó grogui a peronistas, radicales y al PRO, que seis meses después siguen lejos de reacomodarse.

El PJ, nucleado en Unión por la Patria (UP), mantuvo firme a su bloque en la votación en general, pero no logró convencer a apenas tres senadores adicionales para voltear la iniciativa de Milei. Sigue siendo visto el PJ como el malo de la clase, con el que nadie se quiere sentar. El radicalismo dejó en una isla a su presidente, Martín Lousteau, acaso quien más trabajó en corregir la ley, pero en vano. Dio quórum para que se inicie la sesión y su principal aliado, Maximiliano Abad, votó a favor en general. El PRO se mantuvo como socio leal, con intrigas a futuro en torno a cómo no licuar su identidad.

De todos modos, en algunos recovecos opositores dejaron trascender que Bases fue la bisagra. Ahora, dicen, serán más firmes. Las pruebas serán la actualización jubilatoria, la financiación educativa y el retorno del Fonid, proyectos que tienen poder de fuego y que podrán unir a UP y la UCR.

El Gobierno, tras meses de golpearse contra una pared, entendió que debía hacer política. La tradicional, con concesiones. El peronismo y los dialoguistas pidieron cambios en asuntos previsionales, privatizaciones y otros temas, que se modificaron en el último tramo del debate. Se sumaron a otros maquillajes que se habían realizado en la negociación previa para que se firmara el dictamen. Las figuras del jefe de Gabinete Guillermo Francos y de la vicepresidenta Victoria Villarruel crecieron. Se llevan las cucardas por destrabar la ley cuando parecía que iba derecho a un profundo letargo.

En contrapartida, hasta ahora el bloqueo a las Bases funcionaba como una excusa del Gobierno ante los problemas que tiene la administración libertaria. En especial, respecto al repunte económico, que sigue brumoso en un horizonte que se aleja. Ahora, Milei tendrá que mostrar resultados palpables.

En su justa medida

Ahora, ¿cómo sigue? Para bajar expectativas: una vez que se promulgue la ley, “no es que el país empezará a crecer estratosféricamente”, como mencionaban desde el oficialismo. Tampoco si la ley no salía el país se hundiría irremediablemente. “Es una ley, importante, porque da ciertas condiciones para que lleguen dólares, pero después hay muchos otros factores”, calmaban las aguas.

Es cierto que hay inversiones que ahora se acogerán al RIGI, que ya estaban previstas sin esos beneficios. Pero aún así en el Norte y en Cuyo ven al régimen de incentivo con buenos ojos, incluso en el peronismo, para dinamizar inversiones. Más por el efecto derrame que por las regalías que generan los desarrollos de litio y de minería en general. Algunas cláusulas de compre local fueron importantes, pero probablemente estaban implícitas. Hay contrataciones de cercanía que se dan por costo-beneficio. El blanqueo, excesivamente laxo, será otra aspiradora de dólares para el Gobierno. “Que nadie espere una lluvia de inversiones”, dicen en la oposición.

En lo político, La Libertad Avanza tendrá que solucionar sus cuitas puertas adentro. Se habló menos de Sandra Pettovello esta semana, pero las esquirlas de Capital Humano siguen estallando. Tampoco está resuelta la sangría de funcionarios; continúa, así como los desajustes en la gestión.

“El Ejecutivo nos pide que tengamos disciplina”, dijo un legislador libertario. “Que estemos sentados en nuestras bancas, que nos reunamos. No que estemos pendientes de salir en una entrevista”, agregó. Un orden que cuesta, en todas las trincheras de LLA. La pulseada en la Legislatura porteña, donde Karina Milei y Martín Menem apuraron la entrega del flamante partido porteño a Pilar Ramírez para que armara un bloque sin Ramiro Marra y los legisladores que responden Oscar Zago, es una muestra. Los problemas legales para conformar el partido en Mendoza y Río Negro, con denuncias por avales truchos, otra.

Judicialización a la vista (o saltear al Congreso)

El otro eje es cómo sigue el tratamiento en Diputados. Ya lo dijo el Gobierno: espera incorporar en la Cámara Baja lo que rechazó el Senado. Ganancias y Bienes Personales. Sobre el primer impuesto, una serie de gobernadores, en especial norteños, sienten que el apoyo a Bases sin el caramelo de Ganancias, que engrosa la masa coparticipable, cayó en saco roto. Pero también ese tributo es de interés de la Casa Rosada.

La estrategia, por caso, fue el eje del encuentro del jueves entre Francos y los bloques dialoguistas. “Diputados hizo un trabajo deficitario con esta Ley Bases, nos enviaron un mamarracho. Arreglamos lo más que se pudo. Por respeto al trabajo de la Cámara de Senadores, debe aceptar de plano tal como salió”, dijo a este medio la senadora jujeña Carolina Moisés.

No obstante, de insistir con el texto pese al rechazo, Ganancias y Bienes Personales se encamina a una batalla judicial. Una parte de la biblioteca indica que los títulos rechazados en el Senado (Cámara revisora) no pueden volver a tratarse hasta 2025. Y la otra parte, que la ley se aprobó en general y que los diputados (como Cámara de origen) tienen la facultad de votar por el texto original.

Por un lado de la biblioteca, el constitucionalista Andrés Gil Domínguez argumentó: “¿Qué puede hacer la Cámara de origen si la Cámara revisora aprueba un proyecto de ley con correcciones o adiciones? Aceptar la versión de la Cámara revisora o bien insistir con la redacción original reuniendo la misma mayoría que se obtuvo en la Cámara revisora cuando se aprobaron las correcciones y adiciones. No puede insistir respecto de los tramos normativas que fueron rechazados o no tratados por la Cámara revisora”. Y añadió: “Cuando el artículo 81 se refiere al rechazo total de un proyecto de ley por una de las Cámaras se refiere al género (total) que incluye a la especie (parcial). Cuando la Cámara de origen aprueba un proyecto de ley, el mismo pasa a la Cámara revisora. La totalidad o la parte del proyecto de ley rechazado por la Cámara revisora no regresa a la Cámara de origen ni puede repetirse en las sesiones del mismo año. No puede volver a tratar los títulos (con sus respectivos artículos) que fueron rechazados por la Cámara de Senadores hasta el año que viene”.

Por la otra parte de la biblioteca, el constitucionalista Félix Lonigro dijo a Ámbito: “Cuando una Cámara le da media sanción a un proyecto de ley como fue Diputados en su momento y pasa a la otra Cámara, la Cámara Revisora, y rechaza al proyecto, pero lo rechaza todo, ese proyecto no puede ser tratado hasta las sesiones parlamentarias del año siguiente. En este caso el Senado no rechazó todo el proyecto, rechazó una parte, y volvió a la Cámara de Diputados como Cámara de origen. Entonces algunos colegas míos dicen que la parte rechazada, como se rechazó completa la parte de Ganancias, no puede ser tratado hasta el año siguiente. Yo digo que no, de ninguna manera, porque si se produjo el rechazo de Ganancias pero quedó la otra parte, entonces la ley es un todo, es un conjunto, entonces la ley no fue rechazada totalmente”. “Ese rechazo de Ganancias debe ser considerado una modificación a la ley total, de manera tal que, si es una modificación, la Cámara de origen ahora tiene la posibilidad de insistir con el proyecto original y por lo tanto de reincorporar ese título rechazado por el Senado”, completó el abogado ante la consulta de este medio.

Así, en caso de que el intento del oficialismo y aliados prevalezca, los perjudicados por supuesto llevarán la carpeta a los tribunales. Empezará, entonces, otro partido. Aunque Milei tendrá otra carta: las facultades delegadas, para gobernar por decreto.

Magia de la negociación en el parlamento, que llevó a los santacruceños a ausentarse en esa votación en particular, que terminó en empate en 35.

Dejá tu comentario

Te puede interesar