Macri-Ibarra,en sus 96 horas decisivas

Política

Con resultado incierto pero, a su vez, con la certeza de que «ya nada se puede hacer», Aníbal Ibarra y Mauricio Macri encararán las últimas 96 horas de campaña -antes de la veda que opera desde la media-noche del jueves-, con esquemas y estilos diferenciados.

En rigor, anoche, el frentista enfrentó el segundo debate por TV -junto a Patricia Bullrich y Luis Zamora-mientras Macri gambeteó la invitación y se sentó ante las cámaras a la misma hora pero en otro canal.

En esa línea, Ibarra abandonará, quizá sólo por un instante, su embestida feroz contra Macri para martillar con su propuesta de gobierno e instalar la idea de proyecto «futuro», siempre ligado al «cambio» que se abrió, dicen, con el desembarco de Néstor Kirchner en Olivos.

Por eso mañana subirá a la campaña a la primera dama
Cristina Fernández para compensar la ausencia del Presi dente, que decidió congelar todo el apoyo personal al frentista para, según vocean en el gobierno, evitar pagar el costo de una eventual derrota de Ibarra.

•Gestos

«Kirchner ya hizo gestos suficientes: autorizó los carteles donde aparece junto a Ibarra y mandó a varios ministros a un acto con él. Más no puede hacer», argumentó-anoche un delegado del ibarrismo que tiene línea directa con el santacruceño.

Por el mismo motivo naufragó el intento de Macri de juntar a almorzar -para los fotógrafosa Ibarra con el ministro de Economía,
Roberto Lavagna. Cuestiones distintas, ya conocidas, herrumbraron la opción de incluir a Daniel Scioli.

En el torbellino, gana impacto
Elisa Carrió que será la estrella top, junto al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el CTA Víctor De Gennaro, entre otros, en el acto de cierre de campaña que el jefe de Gobierno ordenó montar el próximo jueves en el Luna Park.

Sin embargo, Kirchner podría plegarse al cierre de
Miguel Bonasso, «su» candidatura en Capital Federal, que el miércoles con una caravana se despide de la campaña.

En paralelo, volverá Ibarra a la TV. Además de un circuito por canales de todo tipo y color, lanzará hoy un nuevo spot, en este caso, positivo: sin castigos para su rival y con la línea de fortalecer su imagen de gestor y de «proyecto futuro» de Ciudad.

•Práctica

Macri, en tanto, ensayará la táctica que según sus asesores «mejor resultado» le dio hasta el momento: «caminar la Ciudad» y mezclarse «entre la gente», movimiento que apunta a explotar que «no es un político» sino una persona común que «puede andar por la calle».

En dos turnos, desplegará esa práctica: hoy encabezará una caravana por distintos barrios porteños, especialmente del Sur. Y el miércoles o jueves, en vez de un acto de cierre clásico, estudia
clausurar la primera parte de la campaña con otra gira modelo Rodríguez Saá.

El propósito del macrismo es apuntalar el contacto con los votantes y por eso el empresario abusará de las caravanas. «En vez de un acto para la militancia, preferimos hacer un cierre en la calle», señaló un logístico del macrismo.

Con el mismo objetivo, durante esta semana
Macri enviará -por correo-un mensaje de puño y letra a los porteños donde desplegará su proyecto de gobierno, enfocando especialmente tres ejes: seguridad, generación de empleo y gestión de gobierno.

Como su contrincante,
Macri también recorrerá canales y radios y lanzará un corto armado por los «Jóvenes M» que ensambla imágenes de Ibarra con un clásico de Memphis: «Si te vas, no te voy a extrañar» dicen y le aconsejan al frentista que se vaya «por la sombra» y cierre «bien el portón».

Dejá tu comentario