La Federación de Cartoneros salió al cruce de las críticas a la ley de envases

Política

"Vemos con preocupación que un sector minoritario de corporaciones insista con modelos de autorregulación empresarial en la gestión de envases que han demostrado su fracaso en Argentina y otros países del mundo", señalaron en un comunicado. 

La Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores celebraron este viernes el avance de la Ley de Envases en la Cámara de Diputados y salieron al cruce de las críticas al proyecto emitidas esta semana por empresas de EEUU que operan en la Argentina.

"Vemos con preocupación que un sector minoritario de corporaciones insista con modelos de autorregulación empresarial en la gestión de envases que han demostrado su fracaso en Argentina y otros países del mundo", señalaron en un comunicado.

La Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina (AmCham) había expresado su preocupación por la iniciativa a la que calificó de "anacrónica". Además, indicó que "no soluciona el problema de fondo y que, por el contrario, genera una mayor carga tributaria al tejido productivo, sin una clara contraprestación por los fondos que generaría este programa".

Los trabajadores del reciclado, que participaron activamente en la redacción de la Ley de Envases, explicaron que en Argentina se producen 50 mil toneladas de residuos diarias que terminan en basurales a cielo abierto, rellenos sanitarios, ríos o en el mar, contaminando el ambiente y a las comunidades. También, aclararon que una gran parte de los mismos son envases post consumo, "es decir que fueron colocados en el mercado sin responsabilizarse por qué pasa luego de que son desechados".

"Hoy, los únicos que evitan que el sistema colapse son los 150 mil cartoneros y cartoneras que recuperan el material reciclable, trabajando muchas veces en pésimas condiciones", destacaron.

"Otra arista de la problemática de residuos es que actualmente la industria argentina importa materia prima reciclada, lo que genera una pérdida de divisas. Durante 2020 se importaron más de 90 mil toneladas de residuos, que podrían recuperarse en nuestro país a partir de la implementación de sistemas de reciclado, generando así puestos de trabajo", argumentaron.

El proyecto de ley, enviado al Congreso por el Poder Ejecutivo, incentiva a las empresas a fabricar envases más amigables con el ambiente a través de una tasa ambiental, que es determinable en función del costo de la gestión del envase y varía según la composición del mismo. Es decir que, cuanto más ecológico es el envase, menor es el valor de la tasa.

La tasa ambiental fue muy criticada por Juntos por el Cambio durante el debate de esta semana en la comisión de Ambiente y Presupuesto y Hacienda ya que consideraron que se trata de un "nuevo impuesto". "Es un un mal proyecto con un impuestazo porque no es una tasa ya que no se contempla una contraprestación, con lo cual es un impuesto de asignación especifica", dijo el legislador del PRO, Luciano Laspina.

Desde la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores explicaron que la tasa ambiental "busca desalentar y reducir los componentes más dañinos para el ambiente y premiar aquellos envases que tengan mejores características de reciclabilidad, incidencia ambiental, ecodiseño y que incorporen materiales reciclados en su composición".

Además, agregaron que "el valor de la tasa no depende del valor del producto, ni es un impuesto sobre el valor del producto en el mercado". "Contrariamente a lo que se ha planteado públicamente, la tasa no incidiría en el precio final del producto, porque se establece un techo del 3% que busca salvaguardar, para casos muy particulares, el impacto que la implementación de la tasa pueda tener sobre el precio del producto, especialmente en los casos donde el costo de la gestión del envase sea elevado en relación al precio mayorista del producto".

Por último, puntualizaron que el proyecto de ley "no busca regular el trabajo de los cartoneros y cartoneras, sino regular la gestión de los envases".

Temas

Dejá tu comentario