Macri: no a Blumberg y no a López Murphy

Política

Mauricio Macri no cree hoy que Juan Carlos Blumberg pueda remontar su imagen tanto como lo requiere una candidatura a gobernador por la provincia de Buenos Aires. Ayer se reunió con él y le transmitió esa inquietud en presencia de Jorge Macri (su primo), competidor por ese puesto para las elecciones bonaerenses. Le perdonará el macrismo, sin embargo, a Blumberg, el uso de un título académico que no poseía, pero ofreciéndole que se postule a diputado nacional. Macri reflejó esa negativa, además, con el argumento de querer primero definir qué hará PRO en las elecciones nacionales, donde además elude a Ricardo López Murphy. Somete así Macri a los suyos a una guerra interna de encuestas, brújula que lo orienta por estas horas en sus decisiones.

Mauricio Macri quiere tomarse, por lo menos,diez días más para definir cuál será la estrategia de PRO en las elecciones nacionales de octubre, pero comenzará hoy a unificar criterios con una mesa partidaria que estaba prevista para ayer, pero se postergó. Mientras, gana espacio entre su tropa la idea de elecciones exclusivamente locales, es decir, sin fórmula presidencial.

Esa decisión final tendrá que ver, además, con el avance de la conformación de un conglomerado bonaerense que acompañe a alguno de los candidatos que tiene hoy el macrismo para postularse a gobernador.

En ese distrito, el más numeroso en votos del país, es donde Macri está centrando la atención por estas horas. Ayer se reunió con Juan Carlos Blumberg, uno de los aspirantes a presidir el binomio para la gobernación bonaerense que, del lado del macrismo, lleva por el momento a Jorge Macri (primo de Mauricio) encabezando algunos sondeos de opinión.

Los Macri, en el departamento de Mauricio, se entregaron ayer a la mañana a un amable pero duro diálogo con Blumberg, quien quiere postularse para la silla de Felipe Solá.

«Yo creo que el tema del título no influyó», expuso como argumento a su favor quien fue llamado ingeniero. «Nosotros vemos que sí, que hubo un quiebre, que es diferente el entusiasmo de la gente a partir de eso y también dentro de PRO hay en quienes ha influido», le dijeron, más o menos elegantemente, los Macri.

Blumberg incluso reprochó que el diputado por el macrismo Jorge Vanossi impulsara un proyecto de ley para castigar a quienes, en política, usurparan títulos. Pero Macri le replicó diciendo que el legislador habría actuado de acuerdo con sus convicciones y que eran respetables.

De ese modo, ante Blumberg -quien fue acompañado por dos colaboradores- Macri insistió con terminar de conformar una alianza amplia en la provincia de Buenos Aires y definir el escenario nacional antes de hablar de candidaturas.

Ese tema es quizás el que más divide al macrismo y sus aliados en el distrito bonaerense. Por un lado, Jorge Macri cree estar como el mejor posicionado para competir contra Daniel Scioli. Por otro, han avanzado en conversaciones con Francisco de Narváez, quien quiere ser también el candidato a gobernador de PRO, pero desde el macrismo aguardan que la Justicia determine si está habilitado para postularse a pesar de no ser argentino nativo.

Para Blumberg, el macrismo reserva una plaza para candidato a diputado nacional, mientras que busca aliados del PJ disidente como ex intendentesprovinciales, como Julio Carpinetti (Florencio Varela) y partidos vecinalistas.

  • Ironía

    Otra posibilidad de aliados que tiene en indefinición el macrismo es con las tropas de Roberto Lavagna. «Con Lavagna estaría bueno tener claro qué relación tenemos», explicó con ironía, parafraseando el eslogan de la campaña porteña de Macri, uno de los hombres que más aporta en las mesas de decisión del jefe de Gobierno electo.

    «Estamos en plena discusión y se resolverá entre esta semana y la que viene», dijo el vocero en relación con qué camino tomará PRO en las elecciones de octubre y en la provincia de Buenos Aires. Ese resultado, sin embargo, no implica por ahora la nominación de candidato, pero el plazo tiene que ver, a la vez, con que termine la feria judicial y se resuelva la situación de De Narváez.

    Por otra parte, una porción de macristas ve también como una posibilidad que Ramón Puerta se lance a la competencia presidencial.

    «Si Ramón define ser candidato peronista con PRO, es una cosa, pero no puede tener una pata en PRO y otra en San Luis, porque no es con la foto de San Luis con la que tenemos que ver», explicó otro de lo integrantes de una reunión que se hará hoy con Macri, en referencia al resto del grupo del PJ antikirchnerista.

    En ese camino cobraba fuerza ayer la idea de terminar prescindiendo de un candidato a presidente, cuando las acciones de Ricardo López Murphy para esa cruzada no termina de convencer al macrismo y ven que la imagen del dirigente de Recrear se desgasta al hacer una campaña que consideran «a medias». En ese sentido, salió ayer el diputado Federico Pinedo: «Macri intenta que hagamos una alianza electoral amplia», dijo. Acotó entonces que L. Murphy «entiende esto».

    Si ganara la opción de llegar a octubre sin presidenciable, PRO llevaría en la provincia de Buenos Aires solamente candidato a gobernador y a legisladores. En la Capital Federal la figura más fuerte sería la de quien encabece la lista de postulantes a senadores.

    Esa es una de las salidas que analiza Macri si no logra avalar a un candidato «que saque por lo menos 20% de votos contra Cristina Kirchner». La posibilidad de hacer sólo elecciones locales tiene para el macrismo apenas un antecedente: cuando en 1999 Luis Patti obtuvo 15%, lo que hoy no es poco para el partido que viene de ganar con 60% la Capital Federal y no se resigna a un cuarto puesto que es lo que pronostican para López Murphy.
  • Dejá tu comentario