Llega Kirchner al PJ: un sostén de Cristina

Política

Néstor Kirchner tendrá que esperar más de lo imaginado para ser proclamado, de facto, jefe del PJ: los díscolos del potrerismo, que se referencian en los hermanos Rodríguez Saá, se aparecerán hoy a las 11 por la sede partidaria de la calle Matheu con una lista propia bajo el brazo.

De ese modo, el patagónico no será al menos por un tiempoel único aspirante a comandar el PJ en vías de normalización. Delante, se parará Héctor Maya que, sin embargo, se inscribirá sin cumplir el menú de requisitos que fija la carta orgánica partidaria.

Así y todo, los potreristas llevarán su boleta a las oficinas de la sede del PJ como gesto de rebeldía a la entronización de Kirchner que en la Casa Rosada y en el búnker K de Puerto Madero se suponía un trámite. Una vez más, la interna peronista se judicializa.

El oficialismo advierte que los potreristas no cuentan con el aval de cinco presidentes de distrito ni con el aval de 2% del padrón de afiliados. Los díscolos reprueban que esas exigencias, incorporadas por el congreso de Parque Norte, son prescriptivas.

En los cálculos de Kirchner, figuraba su rápida proclamación: suponía que la semana próxima, sin listas enfrente, podría ser reconocido como único competidor y, de inmediato, quedar de hecho al frente del partido que está intervenido desde setiembre de 2005.

Será una tarea ardua para la junta electoral que preside el chaqueño Rafael González y para el apoderado del PJ, Jorge Landau. Tendrán, contra reloj, que derrumbar los argumentos de los rebeldes para que Kirchner pueda, sin trabas, asumir la jefatura del peronismo.

Y, además, sin tener que llegar a la instancia de las internas programadas para el 18 de mayo. A pesar de esos vaivenes, todo indica que el patagónico aterrizará, más temprano que tarde, en la cima del PJ.

Con eso, logrará el objetivo primordial de su doble comando: capturar el PJ para evitar que el partido se convierta, ante los titubeos y tropiezos de su esposa, la presidente Cristina de Kirchner, en una trinchera desde donde se geste el poskirchnerismo.

  • Butacas

    Anoche, con agenda saturada, entre Puerto Madero y Olivos, el ex presidente recibió a dirigentes para el retoque final de la nómina de 74 dirigentes que lo escoltarán en la nueva cúpula partidaria. El listado final era sometido, anoche, a una última revisión.

    Asunto de Estado, el club que bendecido por el «dedo» de Kirchner tendrá butacas en el PJ, obsesionó en los últimos días a gobernadores, intendentes, sindicalistas y ministros que pujaron por aparecer en la lista corta de los elegidos por el sureño.

    Integrar el paquete de 74 dirigentes que escoltarán al ex presidente fue la primera urgencia; la otra, más compleja, fue tener un asiento entre los cinco vicepresidentes que entornarán a Kirchner.

    En esa cofradía selecta estarían Hugo Moyano, Daniel Scioli, una dama -suenan Patricia Vaca Narvaja, Nilda Garré y Cristina Alvarez Rodríguez-, un dirigente de la JP, entre los que se destaca Juan Cabandié, y, quizá, el ex ministro Roberto Lavagna.

    En las últimas horas, casi como un juego, Kirchner jugó al misterio y envió mensajes cruzados sobre los nombres que ubicará en las vices. Mencionó, aquí y allá, a Jorge Capitanich, Sergio Massa, Eduardo Fellner, Julio Pereyra y Agustín Rossi.

    La duda, anoche, rondaba en torno a si habrá o no sanciones ejemplares para los peronistas que tomaron distancia de la Casa Rosada en los últimos días, como es el caso de Mario Das Neves, Carlos Reutemann y Juan Schiaretti. Cerca de Kirchner, prometen un perdón parcial.

    El resto de la boleta contará con referentes de las provincias, los municipios, los gremios, la rama femenina y la JP. Una lista diversa también anotará el potrerismo, detrás de la postulación del entrerriano Maya.
  • Dejá tu comentario