"Los que destruyeron la provincia"

Política

Néstor Kirchner volvió ayer a descargar, sobre Eduardo Duhalde, una tonelada de imputaciones. Como siempre sin nombrarlo -un ejercicio que, a esta altura, sería redundante-, el Presidente ubicó a su antecesor entre «quienes quebraron y fundieron la provincia de Buenos Aires».

En José C. Paz, distrito gobernador por Mario Ishii -uno de los intendentes neokirchneristas que Luis D'Elía tildó de «mafiosos»-, Kirchner pidió a «los argentinos que tengan memoria» para distinguir entre los que «fundieron» la provincia y los que buscar « recuperarla».

Del argumento de D'Elía -que generó conmoción en el kirchnerismo-se colgó, ayer, Ricardo López Murphy. «Hay varios distritos que están bajo control del oficialismo, que son los que están peor en la provincia», dijo el economista para golpear en la base del armado oficial.

Además, apuntó directamenteal Presidente al asegurar que es
«inevitable» que lo critique porque «(Kirchner) se irrita» ante los pedidos de la oposición para que aclare cuestiones sensibles como, ejemplificó, el destino de «los fondos de Santa Cruz».

Por su parte, Kirchner defendió su táctica de campaña permanente en respuesta a las críticas de
Chiche Duhalde. También Felipe Solá y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, se plegaron a la perdigonada oficial contra la candidata a senadora del PJ ortodoxo.

Además de
Solá -que anunció obras por 180 millones de pesos-y Fernández, del desembarco del kirchnerismo en José C. Paz participó la primera dama y candidata «top» del Frente para la Victoria (FpV), Cristina Fernández.

«Ellos nunca han estado en campaña y gobernaron, y así nos fue. Estoy en campaña, claro que estoy en campaña, para mejorar la situación de todos los argentinos»,
dijo Kirchner en respuesta al reproche de Chiche Duhalde.

Y reforzó esa línea de castigo:
«Les pido a los argentinos que tengan buena memoria.

Debo ser el presidente que más caminó la provincia de Buenos Aires. Ustedes saben quiénes la quebraron y quiénes la fundieron.Yo la vengo a abrazar, la vengo a recuperar y a acompañar».

En tanto, volvió a plantear que cuando asumió la presidencia el país estaba en medio de una profunda crisis. Esa es una referencia que molesta profundamentea Eduardo Duhalde porque afecta directamente su gestión como presidente interino.

«Se había perdido la fe y ya se pensaba en la resignación. Con coraje y con decisión empezamos a dar la batalla día tras día»,
subrayó y recordó que, al asumir, la Argentina estaba «desganada y con los brazos caídos».

«Algunos se ponen nerviosos cuando ven que un presidente en vez de quedarse encerrado en su despacho sale a caminar las calles de la patria. Estoy gobernando desde muy temprano, los que dicen que estoy en campaña vuelven a mentir y a equivocarse», enfatizó.

• Respaldo

Además, brindó un fuerte respaldo a Solá quien, dijo, «está en campaña, en la lucha por la verdad y contra la impunidad», y agregó que lo hace en esa línea para que « todos podamos construir los sueños de la gente».

Además del Presidente, Solá y la primera dama, del acto de José C. Paz participaron el ministro de Defensa y candidato a senador nacional, José

Pampuro
; el titular de Interior, Aníbal Fernández; y el ministro de Infraestructura, Julio De Vido. Asistieron, además, intendentes de la región.

Mañana, Kirchner seguirá de gira por la provincia de Buenos Aires: visitará el municipio de Berisso, gobernador por el felipista
Enrique «Quique» Slezack.

Dejá tu comentario